Unicef recordó que las olas de calor, las inundaciones y las sequías están teniendo graves efectos en la infancia.
Niño.
Niño. Foto/Agencias
ETIQUETAS:
Por: Nueva York, Estados Unidos/EFE
[email protected] | @DiaaDiaPa
Viernes 31 de agosto de 2018 01:00 PM

 

El cambio climático está poniendo en peligro el bienestar de los niños y amenazando su futuro, advirtió hoy Unicef, que señala el fuerte calor y los desastres de este año como muestras de lo que viene por delante.

 

Lea también:Tres menores salvadoreñas fueron abusadas sexualmente en albergue inmigrantes


La agencia de la ONU para la infancia considera que las altas temperaturas de los últimos meses en el hemisferio norte, las inundaciones en la India o los incendios en Estados Unidos ofrecen “una cruda visión del mundo que estamos creando para las generaciones venideras.”

 

“A medida que hay más eventos climáticos extremos que aumentan las emergencias y crisis humanitarias, son los niños los que pagan el precio más alto“, apuntó en un comunicado el director de Programas de Unicef, Ted Chaiban.

 

La agencia recuerda que este tipo de clima extremo va en línea con las predicciones hechas por numerosos científicos sobre los efectos del cambio climático.


Calor y desastres

 

“Los peores impactos del cambio climático no son inevitables, pero el momento de actuar es ahora“, insistió Chaiban, que consideró “vital” que los Gobiernos tomen “medidas concretas para proteger el futuro de los niños y sus derechos.”

 

Más a corto plazo, Unicef recuerda además que las olas de calor, las inundaciones y las sequías están teniendo graves efectos en la infancia.

 

El calor, por ejemplo, pone la salud de los niños en un especial riesgo, dado que sus cuerpos se ajustan más despacio que los de los adultos a los cambios de temperatura.


Lea también:Científicos alertan de que cambio climático aumentará actividad de insectos

 

Los bebés de menos de un año se ven particularmente afectados por ese problema y son más proclives a morir en caso de ser expuestos a altas temperaturas, recuerda Unicef.

No dejes de leer