Departamento de Salud y Servicios Humanos indicaron que se necesitarán 3.5 billones de máscaras solamente en los Estados Unidos.
ETIQUETAS:
Por:
Redacción -
[email protected] | @DiaaDiaPa |
Viernes 27 de marzo de 2020 01:15 PM

 

 

La tela con la que se fabrican los uniformes de Grandes Ligas estará al frente de la batalla contra el coronavirus.


En un esfuerzo por ayudar a mitigar la escasez nacional de material protector médico que se ha convertido en un asunto clave para los trabajadores de la salud y el personal de primeros auxilios batallando contra la pandemia de COVID-19, Fanatics, la compañía que hace los uniformes oficiales de las Grandes Ligas, está tomando telas para fabricar máscaras y batas médicas.


“Esperamos que esto pueda jugar un rol en este esfuerzo comunitario para ayudar durante esta complicada situación”, dijo Rob Manfred, Comisionado de MLB, en un comunicado.
Fanatics ha suspendido temporariamente la elaboración de camisetas, utilizando su planta de 360,000 pies cuadrados en Easton, Pensilvania, para crear un millón de máscaras y batas.


El plan es producir dichos artículos mientras haya necesidad de hacerlo. Ya se comenzaron a distribuir estos equipamientos médicos a lo largo del estado de Pensilvania, para luego pasar a Nueva Jersey y Nueva York, que se ha convertido en el epicentro de la pandemia en los Estados Unidos.

 

Ver También: Manny Pacquiao: 'No tengo temor a morir por el COVID-19'


Las primeras máscaras y batas se hicieron de camisetas de los Filis y Yanquis, y pueden verse las tradicionales rayas de ambos uniformes. A medida que se expanda la producción y distribución, se utilizará material de otras camisetas.


De acuerdo con un estimado del Departamento de Salud y Servicios Humanos, se necesitarán 3.5 billones de máscaras solamente en los Estados Unidos en la lucha contra la pandemia.

 

Ver También:  Roman Reigns no estará en WrestleMania 36 por temor al coronavirus


Michael Rubin, el principal propietario de Fanatics, trabajó inicialmente con el gobernador de Pensilvania, Tom Wolfe, y el fiscal general del estado, Josh Shapiro, para diseñar un plan de distribución. Luego buscaron la opinión y la asistencia de Manfred, a quien le encantó la idea.


Anunciado en lo que hubiese sido el Día Inaugural, este esfuerzo es una demostración del impacto que el deporte puede tener en medio de la crisis del COVID-19, incluso sin que haya juegos.

 

 

No dejes de leer