Los poderes del presidente son casi infinitos por cinco años, pues no elegimos a un gobernante, sino a un cuasimonarca absoluto.

Los poderes del presidente son casi infinitos por 5 años

ETIQUETAS:
- - - - - - - -
Por:
Ricardo Martinelli -
Expresidente de Panamá | @rmartinelli |
Lunes 18 de diciembre de 2017 12:00 AM

Los poderes del presidente son casi infinitos por cinco años, pues no elegimos a un gobernante, sino a un cuasimonarca absoluto, que hace y dispone sobre el bien y el mal de todo un país. Veamos unos ejemplos.

Cuando quieres hacer una cita con un funcionario, otro empresario privado nacional o internacional, al presidente le toma cinco minutos máximo conseguir a cualquier ser humano, cuando a ti te puede tomar con suerte cinco días.

Este individuo se convierte en un tipo de "consiglieri" resolviendo toda clase de problemas legales, de herencia, litigios comerciales y disputas amorosas, rencillas políticas, en fin, todo lo que te puedas imaginar. Y lo peor es que la gente lo acata como si fuera la palabra de Dios.

¿Qué tiene que ver el presidente con tales problemas? Simple, el ciudadano común tiene una reverencia ante la autoridad, cada vez que de palacio "llaman", se deja todo para atenderlo o asistir a la cita y hacer la "cola" rutinaria y decir con orgullo "es que el presidente quiere verme ahora". Cuántas excusas no se han dado so pena de una cita presidencial y cuántas veces no dicen "me dijo el presidente".

Cuando se va a una recepción o boda, todos quieren hablarte y que los vean hablándote. Tus vagas y zonzas opiniones son inteligentes comentarios de alguien que sabe. Los chistes sin humor tienen destellos de carcajadas. Los consejos comerciales son de un conocedor más que un profesor de Harvard. ¡Oh!, si eres gordo mal vestido, siempre estás bello y hermoso. Cuando hablas, todos te escuchan y otros callan. Nunca tendrás un tranque vehicular, no pagas en los corredores ni en los restaurantes.

La política debe tener partidos abiertos que respeten la voluntad de sus afiliados y los políticos que pongan los intereses del país primero sobre los del partido y de ellos. El gobernante debe ser justo y equitativo. No un inquisidor de cada acto ciudadano ni un ofensivo represor de quienes lo critican y adversan. Debe ser honesto y buscar la paz de todos para encontrar la paz en sí mismo y, encima de todo, debe dejar un legado de crecimiento, amor, fraternidad y libertad.

Esto es lo que todos desean de su gobernante.

Subnormales y fila de enemigos

ETIQUETAS:
- -
Por:
Ricardo Martinelli -
Expresidente de Panamá | @diaadiapa |
Viernes 15 de diciembre de 2017 12:00 AM

Cuando se es un perseguido político, la familia y negocios están en jaque permanente.

Esto se hace para perturbar e inmovilizar al adversario, con o sin razón.

Este pensamiento solo lo puede tener una mente enferma, carcomida por el odio y alentada por subnormales que piensan, como decía Pedrito Altamiranda, que la fiesta nunca acaba.

Los gobiernos todos acaban bien sea por término o por otras razones. Este gobierno ya tiene 70% de su tiempo transcurrido, con escasos resultados, algunos aciertos y muchos fracasos y decepciones.

En la vida se debe tener una estrategia de salida, pero en este gobierno no he logrado verle una. No porque no la tengan, sino como todos, juran que repetirán en el poder, solo porque se lo dicen sus manzanillos de turno.

Sin estrategia de salida y dejando muchos flancos abiertos, mucha gente herida, humillada, violada, abusada o ultrajada, la fila de enemigos que les darán "pelonera" a los gobernantes de turno será tan grande como la fila para ver el concierto de Marc Anthony.

Yo planifiqué mi salida y me reconcilié con todos los que valían la pena, mas no así con los ricos evasores fiscales, los resentidos sociales, los arrogantes, los petulantes, los que buscan el odio, los que escriben falsedades o los políticos falsos.

El perseguido político y su familia deben ser fuertes, porque todo principio tiene su fin, y la tortilla se voltea cada cinco años.

No hay jaque mate en política, solo debes aprender a vivir en jaque permanente. Esto te quita recursos, movilidad, iniciativa, pero te da fortaleza, humildad, nobleza, y te ayuda a verdaderamente vivir la vida, después.

No hay necesidad de pedir cacao, porque esto tiene un fin muy definido y limitado a un tiempo. Hay unos que inteligentemente saben cuándo les toca nuevamente virar el timón, mas hay otros que juran que esto nunca terminará.

En esto, el tiempo es el mejor y único aliado. Así es la vida y se repite en espiral. Hay que saber reconocer cuando eres clavo, y te dan; o eres martillo, y tú das.

Uno se cambia por otro cada cinco años.


Columna de opinión

Si PRD y CD no se unen habrá fraude

ETIQUETAS:
- -
Por:
Ricardo Martinelli -
Expresidente de Panamá | @diaadiapa |
Miércoles 13 de diciembre de 2017 12:00 AM

"Divide et impera", que significa divide y vencerás. Esa era la antigua estrategia romana cuando mantuvieron su vasto imperio. Esta es la misma fórmula usada por Varela para dividir a CD y PRD, bien sea insertándoles caballos de Troya, dándoles contratos y dádivas o bien creando partiditos electoreros, que se venden al mejor postor.

Estamos pronto a entrar en un año político y todas esas ovejas descarriadas volverán a su rebaño, ya que en el partido gobernante no hay cama para tanta gente" y vienen las postulaciones. Recomiendo a la oposición buscar algún tipo de unidad y entendimiento, ya que es la única forma segura de sacar a los fariseos del templo, ante un inminente fraude electoral.

Quien aspira a puesto público lo rellenan de procesos judiciales o si no pregúntenle al "Toro", Francolini, Frank o Mulino. Hemos visto cómo el Consejo de Seguridad tiene agentes en todas las instancias judiciales que reportan y no quisiera pensar que influyen en todos los fallos judiciales, fianzas, "habeas corpus", etc.

Por eso recomiendo al CD y al PRD conversar y buscar puntos comunes de entendimiento. Reconozco lo difícil que sería hacer una alianza, aunque no imposible, siempre y cuando ambos depongan actitudes y busquen el bien del país y no el bien del partido.

Yo me equivoqué al aliarme con Varela. Pensé en el otrora Partido Panameñista y en mi amistad personal con Juan Carlos, pero no supe distinguir que ahora era el partido Varelista lleno de odios y resentimientos y el resultado ha sido el peor. Ha sido el Gobierno más violador y perseguidor que ha dejado tachuela la otrora época militar.

 

Pensemos en Panamá y no dejemos que los caballos de Troya y el vil dinero o las amenazas judiciales permitan el "divida y vencerás" por parte de individuos amorales, cuyo único fin es sacar a relucir sus odios y vendettas personales y así proteger todo lo mal habido de su gestión.

'Si en cambio de ser Varela, fuera la familia de Congolandia, Los Martinelli'

Por:
Ricardo Martinelli -
Expresidente de Panamá | @diaadiapa |
Lunes 11 de diciembre de 2017 12:00 AM

He quedado sorprendido de leer las cómicas declaraciones de Popi con las donaciones directas recibidas por ellos, "dizque" al partido, usando como testaferro a Jaime Lasso.

Si lo mismo hubiesen hecho "otros", la avalancha de portadas del otrora diario independiente o del prístino tío Bobby hubiesen sido virulentas, ácidas con fotos y todo el "show", pero su doble moral y como se trata de su "chico", omiten todo y lo critican timoratamente como para decirle "ojo" y una palmadita en el trasero.

Fueron $10 millones, lo mismo que costó su campaña presidencial, y no es compra de Crocs, bonos, pero sí pagos de tarjetas de créditos personales, hoteles, hipotecas personales, el "allowance" semanal, pago a proveedores personales y del partido, empresas, etcétera.

Me imagino nada más si en cambio de ser Varela, fuera la familia de Congolandia, los Martinelli, o Cambio Democrático y no el panameñismo.

De veras hay que ser muy bobos para que piensen que todos les creemos la cantidad de mentiras genialidades para ellos que tratan de decirnos.

Reciben tanta protección de sus redes sociales y medios afines que para desviar la atención, sacan nuevos escándalos, previa exclusión de empresas ligadas a ellos.

Las hacen "complejas" y las "reservan" para que haya más morbo porque allí no están los odiados por ellos en su macondo ideal.

Calma que el 2019 está cerca. Todo se sabrá, pero como los casos "célebres" que inventaron para perseguir a quienes temen se les caen, entonces hay que criticar al juez y presionar al Tribunal Superior que si hay falla, O.K., podrán ir a la presionada Corte o el huesito de una suplencia allí mismo.

Qué bajo hemos caído todos, unos por miedo, otros por desilusión, otros por complacencia, pero lo que sí es cierto es que por llamadas anónimas entre ellos mismos o reportes que dan risa, perdón, digo "DIJ", creen que van a desviar la atención y después pasar a las fiestas de diciembre o al nuevo escándalo de "yo si recuperé", pero yo olvidé poner mi parte porque la tiene Jaime Lasso.


Columna de opinión

¡Consejo gratis al Presidente!

ETIQUETAS:
-
Por:
Ricardo Martinelli -
Expresidente de Panamá | @diaadiapa |
Miércoles 06 de diciembre de 2017 12:00 AM

En Panamá, la política pareciera ser el arte de promover y proteger tus propios intereses. Tu comportamiento en el mundo siempre tendrá consecuencias públicas y la gente a tu alrededor lo analiza en términos de si los ayudas o los proteges a ellos.

Ganar una batalla al costo de alinear aliados políticos o creando enemigos irreconciliables no es lo más sabio, pero es lo que sucede en Panamá.

La sociedad está dominada por apariencias y para conseguir una estrategia contra el enemigo tienes que saber qué lo motiva a él o a su círculo cero de poder. Muchas batallas se libran sin que ningún lado sepa qué le importa al otro.

Piensa mucho y busca la profundidad, y no tomes las apariencias por una realidad, ve las raíces del problema y busca una estrategia para terminar la lucha con una finalidad. Todas las peleas, inclusive las telenovelas, tienen un fin.

Muchos familiares, socios empresariales y amigos sociales terminan en contra tuya, unidos con un solo propósito. Cuando tú como gobernante debiste negociar y planear tu salida, mientras tenías contigo la mejor mano de póquer.

Grandes estrategas como Tucídides estaban muy conscientes de recurrir a la teoría de que la destrucción de un ganador se da por no buscar una forma racional e inteligente de terminar el conflicto antes de que la arrogancia y prepotencia nublen la razón y el entendimiento de éste. Debe saberse parar y negociar, porque en la victoria uno debe imaginarse el significado de la paz y si vale o no la pena el riesgo tomado cuando ya no se tiene el poder. Hay que vislumbrar si los elementos que te dieron la sustentación aún estarán allí contigo o se alinearon con el gobernante de turno. Como dicen: "Viva el rey, muera el rey".

Este es un sabio consejo que ojalá me hubiesen dado, pero se lo paso al gobernante de turno de Panamá, porque este pequeño gran país no se merece la desunión de sus ciudadanos y el resurgimiento del odio cada 5 años cuando cambia el gobierno. ¡Consejo gratis!.


Columna de opinión

Diferencias cuando se es gobierno y cuando eres oposición

ETIQUETAS:
Por:
Ricardo Martinelli -
Expresidente de Panamá | @diaadiapa |
Viernes 01 de diciembre de 2017 12:00 AM

Qué difícil es ser oposición, pero más difícil es ser gobierno. Cuando te persiguen, estás en un jaque permanente. En gobierno, si bien mueves tus fichas y todo te sale bien, puedes hacer como en ajedrez, no uno, sino varios enroques cuando atacas al rey.

En oposición te la pasas criticando y quejándote de todo, en vez de proponer y felicitar cuando algo se hace bien. En gobierno te la pasas persiguiendo, pasando facturas, haciendo favores, gozando el puesto y algunos lucrando de él. Pero más que todo, te preocupas por el qué dirán en vez de estar luchando por resolver los problemas del pueblo.

En la oposición, el tiempo pasa lento, se siente en carne propia cada arremetida que te hacen a sabiendas de que es "una más", no la última, y lo único que te queda es aguantar, para cuando el viento cambia y tú seas martillo en vez de clavo.

En gobierno, el tiempo pasa rápido, no aguantas críticas, eres infalible, sientes que esto nunca se acaba y quienes te critican con o sin razón lo hacen por rabia o envidia. Es opuesto a cuando eres oposición.

Sabemos que ningún partido repite solo si haces trampa, aunque a ti te dicen que tú sí vas a repetir. Te dicen que otros no pudieron, porque ellos no habían hecho las obras que tú has hecho y tú sí has mejorado el país. Hiciste cambios de leyes electorales a tu conveniencia, tienes dinero y la maquinaria estatal, controlas el Tribunal Electoral, la Corte Suprema de Justicia y la Policía, pero aun así las probabilidades de repetir son mínimas. Viene el día de la definición y pierdes la elección, ¿cómo harás para que no te persigan? ¡Ah!, yo nombré la Corte y soy Parlacen. Entonces me dicen: ¡Oh!, pero si no le sirvió al anterior, porque violamos todos sus derechos procesales y no lo imputamos.

Me imagino este dilema en la mente de Varela. Ya yo pasé por ella y sé lo que viene. Lo bueno es que en el Cambio Democrático sí hay gente decente que no desea la revancha ni menos el pase de facturas, pero sí desea la disculpa pública de todos y cada uno de los que infringieron la ley, y así pasamos la página.

  • Columna de opinión

Páginas