Sí, fue horrible la nostalgia porque me vino a la mente los recuerdos de aquella televisión familiar que nos obligaba, precisamente por familiar...

Nostalgia televisiva y Santa IBOPE

ETIQUETAS:
- - - - - - -
Por:
Redacción / @diaadiapa -
[email protected] | @DiaaDiaPa |
Martes 03 de diciembre de 2019 12:00 AM

El domingo Univisión presentó su especial navideño "Nuestra Navidad". Un especial donde cantantes de América Latina, muy reconocidos, interpretaron temas navideños y no puedo negar la horrible nostalgia que sentí no solo al saber que se presentaría, mucho más al sintonizarlo.

Lee también: 'Frozen 2' sigue liderando la taquilla norteamericana

Sí, fue horrible la nostalgia porque me vino a la mente los recuerdos de aquella televisión familiar que nos obligaba, precisamente por familiar, a sintonizar los especiales navideños que presentaban los canales locales, muy en especial RPC Televisión y TVN. Años más tarde se sumó Telemetro.

Mira también: Joey Montana puso a bailar a todos en la Teletón de Ecuador

Desde hace años los encargados de producción nacional de los canales comerciales no ofrecen un solo producto navideño que nos invite a sintonizarlo, que nos invite a ver a nuestros talentos de la música cantar temas navideños, que nos unan como familia a ver "el especial" de Navidad. Eso era una tradición nacional que más allá de que si tenemos grandes cantantes o no, eran "nuestros" especiales de Navidad. Eran esa carta de presentación con la que las televisoras celebraban con su audiencia las fiestas decembrinas.

Es verdad que no eran especiales ni fáciles de producir y mucho menos económicos, pero se invertía en la familia, se invertía en imagen de la marca y era el espacio especial en prime time donde nuestros talentos de la música querían estar y se unían en agradecimiento, se unía a celebrar la magia de la Navidad.

Cómo olvidar los tradicionales especiales de RPC con la familia Muñoz, por ejemplo, o ese especial navideño de tamboreras que produjo hace años TVN o los Diciembre Inolvidables de Telemetro. Eran sellos de marca de cada pantalla para decir, aquí estamos, esta es nuestra Navidad. Vívela con nosotros.

Sí, algunos dirán que la televisión evolucionó y que las audiencias ahora prefieren especiales con "tetas y culos pelados", pues se equivoca. Eso no es lo que quieren las mayorías porque si así fuera Tu Cara me Suena, Top Chef, Yo me llamo, Mi Abuela tiene salsa, entre otros productos, no hubiesen tenido los picos de audiencia que tuvieron o la buena aceptación en redes que recibieron de sus respetivos seguidores.

Decir que las audiencias solo consumen porquería, es un irrespeto. Esa es la excusa perfecta de los productores que no tienen nada de creatividad, de los que no tienen la capacidad de ofrecer algo más que montarse en la ola de lo popular y el mal gusto. Es la excusa burda para no hacer televisión familiar divertida, fina, que nos vuelva a sentar a verlos. Ese es el reto de un buen productor. Lograr que nos vuelvan a sintonizar porque es bueno lo que ofrece. No auto-retarse como productor es de cobardes. Es de poco creativos. No es de un buen productor.

Y es que si las audiencias no quisieran ver televisión familiar, los grandes medios del mundo no estarían –sin descuidar las nuevas formas de consumo- volviendo a la raíz, volviendo a la esencia, regresando al hoy, clásicos. Si las audiencias quisieran solo lo burdo, los especiales navideños no tendrían el éxito en audiencia que tienen, no moverían tanto las redes sociales, no tendrían anuncios publicitarios. Aún hay marcar que quieren estar en productos buenos. ¡Los hay!

Pregúntese usted que me lee. ¿Cuándo fue la última vez que sintonizó en televisión nacional un especial navideño hecho en casa que les estremeciera por tierno? ¿Cuándo fue la última vez que las televisoras –todas- le ofrecieron algún especial musical con talentos del patio donde usted en familia se sentó a verlo o fue muy comentado en redes? ¿Cuándo fue la última vez que sintonizó un especial por Navidad que usted dijera wow, qué bueno, qué gran producción, qué buena inversión?

Aquí pareciera que los especiales de diciembre ahora son el Miss Universo y el Miss Mundo. ¡Miren si estamos mal que eso es lo más "wow" que nos ofrecen las televisoras en diciembre! Y no hablar de las campañas navideñas de cada canal que a hoy, 3 de diciembre, son nulas. ¿Era tan difícil reunir a talentos del patio de diferentes géneros, llamar al gran Ricky Ramírez para que con su expertise hacerles arreglos de diferentes temas de Navidad a géneros musicales diversos y ofrecer algo bonito?

Cómo no comprender que en los momentos tan difíciles que vive el país, un área de producción con creatividad y ganas de hacer las cosas bien, ofrecería un especial de fin de año de altísima calidad que nos recordara que a pesar de todos los problemas-país, somos un pueblo bueno. Un especial que contagiara de positivismos ante tanto negativismo. ¡Por Dios!

Quieran admitirlo o no, las televisoras olvidaron a la familia y se dedicaron a los números, al negocio. Olvidaron la magia de diciembre. Ya no es importante compartir o hacer televisión para las audiencias, ahora es importante hacer televisión para Santa IBOBE.


Decir que las audiencias solo consumen porquería, es un irrespeto. Esa es la excusa perfecta de los productores que no tienen nada de creatividad, de los que no tienen la capacidad de ofrecer algo más que montarse en la ola de lo popular y el mal gusto.
Alguien pensante supo encontrar el producto preciso para que, quienes ven un contenido como Da'Flow sintonizara contenido de A Lo Panameño y viceversa

El Titín: ¡Da'Flow A Lo Panameño!

ETIQUETAS:
- - - - - - - - -
Por:
El Titín -
[email protected] | @DiaaDiaPA |
Jueves 21 de noviembre de 2019 12:00 AM

A lo Panameño y Da'Flow Internacional, ambos programas de Telemetro, se inventaron un proyecto que han denominado "Flow A lo Panameño. Un concurso donde talentos de la música urbana y de la música típica compiten entre ellos retándose a interpretar el género contrario u otras características de ambos géneros. Este show tiene como Host a "Bugaman" en representación de Da'Flow y Víctor Ballesteros en representación de A lo Panameño.

Entre los jurados tenemos a gente tan importante del folclore como Sergio Cortés o tan conocidas en la promoción de la música urbana como Eloy Pincay, que entre otras cosas califican métrica rima, el flow, dominio de escenario, barras y más.

En otros tiempos yo hubiese publicado una crítica donde los acabaría y les escupiría un ojo por semejante sacrilegio, pero en pleno 2019 no puedo.

Leía hace unos días que para muchos esto era "casi" un escándalo nacional porque calificaban a la música urbana como un género que nada tiene que ver con nuestro folclor y sí, es cierto, sin embargo, sí tiene que ver con nuestra cultura moderna y ahí parte del atractivo de este novedoso proyecto que lamentablemente está, visualmente producido, como con cuatro reales. Dos del presupuesto de A Lo Panameño y dos del presupuesto de Da'Flow. Visualmente es un asco. Horrendo. Se ve pobre, muy pobre.

Partamos de algo para que quede claro, a mí no me gusta ni un poquito la música urbana por lo que no tendría que defender a Da'Flow, pero soy defensor de todas las buenas expresiones que busquen resaltar la cultura tangible e intangible del país y que nos permita como panameños conocer todo los sectores, en este caso musical, que construyen culturalmente al panameño de hoy y, gústele a quien le guste, la música urbana tiene una penetración incalculable en varias generaciones de nacionales.

Por qué me gusta 'Flow A Lo Panameño', porque alguien con visión dentro de pantalla 13 –y nada pendejo- tuvo el olfato de percatarse de que no había en televisión nacional ni un solo producto que pudiera satisfacer los gustos de quienes buscan espacios de música urbana y quienes buscan espacios de música folclórica.

Mire: Blades dice que América Latina vive actualmente un proceso de transformación

Alguien pensante supo encontrar el producto preciso para que, quienes ven un contenido como Da'Flow sintonizara contenido de A Lo Panameño y viceversa, todo, en un solo espacio.

Yo no sé a usted, pero a mí me parece fascinante ver a una trovadora como Jazmín Muñoz en un literal "mano a mano" con un Real Phantom. Me encanta, porque hablamos de versatilidad de ambos, pero también de respeto a sus respectivos géneros. Me gusta porque estoy seguro que montón de seguidores de la música urbana están viendo y hasta conociendo a talentos de nuestra música típica. Me gusta porque montón de seguidores de nuestra música típica, están viendo y hasta conociendo a talentos de la música urbana.

Hay que dejarse de hipocresías y dobles discursos de que este proyecto daña el folclor porque si estas personas que lo critican, llenaran las cantaderas, llenaran los tamboritos, llenaran los toldos donde nuestros nuevos artistas típicos se presentan, sería muy diferente. Si estas personas, que se dan golpes de pecho diciendo que este proyecto es una aberración contra nuestro folclor, harían todo lo posible para que show como Cuna de Acordeones, El Reto de Trovadores, Semilla de Cantores tuvieran puntos de ratings históricos, superiores a cualquier show nacional en sus diferentes temporadas.

Estamos ante un proyecto que bien cuidado, correctamente producido y con suficiente presupuesto, puede ser una interesantísima apuesta de concurso musical. Léalo bien.

'Flow A Lo Panameño' es un proyecto que tiene que verse en su fondo más que en su forma que en esta edición, reitero, es horrenda. Está, aunque me ataquen los expertos en tradiciones y costumbres, penetrando en un sector que no consume –y quizá ni conocen- música folclórica y ya eso lo hace importante y así se tiene que ver. Mírelo sin pasiones. Sé que en 3, 2, 1 vienen los ataques… ¡Ojue!

No se pierda: ¡Ayyy! ¿A quién le cantaba el Vaquero de Calle 7?

Alguien pensante supo encontrar el producto preciso para que, quienes ven un contenido como Da'Flow sintonizara contenido de A Lo Panameño y viceversa, todo, en un solo espacio.

¿Dígame si esto no es fabuloso? ¿Dígame si esto no se presta para diferentes lecturas y análisis?

Titín: Escribiendo El General

ETIQUETAS:
- - - - - - -
Por:
Redacción / @diaadiapa -
[email protected] | @DiaaDiaPa |
Martes 19 de noviembre de 2019 12:00 AM

Yo no sé si usted lo sabe, no sé si comprenden la magnitud de lo que nos ofreció TVN el domingo en la noche con el estreno para televisión de "Escribiendo El General", la nueva producción cinematográfica del director panameño Oscar Faarup.

Lee también: Actriz de 'Riverdale' habla sobre los problemas de salud mental que padece

Quienes amamos la producción y creemos en el poder de la televisión, no podemos dejar de aplaudir el contenido de esta película, tampoco el que TVN le haya dado –en estos momentos- horario prime time a una producción nacional sobre hechos reales de nuestra historia. ¡Bravo!

Mira también: Con tan solo 7 años, Blue Ivy Carter es una compositora galardonada

Ubíquese en el tiempo que vivimos. Una película local donde se tocaron entre otras temas "delicados", el asesinato al Presidente Remón, el golpe de Estado al Presidente Arias, el inicio de la llamada "revolución", el papel que debe ejercer un buen profesional del periodismo, la fuga de información y cómo trataban –o mejor dicho, maltrataban- los militares a los presos en la isla de Coiba; todo esto en tiempos en que el partido que inició, precisamente esa llamada "revolución", está en el poder gobernando Panamá. ¿Dígame si esto no es fabuloso? ¿Dígame si esto no se presta para diferentes lecturas y análisis?

Yo estoy feliz con Escribiendo El General porque estamos hablando, además de historia, de hechos que muchos conocen y muchos más aún guardan silencio. De una versión de los hechos que conveniente muchos quisieron tener archivados. Una gaznatada para los que miran en pleno 2019 para otro lado. Hechos que son parte esencial de nuestro pasado y que nos invitan a comprender el presente que vivimos. Hoy cualquier cineasta cómodo, hace películas de temas del momento, de temas polémicos o populares porque esos evidentemente conectan con masas. Pocos se atreven a salir de esa zona de confort e irse por la historia.

Solo ese hecho, sin restarle valor a las otras producciones más comerciales, ya lo hace diferente y arriesgado desde todo punto de vista: económico y de aceptación en las masas.

Súmele al revelador plus histórico que se proyecta en la película, que es una producción de altísima calidad visual y con una muy buena dirección, toda hecha en Panamá. Aquí se cuidaron detalles que iban desde una pancarta de la época a conseguir una imprenta real de las que casi ya no están activas, también de la época, lo que significa que se cuidó la preproducción.

Y es que esto es muy simple. Escribiendo El General tiene una fotografía correcta, encuadres perfectos para cada escena, musicalización y mezcla de sonidos adecuados. Un casting de talentos de locales con bastante credibilidad para las interpretaciones, buen maquillaje y locaciones que hacían muy real los hechos.

Existió un hilo conductor bien pensando en el guion de Mahnuee Trejos y Oscar Faarup y edición lo que lograba conectar muy bien producto-audiencia.

Habría que ser de palo para al verla no estremecerse cuando sin piedad asesinaban a los presos en la isla de Coiba sin necesidad de enseñarnos la sangrienta escena. Y eso solo se logra cuando hay un trabajo de recreación con dirección, cuando hay un trabajo de lectura de guion, de estudio de personajes, de análisis y preparación de las características de cada papel en la trama, también, cuando hay un director que te cuida como actor, que te saca lo mejor de ti como intérprete.

Si todo eso le parece poco para comprender que estamos ante un gran proyecto y sin demeritar el trabajo actoral de todo el crew de talentos, súmele además la actuación muy estelar de Juan Raúl Díaz – a quien yo no conocía hasta ahora-. Este señor interpretó magistralmente a Octavio Temístocles Silva, la figura clave de la historia y el resultado es de premio.

Con Escribiendo El Genera precisamente se escribe una historia de buen trabajo cinematográfico en el país. Así de sencillo y así de contundente.

Felicidades a todo el que tuvo algo que ver con esta producción. Deben sentirse muy orgullosos de este trabajo.

 


Yo estoy feliz con Escribiendo El General porque estamos hablando, además de historia, de hechos que muchos conocen y muchos más aún guardan silencio.
No hay forma humana de no aplaudir esta arriesgada propuesta que tiene todo lo que uno, como amante del teatro musical busca.

1903 razones para celebrar

ETIQUETAS:
- - - - - -
Por:
El Titín -
[email protected] | DiaadiaPA |
Jueves 07 de noviembre de 2019 12:00 AM

Diego De Obaldía creador y cabeza de ¿QuiénTV? de Telemetro, dentro de la industria, es una de las personas más desbocadas y también una de las más creativas. Aunque es como un irreverente niño grande, él sabe muy bien lo que hace y usa-aprovecha su show de televisión -y sobre todo sus redes- para expresar su descontento o felicidad sobre cosas que pasan en este país.

Hace crítica social a su estilo que no necesariamente es de mi completo agrado, pero comprendo a qué público va dirigido su espacio y medios alternativos. En otras palabras, no es un chiquillo alocado –como se pinta y muchos creen- que no sabe lo que hace. Tiene en su ADN su porcentaje de arrogancia como muchos otros tenemos, pero si hay algo que le reconozco es que es un talento local enfocado en lograr sus objetivos, tan es así que hizo lo impensable: competir de tú a tú con La Cáscara…su escuela y su show se ha mantenido al aire contra todo pronóstico.

Yo no conozco al Sr. De Obaldía y le he criticado varias veces en este espacio. Algunas columnas obviamente no le han gustado porque no son a su favor, pero nunca he recibido de su parte –a pesar de su desboque- un solo irrespeto a una crítica mía… como sí he recibido de otros que se venden de impolutos en televisión y son literales "cuaimas" cuando se les hace una crítica desfavorable.

¿Por qué escribo del Sr. De Obaldía? Lo hago porque en esa irreverencia, a él se le ocurrió en una locura impensable llevar al teatro la historia independentista de Panamá en un proyecto llamado "1903, El Musical" donde reunió a importantes talentos del teatro local y a un grupo de la nueva generación de actrices y actores. El resultado, una obra de arte.

Desde que hace un año el Sr. De Obaldía anunció el proyecto, hice público no solo mi complacencia por lo que venía, también mi apoyo por muchas razones, pero la más importante, el hacer que jóvenes y no tan jóvenes, revivamos la historia de nuestra independencia más allá de los libros de Estudios Sociales de la Profesora Noris Correa de Sanjur. Aquí había una forma absolutamente actual, moderna, ágil y entretenida de contarnos ese capítulo de nuestra historia por medio de la música, por medio de talentos panameños –en su mayoría jóvenes-. Ese solo hecho es de un valor incalculable porque nuestra historia es fascinante y hacer que jóvenes se involucren y la conozca, lo es más.

Tuve el honor de estar en la premier de "1903, El Musical" y no hay forma humana de no aplaudir esta arriesgada propuesta que tiene todo lo que uno, como amante del teatro musical busca. No hay forma de no emocionarse al ver a tanto talento local demostrar que se pueden hacer las cosas bien. No hay forma de no aplaudir ese aporte al arte panameño, a la historia del país, a nuestros antepasados, a nuestros historiadores, a nuestra gente.

Y es que todo el crew en escenario y detrás del telón ha hecho un trabajo extraordinario. Un libreto que te mueve, que te hace molestarte, llorar, reír, emocionarte, bailar. Una orquesta en directo con una dirección y arreglos musicales que te erizan, unas voces y coros acorde a cada escena, a cada canción, a cada ritmo, con unas coreografías perfectamente ejecutadas. Una escenografía digna de nuestro Teatro Nacional. Así de grande es esto.

Los asistentes lloraban aplaudían de pie, gritaban después de cada interpretación. Era como ir a un concierto de rock, pero también a uno de música urbana, pero también a uno de típico, pero también a uno de salsa. ¡Una locura! Aquí hay para todos los gustos y todos los géneros de una forma tan bien llevada que hasta el más insensible se mueve. Esto es un proyecto, por su calidad, para estar en cartelera siempre. Como en las grandes ciudades del mundo. Léalo bien.

No quiero ser injusto y mencionar unos nombres y dejar otros por fuera, pero es de aplaudir el trabajo de cada uno de los que hicieron y hacen posible "1903, El Musical", para mí, la actividad de arte más importante de todo el 2019. No sea egoísta con usted mismo y olvídese si el desbocado de Diego De Obaldía le gusta o no, si le parece vulgar o no su show. Lo que este joven con la dirección de Aaron Zebete han hecho, no lo había hecho antes nadie. ¡Punto!.

El tiempo y solo el tiempo demostrará el trabajo, pero sobre todo, el gran aporte de estos panameños con esta producción. Creo que ni ellos mismos lo saben. ¡Felicidades!

... no hay forma humana de no aplaudir esta arriesgada propuesta que tiene todo lo que uno, como amante del teatro musical busca. No hay forma de no emocionarse al ver a tanto talento local demostrar que se pueden hacer las cosas bien.

Visualmente la propuesta estuvo correcta, una buena dirección de cámaras, buen ritmo para ser largo y con buenos reportajes.

El Titín: 'Octubre y la gaznatada de Talenpro'

ETIQUETAS:
- - - - - - -
Por:
El Titín -
[email protected] | @DiaaDiaPA |
Jueves 24 de octubre de 2019 12:00 AM

Ya casi finaliza octubre y con ello entramos en la recta final del año. Un año muy difícil para los medios de comunicación y para los talentos de la industria televisiva.

Un año de definiciones estratégicas, de movimientos de fichas, de terminación de relaciones laborales, de pocas apuestas de producción hecha en casa.

Un año de proyectos que podían resultar riesgosos, de poca publicidad en los medios tradicionales, pero también un año que nos obligó a todos a ser más creativos. Un año en que los que aún estamos en la industria somos literales "survivors" de esta arena movediza llamada medios de comunicación social.

Para que usted que me lee comprenda mejor lo difícil que ha sido el año, hasta las campañas de prevención del cáncer que se hacían en octubre han sido muy-muy pobres. Las que están al aire son como "por cumplir" con lo políticamente correcto. Sin fuerza, poco creativas, de zonas comunes. Como para que no digamos que se les olvidó sumarse.

Lo que sí no se olvidó este año y sobrevivió a todo los tsunamis presupuestarios fue el proyecto Talenpro de la Fundación Puertas Abiertas que dirige la Señora Erika Ender y que pudimos ver el domingo.

 

Mire: Cardi B aparecerá en la novena película de 'Fast & Furious'

A diferencia de su primer año, que era como ensayo y error, Talenpro corrigió todos los errores y salió airoso en su gala de casi tres horas con invitados internacionales de altísimo nivel.

Más allá de que parece que a la Sra. Ender la asesoró en estilismo la misma persona que a Ivette Cordovez para Excelencia Educativa por ese escote desubicado para la ocasión, Talenpro fue una de esas noches que sirven como válvula de escape de positivismo para el país.

Es uno de esos proyectos-gaznatadas que nos dicen –por los participantes- que hay esperanza, que hay gente que quiere hacer las cosas bien y que los jóvenes no están nada perdidos como llevan años un montón de adultos diciéndonos.

Y es que este es un proyecto de jóvenes para jóvenes. Es una apuesta de Fundación Puertas Abiertas precisamente para que los jóvenes estén abiertos a expresarse, a manifestar su pensar, a visualizar el país que quieren y a trabajar por ello. Es una apuesta de ellos para ellos y eso se aplaude.

Este año, los encargados internacionales de llevar la conducción del show fueron el Sr. Ismael Cala Ex presentador de CNN en Español, la Sra. Patricia Manterola Cantante y actriz mexicana y por Panamá Nathalia González Copresentadora de Jelou! de TVN y Marco Oses Copresentador de Calle7 de Telemetro. De ellos tengo que decir que fueron muy correctos. Ninguno quiso ser –a diferencia de participaciones en otros proyectos- el rey del arroz con pollo o el que llamara la atención. Los 4 dieron el espacio para que los protagonistas fueran los jóvenes, como debe y siempre debe ser.

No se pierda: 'Me da lo mismo si me odian o no', dijo un intoxicado Tego Calderón

La producción se encargó de tener en Panamá a un jurado internacional, sin demeritar al local, de altísimo nivel. Son pocos, -por no decir ningún-, los proyectos que pueden decir que han reunido en un mismo show a gente tan VIP en el mundo del entretenimiento como este año lo hicieron los encargados de Talenpro. ¡Wao!

Visualmente la propuesta estuvo correcta, una buena dirección de cámaras, buen ritmo para ser largo y con buenos reportajes complementarios al show en directo.

¿Qué creo debe mejorar la producción? Que al hacerlo con tanto talento internacional, se pierde el espíritu nacional. Sí, es maravilloso tener luminarias internacionales para hacerlo atractivo al local, pero el componente de sabor a Panamá no se puede quedar por fuera. En eso hubo ausencia de balance de caras locales a nivel de importancia, por lo menos entre los host para sentirlo mucho más nuestro. Pero de que es una gaznatada a los que no creen en Panamá, a los alarmistas de profesión y a los que yo llamo "gente fin de mundo", ¡lo es! ¡Sóbense!

Antes los representantes de un talento eran personas que tenían entre otras cualidades, contactos y respeto dentro de la industria del entretenimiento

El Titín... Promotores, artistas e infladoencer….

ETIQUETAS:
- - - - - - -
Por:
El Titín -
[email protected] | @DiaaDiaPA |
Jueves 17 de octubre de 2019 12:00 AM

Siempre escribo de lo que sale a cuadro, pero hoy, por desahogo, quiero publicar una columna que no necesariamente tiene que ver con televisión, pero sí mucho con la industria del entretenimiento.

En Panamá, como en el resto del mundo, los llamados nuevos medios han permitido que, literal, cualquier pela-gatos se crea desde experto en comunicación hasta promotor de eventos y más triste y patético, famoso.

Hay desde los que no cantan nada y su mayor logro es enseñar nalgas y posiciones sexuales o sugerentes en sus fotos de Instagram, hasta los que tienen que recurrir a ventilar su vida privada en redes –etiquetando a medios-para que de ellos se hable, sin dejar por fuera a los que le piden a un tercero que llame a los medios para "dar un dato". Lo ridículo de todos es que hasta "representantes artísticos" tienen. ¡Esto es de risa!

Antes los representantes de un talento eran personas que tenían entre otras cualidades, contactos y respeto dentro de la industria del entretenimiento, además, una capacidad de relacionamiento con los medios de mucho respeto y confianza de doble vía. Obvio, eran tiempos en que la información estaba solo en manos de los medios tradicionales. Hoy, cualquiera informa, pero no todos informan bien.

Mire: Faltan dos días para el estreno de La Casa de las Flores

Les doy ese contexto porque estaba en una reunión donde algunos promotores de artistas e influenciadores eran parte de los asistentes. Participaba de ella solo porque es parte de mi trabajo, no porque quisiera compartir con gente que, equivocadamente, se creen que influyen de verdad en los demás. ¡Pobres ilusos!

Entre muchos de los temas que se trataron, uno de los "promotores" y algunos "seudo influenciadores" o como yo les llamo infladoencers hablaron de lo que ellos consideraban pestes: los periodistas de espectáculos o, como les llamaron también, los bochinchosos esos.

Yo los escuchaba y no daba crédito de la forma como, casi en su mayoría, se referían a quienes integran la fuente de espectáculos. Sus formas y expresiones eran tan de desprecio que me vino a la mente el montón de veces que esos mismos "promotores", sí, los mismos, llamaban –y llaman- a las redacciones de los medios a pedir espacios promocionales o entrevistas para sus "artistas... y para pedir cacao o tregua.

Uno de ellos, orgulloso, decía que él no necesita de los periodistas de espectáculos para que su evento se llene. Que él no necesitaba de los medios. Que era suficiente con Instagram y "un par" de influenciadores que a cambio de boleto de cortesía le movían el evento o al talento.

A este tipo de personajes que hay en la industria del entretenimiento –promotores, artistas y seudo influenciadores- hay que recordarles o aclararles varias cosas que creo que, por el ego, ignorancia o, peor aún, mal agradecimiento, han olvidado.

1. Muchos de sus representados no serían nada hoy sin el apoyo de los periodistas de espectáculos y medios de comunicación que les abrieron sus puertas cuando no eran nada, cuando ni en la vereda de su casa los conocían, por mucho talento que tuvieran.

No se pierda: 'Caso Cerrado' de la Dra. Polo llega a su fin y filmará su película en Panamá

2. Sí, es cierto que ya el periodismo de espectáculos local casi no existe y sí mucho del periodismo rosa y periodismo de corazón provocado precisamente por sus representados que van de escándalo en escándalo, porque arte no tienen -o tienen muy poco- y también porque ahora hay muchos "periodistas de redes", esos que no salen a reportear porque solo saben escribir de lo que sale en Internet, entiéndase Instagram.

3. Antes de los mal llamados influenciadores –que no promocionan sus eventos porque sus representados sean buenos y sí por no pagar boletos de entrada por duros- los promotores no salían de las redacciones, no dejaban de llamar a los que ahora llaman "bochinchosos" para pedirle "play" ni dejaban de enviarles chat pidiendo "ayudita".

4. La mayoría de los que llaman influenciadores –esos que ustedes usan y se dejan usar- se dieron a conocer, precisamente, porque los periodistas de espectáculos les hicieron notas y/o estaban en una plataforma tradicional que no era internet como la televisión y la radio.

5. Y por último, esos que se auto llaman y creen influenciadores y que hasta representantes tienen algunos, llamaban a los periodistas de farándula -que ahora desprecian- para que fueran a su baby shower, a su boda, a su bautizo, los llamaban por teléfono para desahogar sus penas y hasta pasaban datos de quién era "la otra" que le quería golosear al novio. ¿Ahora lo olvidan?

En otras palabras, no sean mal agradecidos que aún hoy, los grandes artistas de verdad, lean bien, artistas y famosos de verdad, hacen gira de medios porque saben de la importancia del buen relacionamiento profesional con periodistas del espectáculo. ¡El promotor o influencer que se pica es porque ají come!

Escribo de esto nuevamente porque es aterrador leer lo que publican algunas personas en las cuentas de los talentos del patio.

¿Libertad de insultar?

ETIQUETAS:
- - - - -
Por:
Redacción / @diaadiapa -
[email protected] | @DiaaDiaPa |
Martes 15 de octubre de 2019 12:00 AM

Esta columna, como muchas otras no va a gustar y estoy claro que recibiré, como en muchas otras también, insultos y descalificativos.

Yo soy un defensor del derecho de las personas a expresarse. Defiendo el debate de ideas con respeto. Me gusta que las personas expresen su sentir, no así, destruyan por sentir.

Creo, firmemente, que cuando tienes que recurrir a los insultos para expresar una opinión de algo y sobre todo de alguien, es porque se tiene el cerebro lleno de excremento. No hay otra explicación para tanta bazofia en redes en nombre de la libertad de expresión.

Lee también: Zoë Kravitz será Catwoman en la cinta de Batman que liderará Robert Pattinson

Escribo de esto nuevamente porque es aterrador leer lo que publican algunas personas en las cuentas de los talentos del patio. Es asquerosa la forma como algunos destruyen a un talento de televisión por lo que sea que publiquen o, peor aún, simplemente porque no les gusta esa persona.

Mira también: El puertorriqueño Anuel pone el broche de oro en Barcelona a su gira europea

No es desconocido cómo algunas personas, sin ningún pudor ni límites, se dedican a seguir cuentas de Instagram de presentadoras de televisión y lo único que publican son insultos y ofensas hacia ellas. Para este tipo de personas, en su mayoría mujeres insultando a otras mujeres, lo menos que son las presentadoras de televisión es putas. Es increíble la cantidad de faltas de respeto a las que se enfrentan los talentos femeninos "que salen en televisión" solo porque publicaron una foto en vestido de baño, por ejemplo.

Resulta que para muchos de los que se dedican a insultar, publicar una foto "hot" en redes se traduce en que la persona es una prostituta o, si es un talento masculino, es un maricón, expresándoselo de la forma más despectiva posible y sin medir que eso lo leen cientos de personas más.

Yo soy crítico de aquellos talentos que usando sus curvas y músculos buscan seguidores. Es más, estoy seguro de que es precisamente porque no tienen otro talento que recurren a eso para "ser conocidos" en el patio, pero eso no le da una patente de corso a las audiencias a creerse con el derecho a insultarlos, irrespetarlos, ofenderlos y hasta discriminarlos por físico, sexo o color de piel.

Es tanta la "bazofia en letras" lo que muchos denominados "haters" escriben en las redes de algunos talentos que hasta de los hijos menores de edad de estas personas publican cosas tan horrendas que indignan. Sí, indigna porque si tú tienes la capacidad de burlarte o insultar a un niño –que no tiene ni puede defenderse- solo porque uno de sus padres no te cae bien, tú eres la basura.

Y es aquí donde este tipo de personas que parece tienen cero inteligencia emocional y racional entran en contradicciones patéticas.

Sí. Si es un hijo de un famoso de verdad –no panameño, que ni conocen ni van a conocer ni ver de cerca en su vida- le ponen likes, corazones y besitos. Si es una famosa de verdad que tampoco van a conocer en su vida con cuerpazo, los rellenan de likes y besitos... Le dicen "la cuerpa…la máxima". Si es alguien del patio con cuerpazo, es "una puta que enseña el culo para venderse". ¿Dígame si esto no es estar mal de la cabeza?

Yo entiendo que hay montones de personas de la mal llamada "farándula panameña" que se creen famosos o estrellas y están bien lejos de ser una estrella fugaz, pero ni eso les da derecho a ser tan crueles con ellos en nombre de la libertad de opinar porque si uno de ellos o ellas le responde con los mismos calificativos entonces son intolerantes, son poco humilde, etc.

¿Quién dijo que por salir en televisión o por tener una cuenta de red social abierta se tiene que aceptar insultos de los seguidores? ¿Si tan mal les caen, para qué los siguen? ¿Quién es el que realmente está desubicado?

La semana pasada veía un show de televisión internacional donde sus talentos pedían a sus "enemigos desconocidos" que antes de irrespetarlos en redes pensaran que ellos tienen madre, tienen hijos y familia. Igual deberían hacer los de aquí. Unirse ante tanta porquería e irrespeto en redes. Deben darse a respetar. Ya es hora.


Y es aquí donde este tipo de personas que parece tienen cero inteligencia emocional y racional entran en contradicciones patéticas.
Yo soy enemigo público de aquellos programas que se convierten en especie de vitrinas para que pedófilos disfruten verlos.

El Titín: Los niños en televisión

ETIQUETAS:
- - - - - - -
Por:
El Titín -
[email protected] | @DiaaDiaPA |
Martes 08 de octubre de 2019 12:00 AM

No es un secreto que la televisión está huérfana de contenidos inteligentes para niños y/o adolescentes. Tampoco es un secreto que los adolescentes no necesariamente consumen televisión abierta como antes por lo que las televisoras locales han dirigido la mayoría de sus contenidos al público ya cautivo y leal a cada marca.

Los programas de humor o sátira que deberían ser los que traten de captar a estas audiencias, cada vez tienen menos contenidos para jóvenes y de divertidos tiene poco o nada. Algunos shows entienden como "lo que quieren los jóvenes" la chabacanería, el mal gusto, el chisme o la vulgaridad, cosa que no es cierta y sobran pruebas de ello.

En ese buscar nuevos formatos para que la generación más joven consuma televisión, se han presentado cosas tan aberrantes como Pequeños Gigantes hace unos años en Telemetro o Big Brother hace unos años por TVN. Para ser justos debo reconocer que Nex, Oye, Más23 y Sertv no han recurrido a aberraciones televisivas para obtener puntos de audiencia o seguidores en redes sociales. ¡Amén!

Yo soy enemigo público de aquellos programas que se convierten en especie de vitrinas para que pedófilos o depredadores sexuales disfruten verlos cual lobos hambrientos.

A diferencia de otros shows donde se usan a los niños para entretener a adultos y que he criticado sin compasión alguna, con Top Chef Jr. me pasa todo lo contrario, a pesar de que sus protagonistas son menores de edad y les explico antes que me agarren a "pelonera" cibernética.

Yo estoy feliz con Top Chef Jr., punto. Estoy muy feliz por esta propuesta que se transmite todos los martes hoy puede verlo por el 13 porque estamos hablando de un ejercicio de ver televisión en familia. Un ejercicio de educación por medio de la cocina, por medio del entretenimiento, por medio de la comida. Por medio del sagrado ejercicio que es el placer de comer. No hay lugar donde uno aprenda más en un hogar que en la cocina. Ese aprendizaje va desde el cocinar hasta el fregar los trastes que se utilizaron.

Ya usted debe estar cansado de que se lo escriba, pero los shows de cocina normalmente son encuentros de amor. Son el reflejo de un amor por un ser querido, por esa abuela que te hacía tu plato favorito o de esa madre o padre que viste prepararte algo con amor. También es disciplina. Si a eso le sumas que son menores de edad los que están reflejando en televisión nacional esto, entonces es un show redondo en su fondo, en su esencia.

No se pierda: Lissette Jurado brinda entrenamientos para mamacitas con pancita

Hay una abismal diferencia entre otros formatos donde los protagonistas son menores de edad y ponen a las niñas a bailar como "teiboleras" y Top Chef Jr. No hay formar de compararlos. Por eso estoy feliz. Porque es una muestra de que sí se puede hacer producciones con mejores de edad cuidándoles su dignidad.

Top Chef Jr., que es para efectos de televisión como el hijo de Top Chef Panamá, como propuesta de entretenimiento está muy bien logrado. Cumple con todos los ritmos que exigen este tipo de contenidos de concursos de cocina.

En esta primera edición la gente de Telemetro seleccionó, atinadamente, a la Sra. Delyanne Arjona como presentadora y como jurados o críticos a la Chef María De Los Ángeles Echeverría Ex participante/presentadora de Top Chef Panamá y al cocinero Rubén Ortega-Vieto. El resultado al aire es maravilloso.

¿Qué es lo mejor de este equipo de críticos-jurados-presentadores? Que dentro de los jóvenes que son no dejan de generar empatía con los participantes, pero también de transmitirles y exigirles disciplina y respeto al arte de cocinar. Los jurados en un perfecto balance y respetando la edad de los participantes han sabido encontrar el punto exacto entre enseñar-divertir-corregir tan indispensable para este formato y estos participantes, pero también para los tiempos que vivimos ¡Bravo!

Y no, no hablemos del casting porque esto sí que es de aplaudirle de pie a la producción. Aquí sí existió un trabajo de pinzas y el resultado es un crew de 8 participantes delicioso para televisión. Cada uno es como el ingrediente perfecto para un buen plato de comida.

Mire: Las cenizas de José José serán divididas entre Miami y México, reconoce su hija

¿Qué le añadiría aunque la franquicia original no lo contemple? Tips de seguridad o cápsulas -aunque sea patrocinadas- de precaución de y para niños en la cocina. Sí, porque muchos niños inexpertos en la cocina los están sintonizando.

¿Qué es lo terriblemente malo de esta producción? Su tiempo al aire porque cuando apenas nos estamos conociendo participantes-audiencia eliminan a tres de un solo machetazo y queda la competencia en 5 "cocineritos" lo que se traduce en que mientras les tomamos cariño y escogemos a nuestros preferidos ya se acabó la temporada. Es como invitar a alguien a comer y le quitas el plato con la primera probada. Así no se vale.

No hay lugar donde uno aprenda más en un hogar que en la cocina. Ese aprendizaje va desde el cocinar hasta el fregar los trastes que se utilizaron.

Y es que como lo he escrito desde hace 10 años, en una programación de un canal, noticias es la columna vertebral de esa empresa.

Titín: Entre Siria y Delia…

ETIQUETAS:
- - - - - - -
Por:
Redacción / @diaadiapa -
[email protected] | @DiaaDiaPa |
Jueves 03 de octubre de 2019 12:00 AM

Si usted es asiduo lector de esta columna sabrá que si hay un contenido televisivo que literal devoro y despellejo es la franja de noticias porque soy muy consciente –creo que algunos de los que ahí trabajan, no- de la responsabilidad que tiene esta profesión con las audiencias.

Lee también: Gracias a Emilio Estefan los Gaitanes conocieron a José José

Y es que como lo he escrito desde hace 10 años, en una programación de un canal, noticias es la columna vertebral de esa empresa. Es el área que le da o no credibilidad a la empresa, a sus trabajadores, a sus propietarios. Se supone que es el área "seria" y donde trabaja, también se supone, el talento de mayor prestigio, sin restarle importancia a las otras.

Mira también: Muere exesposo de la periodista Castalia Pascual

Pero así también su importancia es usada, muchas veces, para manipular a las audiencias –que cada vez se dejan menos- para intereses personales, corporativos o políticos de quienes dentro de esa selva de cemento que muchas veces son los medios, quieren mover los hilos del poder a través de las noticias.

Esto pasa igual en China que en México, que en Estados Unidos por lo que aquí nadie se puede dar golpes de pecho de ser los más independientes, lo que pasa es que algunos son más descarados que otros.

A pesar de ello, tengo la capacidad de reconocer las cosas buenas y los buenos ejemplos de periodismo que se presentan en televisión, porque no todo es malo como algunos quieren vendernos a los medios.

Dentro de tantos temas y lanzamientos del área de entretenimiento y producción nacional había dejado de escribirle –sin ninguna mala intención- de dos fabulosos segmentos que son parte del contenido de los noticiarios de Telemetro y de TVN. Me refiero a Mundo Verde de TVN bajo la responsabilidad a cuadro de la Sra. Siria Miranda y Telemetro Reporta Verde bajo la responsabilidad a cuadro de la Sra. Delia Muñoz.

Ambos segmentos son las apuestas de periodismo ambiental de estos dos noticiarios y eso se tiene que aplaudir. Sí, se tiene que aplaudir por varias razones.

Primero tanto la señora Siria Miranda como la señora Delia Muñoz con ellos salen de su zona de confort refrigeradas en el set y regresan a su esencia, el reporteo. En estos segmentos hacen lo que se llama periodismo de inmersión para televisión. No hacen el papel de las típicas presentadoras a las que otros le hacen el trabajo de reporteo. O esas que por ahí andan que leen noticias solo por bonitas o porque salieron de un concursito equis. En estas piezas se nota que ellas viajan, van a los lugares, hacen las entrevistas y el resultado es un segmento periodísticamente profesional, bien producido con buen libreto, ritmo e interesante para ser vistos en un formato noticioso.

Lea bien que se lo redacto más crudo para que comprenda mejor. Muchas presentadoras y presentadores de televisión en el área de noticias, cuando llegan al anhelado set y pasan de reporteras a anchor no quieren ni piensan ni permiten que se les asigne un trabajo de reporteo porque se sienten los reyes o reinas del arroz con pollo. Se creen el único producto bajo en calorías dentro de una fonda. Ya no quieren ni sudar. Se sienten estrellas y otros y otras que solo llegaron ahí por cara bonita, no tienen la capacidad de reportear porque su mente solo les da para leer el teleprompter. ¿Me explico? Ellas dos no. Están en calle y están en set. Como hacen quien se jacte de ser periodista.

Segundo, están dándole espacio a temas que nos deberían importar tanto o más que la politiquería con las que llenan los noticiarios. Están dándole espacio, ya sea por moda, por política editorial o por interés de las propias periodistas a lo verde, a la naturaleza, al medio ambiente. Y más allá del por qué lo hacen, lo importante es que se está haciendo en prime time, en espacios de alta audiencia y con buenos minutos asignados para ello.

Si usted no lo sabe, yo se los cuento. Son muy pocos los noticiarios en América Latina que asignan espacios de su 'rundown' para temas que tienen que ver con medio ambiente. Muy pocos. Y son pocos porque no son "temas ratings". No son pleque-pleques entre políticos; no son los huecos en la calle para captar atención o golpear a funcionarios mediáticamente. Son temas que en algunos medios hasta bajan la audiencia. Son temas en los que usted o yo, ayudamos a acrecentar o aportamos a la solución y eso hace que tenga mucho más valor este trabajo de las colegas Miranda y Muñoz.

Felicito a quienes tienen la responsabilidad de que estos dos productos salgan al aire. Felicito a las colegas por atreverse a salir del set. ¡Muy buen trabajo y aporte de ambas!


Primero tanto la señora Siria Miranda como la señora Delia Muñoz con ellos salen de su zona de confort refrigeradas en el set y regresan a su esencia, el reporteo.
¿A quién se le ocurre ir vestida así a un certamen de jóvenes estudiantes?

El Titín: Casi de excelencia…

ETIQUETAS:
- - -
Por:
El Titín -
[email protected] | @DiaaDiaPA |
Martes 01 de octubre de 2019 12:00 AM

No voy a centrar la crítica en el escotazo fuera de lugar, sí, fuera de lugar, de la Sra. Ivette Cordovez – presentadora de TVN - en la pasada gala del Concurso Nacional por la Excelencia Educativa porque hay que ser muy desubicado para no saber que hay vestimentas para cada ocasión y el escote de ese vestido en específico, de que estuvo fuera de lugar, lo estuvo. No hay que ser experto en estilismo para saberlo. Esto es lo mismo como si una profesora fuera a dar clases con un "short-xuxon"... el mismo efecto. ¡Ubicatex!

¿A quién se le ocurre ir vestida así a un certamen de jóvenes estudiantes? ¿Cómo el canal y sus encargados de estilismo lo permitieron? ¿Cómo la producción del show no cuidó este gran detalle?

Un Manual de Carreño en cada televisora les ayudaría a todos. Si lo que quería o querían era llamar la atención, bueno, lo logró/lograron. ¿Escote pro followers? ¡Tema agotado!

El Concurso Nacional por la Excelencia Educativa es mucho más que un escote y ruidos estratégicos en redes.

Mire: ¡Vuelve Stranger Things! Netflix confirma la cuarta temporada de la serie

Es uno de esos proyectos del que debemos sentirnos orgullosos todos los panameños, más allá del qué opinemos sobre las condiciones del sistema educativo del país.

Estamos hablando de un espacio –como pocos en el mundo- que tiene como eje central la educación. Sí, un tema que para muchos es aburrido, que no genera rating, que no es "sabroso" en chisme para televisión. Son pocos los países en el mundo donde en horario prime time se unen la mayoría de las televisoras comerciales y públicas para hablar o resaltar un tema vital para un país como lo es la educación.

¿Entienden el nivel de importancia de este show? Mírelo con ojos de amor al país. ¡Va más allá de lo que vemos en televisión! Es un proyecto que va a las raíces. Va a escuelas, a maestros, estudiantes.

El Concurso Nacional por la Excelencia Educativa como show televisivo tuvo una producción y post producción tan moderna como un show comercial. Tuvo más ritmo para televisión que un montón de otros programas que tenemos al aire y, lo más importante, aunque parezca repetitivo, es uno de esos especiales anuales que todo aquel que ama su país debe no solo sintonizar, también aplaudir que se presente.

No se pierda: A Kenny se le cumplió el deseo, ganó el concurso de acordeón 'Gelo' Córdoba

Sí, aplaudir porque muchos se quejan de los jóvenes, de "lo que sale en televisión", de lo que vemos en redes, pero no aplauden, no tuitean ni hacen re-tuit hasta inundar las redes del esfuerzo que hacen estos colegios por demostrar que quieren ser mejor. No hacemos ruidos en redes de los profesores que se dedican a demostrar mística por su trabajo y mucho menos de los jóvenes que aceptan el reto de ser "calificados" en televisión nacional por su conocimiento.

¿Por qué no inundamos las redes de lo que estábamos viendo esa noche siendo un contenido tan positivo? Por una razón muy sencilla: por la doble moral. Porque aunque se den golpes de pecho que quieren mejor televisión, consumen porquerías como adictos. No se inundaron las redes porque era un show sin escándalos ni polémicas. Porque era bueno. Porque se creen impolutos en redes, pero son incapaces de apoyar-resaltar lo que realmente lo merece. ¡Hipócritas!

A la productora E-motion, felicidades por cuidar visualmente este Concurso Nacional por la Excelencia Educativa. Por cuidarlo en su forma y en su fondo. Por demostrar visualmente que creen en este proyecto, que es parte de su ADN y que apuestan por una mejor educación.

Desde el primer año lo publiqué y lo reitero, estamos ante un proyecto que marca vidas en positivo. Un proyecto local con profundas enseñanzas para todos los que en él participan, para los que lo sintonizamos y para el país. Así de grande es.

El Concurso Nacional por la Excelencia Educativa es mucho más que un escote y ruidos estratégicos en redes.

Páginas