La excusa que siempre mantiene el aumento del pasaje, es que el combustible no es subsidiado por el Estado y $0.25 no es suficiente para los gastos.
Los usuarios piden a las autoridades que los operativos sean constantes para acabar con esa mala práctica del aumento al pasaje. Foto: Archivo
Los usuarios piden a las autoridades que los operativos sean constantes para acabar con esa mala práctica del aumento al pasaje. Foto: Archivo
ETIQUETAS:
Domingo 22 de abril de 2018 06:00 AM
 
Los usuarios del transporte público en el distrito de San Miguelito están cansado del abuso en el aumento de la tarifa en los pasajes, principalmente en las rutas internas.
 
Aseguran que en una distancia mínima, como por ejemplo de Don Bosco Sinaí a Los Andes quieren cobrar $0.50 y cuando se acerca la noche hay conductores que quieren hasta $1.
 
Luis Torres de la Asociación Nacional de Usuarios del Transporte Público, recalcó que esto se ha vuelto una práctica de nunca acabar, sin que haya autoridad que haga poner orden en ese tema.
 
Leer también: Buscan a los responsables de las boletas brujas, autoridades unen esfuerzos
 
Asegura que muchas veces los pasajeros prefieren no interponer las quejas por la necesidad y el temor de que los transportistas tomen represalias y después se nieguen a transportarlos, no siendo de su conveniencia porque tendrían que pagar mucho más para abordar un transporte selectivo.
 
La autoridad responde
 
Ante esto, Roy Arlington Ruiz, director regional de la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre en San Miguelito, dijo que los operativos se han mantenido para sorprender a aquellos conductores que de manera autoritaria aumentan los pasajes.
 
Aseguró que hace unos días en un operativo que se hizo en San Miguelito, ante la denuncia de la ciudadanía fueron sancionados cinco conductores de chivas por abuso a los usuarios, aplicándole la sanción #43 de fuera de ruta por coger rutas alternas en San Isidro, buscando esquivar el tranque, pero perjudicando a los clientes.
 
El valor de esta infracción es de $1 mil según Arlington, “es un golpe duro para el infractor, pero a pesar de la docencia el desorden continúa y hay que poner orden”.
 

No dejes de leer