"Señores la depresión no es un relajo, es una condición tanto espiritual, como una enfermedad mental, que está cada día acabando con más vida".
Yanneth Dayz.
Yanneth Dayz está en los pasos de Dios. Foto: Instagram.
ETIQUETAS:
Por:
Fama -
[email protected] | @diaadiapa |
Viernes 08 de marzo de 2019 01:45 PM

Luego de una vida desenfrenada, Yanneth Dayz decidió compartir un testimonio de vida.

 

Depresión, malos pasos, al borde de la muerte y su encuentro con Dios, destaca la excara de televisión en un mensaje que publicó hoy, 8 de marzo, en su cuenta de Instagram. 

 

Confesó que siempre buscó la aceptación y el amor de las personas, y debido a una serie de sucesos en su vida se refugió con quienes no debía. Sin embargo lo bueno de esta historia es que encontró la salida, y por eso quiere ser inspiración para esas personas que pasan por situaciones similares. 

Leer también: Carolina Brid dice: 'Mujer, déjate inspirar para inspirar'
Aquí su testimonio.

“Buenos días a todos, creo que hoy es un día ideal para compartir parte de mi historia, no para crear lástima, ni generar, sino para glorificar el nombre de DIOS y motivar a otras mujeres y hombres que se puedan sentir igual o si usted tiene una forma de ser no tan misericordiosa o compasiva, empiece a tenerla, porque no sabe que con un simple acto de menosprecio puede acabar con la vida del que esté al su alrededor.

Inició desde mi niñez, he estado buscando aceptación y amor por las personas, siempre he querido demostrar lo que llevo en mi interior, que soy una persona dulce y que amo ser sociable y llevarme bien con las personas. Lastimosamente no pude crecer con mi padre, hecho que juré por años que no me había afectado, porque siempre estuve con mi madre y otros familiares, pues realmente sí me hizo falta y entre otros factores desarrollé una baja autoestima, y dependencia emocional, por ser aceptada y amada, esto me llevó a desarrollar distintos episodios de depresión a los cuales perdía el ánimo a las cosas durante algún tiempo.

Como siempre me recuperaba, pues no creí que era algo alarmante, cada vez que me sucedía solo esperaba el tiempo y seguía, pensé que era parte de mi personalidad tan sensible y sabiendo que era buena persona con errores, pero buena persona y experimentar traiciones una y otra vez, aquellas experiencia donde las personas eran injustas conmigo, que me hacían mal. De allí empieza la peor decisión de mi vida adoptando una 'fortaleza' que nada me importaba, solo mis seres queridos, de allí, lo que dijeran de mí me valiera, así empecé hacer cosas que sabía que no eran agradables a Dios, entre en relaciones tóxicas. Todo esto me llevó a una depresión severa, en la que casi pierdo la vida.

Señores la depresión no es un relajo, realmente es una condición tanto espiritual, como una enfermedad mental, que está cada día acabando con más vidas que otras enfermedades terminales, que no solo terapias y medicamentos son suficientes, se necesita de Dios, de nuestro seres queridos y hasta desconocidos, no importa cuantos bienes materiales o valor familiar posea la persona. Esta condición, te hace sentir muerto y solo funcionando tus órganos como si estuvieses en coma, pero consciente.

Solo el que atraviesa esta realidad sabe entender, no juzguen cuando ven las tristes noticias de quienes fueron vencidos con la etapa final: suicidio, se los digo yo nadie quiere hacerlo, pero mayor e incontrolable es el sufrimiento, hay que sentirlo para entenderlo, y si no buscamos la ayuda a tiempo encontramos personas que en vez de darnos amor, nos impulsa a la trampa del diablo que es la mejor opción, que es la única forma de no sentir o volver a sufrir, no juzguen que si se mató o quería hacerlo por una decepción amorosa o por un hijo, deuda,  sea cual sea las razones, creelo es muy, pero muy difícil razonar cuando se es preso de esto. Gracias a Dios mi historia fue diferente, pude tener el apoyo a tiempo, la atención profesional y sobre todo la espiritual, hoy soy una sobreviviente a este padecimiento y les puedo decir que el amor de las personas es el mejor antídoto y prevención. 


Seamos más misericordiosos, amables, siempre preguntemos, ¿necesitas algo?, ¿estás bien? Evitemos juzgar y criticar, no sabemos a que se enfrenten los demás yo por lo general siempre trataba de sonreír, pero nadie sabía lo que sufrí en silencio, también me equivo qué y tal vez con mis actos confundí a muchos, hoy sigo siendo Yanneth, la amorosa la que si puede ayudar lo hará, que también se equivoca y desmaya, pero recuerda que no está sola, que se arrepiente cuando se equivoca y se vuelve a levantar, la que desea con todo su... impactar a las personas para bien, que puedan ver que una vida en Jesucristo es la mejor elección a pesar de las pruebas, gracias a los que sin saber han estado, gracias a mi Padre Celestial por utilizarme como testimonio y no una estadística más. Creamos conciencia podemos ayudar con nuestra manera de ser y actuar a disminuir está realidad. 


Evitemos comentarios malignos, pues no sabemos lo que ha ocurrido en las vidas de las personas, medité mucho antes de compartir esta verdad, pero si Dios me dio la oportunidad de seguir aquí, no podía seguir callada y que otra vida fuese arrebatada si conocen a alguien o tú que estas leyendo esto no estás sola o solo, Dios nos ama y aunque no entiendes lo que te pasa tiene solución”.

Leer también: Yedgar a Michelle Marine: 'Me quejé duro con ella y le dije que no podía seguir'
No dejes de leer