Por:
Jean Carlos Díaz -
[email protected] | @jeandiaz1331 |
Domingo 09 de julio de 2017 12:00 AM

A pesar del 58% de avance que mantiene el Plan de Estabilización de Transporte Público en la capital, los usuarios no logran percibir los cambios, ya que en las paradas siguen esperando largas jornadas para poder abordar un metrobús.

A esto se le debe sumar el retiro de algunos buses cuando sufren algún tipo de vandalismo, ya sea por personas ajenas a la prestación del servicio como de algunos usuarios molestos que arrojan objetos contundentes para romper los cristales y así herir a los operadores.

Jaime Ruiz, gerente de Seguridad de la Empresa Transporte Masivo de Panamá, S.A. Mi Bus, indicó que no solo es el tema del vandalismo que crea un retraso en la frecuencia del metrobús, sino también los incidentes de hurtos, robos y demás que se dan.

Según las estadísticas más recientes de este año, hasta mayo pasado, se habían reportado 32 casos de situaciones entre hurtos, robos y otras situaciones a lo interno de las unidades.

Mientras, en el último cuatrimestre del 2017 se contabilizaron 217 casos de vandalismo. Los corredores Norte y Sur, Juan Díaz, La Doña, San Isidro y San Miguelito son algunas de las zonas donde más hechos se suscitan.

Los gastos superan los miles de dólares y se sacan las unidades de la programación semanal, con lo que se reduce la cantidad en las diferentes rutas.

Es importante recordar que hace aproximadamente tres meses, en un bus de la ruta Albrook-Corredor Sur-Tocumen, tres supuestos usuarios abordaron el transporte en el área de Paitilla y una vez pasaron el peaje de Ciudad Radial, uno de ellos amenazó al operador, mientras que los demás les quitaban las pertenencias a los transportados, uno de los pasajeros se opuso a esto, por lo que recibió varias heridas con un arma blanca y posteriormente falleció en un centro médico.

Ante esto, se han iniciado algunas evaluaciones en la dirección de Tecnología de Mi Bus con respecto a la utilización de cámaras en los buses, se está canalizando su viabilidad, hay unos buses que ya las tienen, pero se está tratando de colocarlas en algunas zonas donde ya se han dado incidentes.

Luis Torres, de la Asociación Nacional de Usuarios del Transporte Público, dijo que ante esos acontecimientos vandalismo, no tienen beneficio alguno, ya que ponen en riesgo su vida y pierden todas sus pertenencias, por lo que se debe implementar más seguridad y retomar el tema de las cámaras.

Por su parte, Esperanza Mena, de la Fundación para la Protección de Usuarios del Transporte Público, considera que se debe crear algún mecanismo de investigación para dar con los responsables porque el mantenimiento y la reparación de los daños representa un gasto para el Estado con dineros que le pertenecen a toda la ciudadanía.

Carlos Sánchez Fábrega, presidente de la junta directiva de Mi Bus, señaló que no solo la afectación es a los buses, sino también a los operadores, que son agredidos en hechos de vandalismo.

Dos o tres sucesos se están registrando por día. Doce millones de pasajeros se transportan en metrobús todos los meses.


En febrero del año 2016, por una suma de unos $260 millones, el Estado compró las acciones de Mi Bus para ser una empresa estatal administrada por First Transit, una compañía norteamericana.

Comparando los cinco primeros meses del año 2016 con ese mismo periodo de 2017, hay un incremento del 20% en kilómetros recorridos, transportando cuatro millones más de pasajeros.
No dejes de leer