He pensado siempre que la historia está llena de claros ejemplos, pero con diferentes...

Ricardo Martinelli: 'El Gobierno debe corregir sus errores'

Juan Carlos Varela.
Juan Carlos Varela, presidente de la República de Panamá. Foto/Archivo
ETIQUETAS:
| | | | |
Por: Redacción/Web
[email protected] | @DiaaDiaPa
Domingo 11 de marzo de 2018 07:30 PM
He pensado siempre que la historia está llena de claros ejemplos, pero con diferentes caracteres, tiempos, actores, de lo que sucedió, sucede o está por suceder. Todos los que de una forma u otra han abusado del poder o de su suerte han terminado mal. Hay siempre que corregir o enmendar el camino para paliar la situación, retrasarla, mejorarla y al final influenciarla, porque cambiar el destino de algo que ya se sabe su final es solo labor de Dios o de gente que es flexible y, sobre todo, negociadora para corregir hechos y eventos de acuerdo con el momento y la circunstancia.
 
El absolutismo de las monarquías europeas o de las dictaduras latinoamericanas siempre tiene un final no muchas veces feliz, pero sí muy tormentoso en el camino. Pocos han sobrevivido los avatares del tiempo, y algunos con golpes de suerte renacen con nuevos bríos, como fue la restitución de los Borbones en España, hecha por el mismo Francisco Franco, tras su muerte. Esto pudo haber pasado en Panamá si el general Noriega hubiese salido exiliado tras las negociaciones que hubo con los americanos y hubiesen dejado la "hegemonía" de las Fuerzas de Defensa, que hubiesen sido un claro obstáculo al retorno de la democracia al tener ese cáncer encrustado que no hubiera permitido el Estado actual que tenemos. Por eso todos los gobiernos posinvasión de 1989 han sido muy cautelosos de no darles a los militares tanto poder, que no ha sido el caso este.
 
Qué ironía pensar que quien proviene de un partido al que le han dado tres golpes de Estado sea quienes más allegado esté a los mismos. Estos no necesitan de un golpe porque están ya en el poder. Lo bueno es que no hay un líder que quiera hacerse con todo el botín, y los que tienen están más interesados en los bochinches, violación de la intimidad y otros negocitos que en tener el control de facto del gobierno, pero sí tienen el control del Ministerio Público, la Corte Suprema de Justicia, el Órgano Judicial, Aduanas, Migración, Policía, UAF, etc.
 
Por medio de la Unidad Especial de Investigación se controlan todos los estamentos públicos/militares. También de aliado, este sin saberlo aún, tienen al otrora diario independiente más otros medios, que por el odio al gobierno anterior y al pase de sus facturas no ven la gran película, al no darse cuenta de la solapada forma que usan no solo para perseguir, sino para amedrentar a los oponentes, y cuando la realicen será muy tarde.
 
Como bien dije, lo bueno es que no tienen un líder con coraje ni tienen el interés, que de haberlo tenido, hubiéramos reinagurado la época militar. Ya no necesitan hacerlo porque hay civiloides que hacen el trabajo y ya la época de los golpes pasó.
 
Ahora veremos qué pasará cuando se reforme la nueva Comisión de Credenciales y nuestro presidente crea o vea que le han cantado jaque. Nadie quiere que él sea el nuevo Osvaldo Dorticós de Cuba ni queremos que vengan nuevos Fidel Castro, pero sí veo un claro peligro que puede forzar a que gente como yo lo apoye porque, de lo contrario, a quienes él les ha dado tanto poder podrán disponer de él. El día que este sepa el daño que le ha hecho a la democracia su afinidad a quienes le llevan complots, bochinches y conspiraciones solo por ser ellos los instrumentales en su labor de persecución política (militares y civiles) todos entienden lo que está en juego, ya que leyendo un poco de historia, entenderían que es mejor parar todos estos atropellos, apartar a los desestabilizadores, buscar un acuerdo político con todos los partidos y políticos importantes. Con esto hay que parar la intromisión del Ejecutivo en otros órganos del Estado y sobre todo en la justicia.
 
Lo que está en juego es el propio legado de este gobierno y del presidente que bien puede pasar él como un gran estadista, y el gobierno como uno de los mejores, salvo que siga escuchando a los perturbadores de siempre y al final quedará como alguien que decepcionó a todos y destruyó la autoestima nacional.
No dejes de leer