El instituto de Shenzhen quiere aumentar el espectro de pruebas clínicas en hospitales.
Cerebro.
Los científicos encabezados por Wei experimentan con roedores, primates y humanos. Foto/Agencias
ETIQUETAS:
Por: Pekín, China/EFE
[email protected] | @DiaaDiaPa
Martes 24 de julio de 2018 04:00 PM

 

Científicos del Instituto de Tecnología Avanzada de Shenzhen (sur de China) están desarrollando un casco que mediante la manipulación de las ondas cerebrales puede mejorar las funciones mentales, por ejemplo estimulando la memoria o reduciendo la ansiedad, informó hoy la agencia oficial Xinhua.


Lea también:Papa Francisco ofrece su consuelo y animo tras las tragedias en Grecia y Laos


El equipo que lidera las investigaciones, ligado a la estatal Academia China de Ciencias y dirigido por el profesor Wei Pengfei, trabaja en un casco que podría ayudar a los niños que padecen de trastorno de deficiencia de atención e hiperactividad, así como pacientes con depresión, alzheimer, afasia o parkinson.

El aparato desarrolla métodos de estímulo no invasivos al usar sensores de electrodos que identifican las ondas cerebrales y les envían pulsos que pueden alterarlas, lo que regula la actividad de las neuronas.

 

Funciones mentales


Los científicos encabezados por Wei experimentan con roedores, primates y humanos, aunque también han elaborado modelos digitales de cerebros mediante inteligencia artificial para medir en ellos la actividad cerebral e identificar posibles zonas y parámetros de actuación del casco.

Experimentos iniciales con pacientes humanos mostraron que tras usar el casco durante 15 minutos pueden memorizar mejor cadenas de palabras, letras o números, y los resultados son especialmente notables dos horas después de los tests.

El instituto de Shenzhen quiere aumentar el espectro de pruebas clínicas en hospitales, con pacientes diagnosticados con problemas tales como autismo o esquizofrenia.


Lea también:Detienen a líder religioso por mantener cautiva y violar a mujer por 10 años

 

El estudio de tecnologías para estimular el cerebro, al principio mediante implantes quirúrgicos, se inició hace medio siglo, aunque con el cambio de milenio ha derivado a métodos menos invasivos, similares a los electroencefalogramas, y modelos computerizados.

No dejes de leer