Las señoras Clarissa Ábrego y Nicole Ferguron y el Sr. Andrés Morales demostraron tener la capacidad de conducir.

Yo me llamo… éxito

ETIQUETAS:
- - - - - -
Por:
El Titín -
[email protected] | @DiaaDiaPA |
Jueves 13 de junio de 2019 12:00 AM

Admito que me da mucha risa algunas publicaciones en redes sociales que despotrican del show "Yo me llamo", oferta estelar de Telemetro que terminó su primera temporada antes de ayer.

Me da risa porque quienes despotrican de este programa, en su mayoría lo hace simplemente porque tienen como hobby criticar a pantalla 13, porque no les gustan algunos de los conductores, o porque son fanáticos de TVN o Nex o porque no les gustó el resultado final y sí, también, y aunque no lo admitan, porque fue un show bastante limpio, lejos de los pereques y del escándalo. Sí, porque –aunque lo nieguen y les disguste leer esto- hay un cierto grupo de las audiencias y de mis colegas de la fuente de farándula, que si no hay pereque, chisme y pleque-pleque en un show, son incapaces de escribir una nota de una buena producción o dicen que el show no sirve y no se vale.

No se vale porque habría que ser ignorantes en temas de televisión para no admitir que "Yo me llamo" se convirtió, contra todo pronóstico, en el fenómeno televisivo de lo que va del año 2019 y si viviéramos en un país donde se hiciera periodismo de entretenimiento y farándula de verdad, las galas de este show debieron generar montones de notas en webs especializadas en entretenimiento y en las secciones de espectáculos de los diarios.

"Yo me llamo" fue para Telemetro lo que "Tu Cara Me Suena" fue para TVN, éxitos indiscutibles en audiencia y éxito para la marca televisiva.

Y es que el éxito de "Yo me llamo" se debió a varios factores que van más allá que el simple gusto por uno u otro participante. Aquí jugaron a favor de esta producción de Telemetro factores como lo fue un casting bastante bueno, un grupo de críticos o jurados que llenaron bien la silla y unos conductores que después de corregir los errores de la primera gala se tomaron el show como propio y el resultado fue una propuesta televisiva completa donde ganó el mejor, el que tenía que ganar, como deben ser los shows de talentos.

Una propuesta donde cada uno aportó a darle ritmo y entretenimiento familiar. Fue una producción bastante limpia en contenido y visualmente bien lograda donde se cuidaron montones de detalles que hicieron que los martes en la noche fueran la mejor opción para ver en familia.

Mire: 'Teta pa' los manes, un mensaje positivo' estrenará en julio de 2020

Yo no quiero, para ser justo, solo centrarme en la producción visual de "Yo me llamo", que fue muy buena por cierto, porque detrás de esta propuesta y de lo que vimos a cuadro hay otro montón de talentos panameños. Aquí hay que aplaudir sobre todo el trabajo de los participantes, del equipo de caracterización, vestuario y de los maestros porque en este rubro del proyecto la producción ofreció un excelente trabajo. Punto. Se notó en escena que además del evidente talento de los participantes, detrás de ellos había una mentoría de profesionales del patio en la actuación, en el canto, en el manejo escénico, en la interpretación y el baile. ¡Bravo!

Las señoras Clarissa Ábrego y Nicole Ferguron y el Sr. Andrés Morales demostraron tener la capacidad de conducir y sostener con ritmo la transmisión para su APP, la transmisión en directo por dos horas y el post show por pantalla RPC. Al aire se vio química entre los tres, no existió competencia para figurar más que el otro y sí la complicidad para que el show como entretenimiento fuese fluido y con una transmisión rítmica y no lineal.

No se pierda: Dori Eleta dejó poquitita a Adriana De la Guardia, le dio cátedra de 'ubicatex'

Yo me llamo cumplió como propuesta para un prime time. Cumplió como producción nacional. Cumplió como show para verse en familia y cumplió como una propuesta estelar y el público con altos picos de audiencia así los compensó. Esto es así, gústele a quien le guste. Felicidades a su producción. ¡Buen trabajo!

"Yo me llamo" fue para Telemetro lo que "Tu Cara Me Suena" fue para TVN, éxitos indiscutibles en audiencia y éxito para la marca televisiva.

Desde comediantes muy exitosos, talentos que saben manejar correctamente el arte de sátira y el humor negro...

¡Felicidades Jelou!

ETIQUETAS:
- - - - - - - -
Por:
Redacción / @diaadiapa -
[email protected] | @DiaaDiaPa |
Martes 11 de junio de 2019 12:00 AM

Como bien usted sabe, para algunos, las redes sociales son esa gran letrina llena de excremento donde montón de gente tira sus heces fecales convertidas en letras y palabras. Algunos las usan para promover su supuesta perfecta vida llena de lujos y deben pensiones alimenticias, mantenimiento de edificios o todo es canje, otros para promover la información inteligente y/u opinar con respeto de temas varios y el resto, para usarlo como vitrina promocional para sus escándalos, reales o armados.

Lee también: Reik cree en el poder del presente y de la reinvención

También usted que me lee lo sabe; de esas redes sociales han surgido personajes diversos. Desde comediantes muy exitosos, talentos que saben manejar correctamente el arte de sátira y el humor negro y sí, montón de gente sin talento pero muy escandalosa que los medios aprovechan a su favor y los convierten en mal llamados "personalidades" del patio. Eso pasa igual en Panamá que en Estados Unidos, México o España.

Mira también: Un joven actor brasileño y su familia son asesinados por el padre de su novia

El tema se convierte en preocupante cuando precisamente los medios –entiéndase periódicos y televisoras- no miden sus ansias de rating, visitas y circulación, para usar a ciertos desconocidos a su favor y convertirlos casi en glorias nacionales. En otras palabras, no importa qué tan malo sea el personaje o lo que haga; lo que importa es que, si se hizo viral en redes, ellos deben usarlos, en el caso de televisión, llevarlos a la pantalla y hasta firmar con ellos contratos de exclusividad.

Y es que no había que ser Malcom 'Macumbero' Ramos y su poder de ver el más allá, para predecir lo que iba a pasar con el caso de una señora, que a todas luces descontrolada, golpeaba a "su amiga" por haberse "goloseado" a su esposo. Historia digna de un culebrón de Delia Fiallo. ¡Había que llevarlo a televisión! Esto, que antes era impensable fuera contenido para un morning show televisivo que va "supuestamente" dirigido a la familia, hoy es pan caliente para los hambrientos.

¡Basado en ello quiero felicitar a los productores de Jelou! Sí, quiero felicitar a Jelou!, show de TVN porque logró su cometido: ganar ese día en rating a sus competidores. A cambio de puntos de rating, llevó al set –con una excusa muy burda dizque era un especial sobre la infidelidad- a la protagonista de ese "video escándalo" que circuló por redes. Un video que para cualquiera con dos dedos de frente lo único que hace es denigrar a la mujer. Para algunos en esta empresa, ella solo era un ejemplo humano para darle fuerza a su especial sobre infidelidades, donde además, tenían a una sicóloga que explicaría cómo enfrentar esta situación. ¡Por favor! Lo de ellos fue saliendo el payaso y la producción de TVN soltó los aplausos. Actuaron como animales en celo en búsqueda de su presa.

Subestiman tanto la inteligencia de su audiencia en Jelou! que ellos consideran que, casualmente pasado menos de tres días de que se hiciera viral el video escándalo de la "pareja oficial" del tal "Fabio", ya ellos tenían un especial sobre "la infidelidad". Obvio, un tema que es viral en redes, tendrá audiencia en televisión y más, si se tenía a la protagonista en directo. ¡Bravo!...ganaron en rating, sí, pero en credibilidad perdieron todo porque lo único que demostraron –como pasó en Tu Mañana con el caso "Yoani-Polo Polo", es que por ganar en audiencia son capaces de todo. Sí, hasta de presentarnos porrrrrrquerías como llevar a esta señora a hablar de un caso privado donde además, según la propia declaración de la señora, hay niñas-hijas, lo que significa un daño colateral a la dignidad y privacidad de esas pequeñas. ¡Bravo! Muy socialmente responsables TVN.

Jelou! y su producción demostró que en TVN existe cero control de calidad, cero autorregulación de contenidos a lo interno y un gran desconocimiento de lo que es la responsabilidad social en televisión. Demostraron lo bajo que se puede llegar a ser por rating, al punto de no tener escrúpulos y usar un caso, a todas luces deleznable, para vendernos la burda excusa del especial informativo-educativo sobre cómo sobrellevar una infidelidad. ¡Qué lástima que estos sean los parámetros de calidad de contenido que los productores de este morning show tengan que usar para ganarle a sus competidores! Fue patético.

Tan patético como que ese video haya sido parte del contenido "informativo" de los noticiarios con excusas burdas como esa de "todo por un like" con la que Telemetro Reporta se montó para presentar el tema. Y sí, tan patético como que varios diarios, hayan publicado también esto como noticia seducidos por tener más seguidores.

Aquí la pregunta es: ¿todo lo viral es noticia? ¿Toda porrrrrrquería en redes será ahora parte del contenido de los medios? ¿Si mañana se hace viral una violación carnal llevarán al violador a pantalla y "responsablemente" harán un especial sobre violaciones con él como estrella invitada? Tan malo es que usted que me lee lo haga viral y lo ponga a circular, como que los medios usen ese tipo de porrrrrrquerías para generar a su favor. Patético por donde se mire. ¡Cualquier justificación es excusa barata!


A cambio de puntos de rating, llevó al set ?con una excusa muy burda dizque era un especial sobre la infidelidad- a la protagonista de ese "video escándalo" que circuló por redes...
Manejaron muy bien el tema, con respeto a la situación, sin irse a los extremos del amarillismo tan fácil en este tipo de casos...

Jelou y Roseta…

ETIQUETAS:
- - - - - - - -
Por:
Redacción / @diaadiapa -
[email protected] | @DiaaDiaPa |
Jueves 06 de junio de 2019 12:00 AM

Tengo varios mensajes directos en mi cuenta de Instagram y correos electrónicos de seguidores y televidentes comentándome sobre el caso del supuesto "bullying" del que fue víctima de niña una de las presentadoras de Jelou!, la Sra. Roseta Bordanea, y del que se habló en ese show la semana pasada y remataron en redes sociales.

Lee también: Mañana se lanza "TIM”, el álbum del desaparecido DJ Avicii

En este caso, admito, tengo sentimientos encontrados porque, por un lado, no dudo de que en su infancia, cuando casi nadie hablaba de "bullying", montones de los hoy adultos sufrieron de ello y no lo sabían. Sentimientos encontrados porque siempre he defendido el trabajo de la Sra. Bordanea en televisión y no dudo que pudo haber sufrido de esto, como tampoco dudo de los maquiavélicos que son algunos productores de TVN que no pierden oportunidad para aprovecharse de un caso que debe ser manejado con seriedad, para generar rating. Ya usted que me lee lo ha visto. Son especialistas en usar temas muy serios de manera incorrecta con tal ganar audiencia. ¡Por eso mis sentimientos encontrados!

Mira también: ¡Bravo! ‘Otro trago’, de Sech y Darell, llega al top 1 en España

Yo no sé si usted lo sepa pero por el "bullying" cientos de niños y jóvenes en el mundo se han suicidado, viven en depresiones constantes o tienen problemas de integración; por eso el manejo que se le dé en televisión abierta a este tipo de temas no puede tener como fin, generar rating y sí educar.

Lo que vimos la semana pasada yo no sé si era exagerado, si la señora mentía, actuaba o si era real. Yo no sé si los ex compañeros de ella, que después en redes trataron de desmentirla, decían la verdad. Lo que sí sé, es que al aire no se vio ni bien, ni honesto, ni real y mucho menos respetuoso con la otra víctima que tenían en el set.

Ella, la víctima invitada, pasó a segundo plano y la producción centró su show en su copresentadora y su caso, a tal punto que hasta la dirección de cámaras y encuadres cambiaron y quedaron centrados en ella. Al punto de que en la toma desapareció la invitada y el tiro era casi un 'close up' de los mocos de Bordanea y la cara de "que siga el show" del Sr. Eddy Vásquez.

Su compañero Eddy Vásquez, como era de esperarse, se solidarizó con ella, la abrazó, pero era tan evidente que por el apuntador le decían que siguiera con el tema, que siguiera sacándole información a Bordanea y la invitada, la verdadera víctima del "bullying", casi invisible para los presentadores. El ejemplo de melodrama en su máxima expresión.

Lo lamento, pero sea verdad o sea mentira, fue burdo el manejo que le dio la producción de Jelou! a este tema. Se vio falso, no se vio responsable no se vio respetuoso ni con la víctima invitada ni con las cientos de personas que pueden estar pasando por este flagelo. Si fue show agrandado –como fue evidente por parte de la producción- o fue todo muy natural, lo cierto es que la gran perdedora fue la Sra. Bordanea. ¿Tenía con una carrera bastante limpia que quedar en eso? ¿La usaron? o ¿Se dejó usar?... Pronto se sabrá.

Y siguiendo con Jelou!, al César lo del César, esta semana se lanzaron un especial muy completo y bien logrado sobre el caso de la explosión en el PH Costa Mare, donde lo que más sobró fue información y educación por parte de los presentadores, de los expertos invitados y el resultado fue un show tan completo en información preventiva que daba gusto verlo.

Manejaron muy bien el tema, con respeto a la situación, sin irse a los extremos del amarillismo tan fácil en este tipo de casos y, sobre todo, sin melodramas, sin montarse ni meterse en el show como víctimas, sin caras sobreactuadas y sí en promover entre sus televidentes las medidas de prevención que todos debemos tener en nuestros hogares.

Fue tan buena esta propuesta especial que hasta estuvo en información y manejo, mejor que sus propios noticiarios. Muy bien por este especial sin tanto show ¡Felicidades!


...lo cierto es que la gran perdedora fue la Sra. Bordanea. ¿Tenía con una carrera bastante limpia que quedar en eso? ¿La usaron? o ¿Se dejó usar?...
Las audiencias los apoyaban agotando las entradas a su final y obteniendo importantes puntos de rating en el prime time.

Final Ripi-ripi

ETIQUETAS:
- - - - - -
Por:
Redacción / @diaadiapa -
[email protected] | @DiaaDiaPa |
Martes 04 de junio de 2019 12:00 AM

Calle 7 es el game show más importante de la televisión local. Eso es un hecho, aunque algunos no lo quieran aceptar y otros hayamos pasado de fanáticos a detractores de esa propuesta.

Desde su primera temporada se convirtió en un fenómeno que movía en cada una de sus finales a cientos de seguidores con un solo fin: apoyar a su equipo amarillo o rojo. Tan fenómeno fue que encendía pantalla Telemetro, derribó a la jueza Ana María Polo y su competencia tuvo que pautar una propuesta vespertina similar para competirles.

 

Lee también: Maduro y Jorge Ramos se dan duro en una entrevista... 17 minutos de tensión

 

Obvio, como pasa en este tipo de formatos, algunos de los participantes generaban empatía en las audiencias y otros una indiscutible antipatía. Ambos, antipáticos y empáticos usaron ese sentimiento generado en las audiencias para "figurar" en redes sociales, hacer ruidos innecesarios y fueron seducidos por esa peste que genera la popularidad: creerse famosos y estar envueltos –no todos- en pereques, problemas de sábanas, infidelidades y hasta problemas de pensión alimenticia.

 

Mira también: Semifinalistas de Vive La Música no se dejan y graban 'Ella no te quiere'

 

En eso la producción convirtió a Calle 7. De ser una fábrica de talentos con altos estándares de disciplina deportiva a una fábrica de chismes, escándalos y pereques de mal gusto. Todo muy burdo.

A pesar de lo arriba expuesto, las finales de Calle 7 eran imperdibles. Pueda que los shows diarios fueran un asco, pero las finales eran cardiacas. No había forma de no sintonizarlas por la calidad de producción como un todo. Las audiencias los apoyaban agotando las entradas a su final y obteniendo importantes puntos de rating en el prime time. La producción se encargaba de ofrecernos un show jamás antes visto en una propuesta nacional y no escatimaban ni en recurso humano ni en tecnología ni en infraestructura para las competencias donde el que ganaba, de verdad, se tenía que joder para alzarse con el trofeo y con el premio en efectivo.

Lo que nos ofreció Calle 7 en su última final de temporada fue realmente lamentable. Sí es aplaudible que hayan refrescado a sus talentos y que les dieran la oportunidad a nuevos "personajes", pero su final fue ripi-ripi en producción si se le compara con las anteriores. Se vio pobre, como producida con pocos recursos, con una competencia sin estructuras realmente impresionantes que uno en casa dijera "wao", el o la que lo logre es un crack. Súmele a ello que los participantes finalistas, ninguno de los cuatro, movían realmente masas de su audiencia cautiva y el resultado fue una final ni fu ni fa. Una final que pasó sin pena ni gloria. Sin un mercadeo que contagiara a las audiencias cautivas o no. Esa no es una final que merece Calle 7. ¡No lo es!

No lo es porque en televisión y para un show de este tipo, la final debe ser tan buena, tan completa, tan difícil y tan competitiva que las audiencias vibremos al sintonizarlo. Sobran ejemplos de televisión internacional que están demostrando que este tipo de formatos enciende pantallas, mueve las redes, controla las audiencias y sus finales son consumidas por miles de seguidores o no seguidores. En esta lo lamento, ni los presentadores contagiaban ni transmitían esa adrenalina necesaria para un conductor de este formato y más en su final y esa es la mejor prueba de que fue una final ripi-ripi porque si hay algo que tiene Calle 7 son presentadores que han demostrado el ritmo que este tipo de shpw requiere. Las finales de estos formatos son finales que se tienen que ver por buenas y la de la semana pasada estuvo lejos, muy lejos de ser una final imperdible. ¡Cuidado!

Ayer inició la nueva temporada, denominada "la revancha" y con ella regresaron varios de los talentos de este proyecto que han sido muy competitivos, pero también algunos de los más nuevos participantes y esto es bueno porque, por un lado, sostienen y amarran una audiencia de seguidores ya cautiva de ciertos participantes conocidos, pero también, captan los seguidores de los más "nuevos" que precisamente por nuevos están construyendo una fanaticada.

El reto de los participantes y de la producción de Calle 7 es regresar a su esencia y así sostener una audiencia que le sume a la pantalla. Tiene el reto de reivindicarse con una final de altura y demostrar el por qué han podido sostenerse por tantas temporadas seguidas al aire. Que la gente no dude que es competencia de verdad. La final pasada dejó muchas dudas de ser una competencia de alto rendimiento y visualmente para televisión no impresionó. Ni un poquito.

Solo ayer iniciaron la nueva temporada. Están a tiempo de hacerlo bien. Vuelvan a ser un show de atletas de alta resistencia y dejen por fuera –y si es posible, 7 calles bien lejos del show- a los que usan esa plataforma para ventilar su muy polémica forma de llevar la vida. Eso, créanme, les interesa a muy pocos… o a 7 gatos.


Se vio pobre, como producida con pocos recursos, con una competencia sin estructuras realmente impresionantes que uno en casa dijera "wao"...
Usando ese poder, varios exparticipantes de Calle 7 se inventaron recorrer desde Panamá hasta el Volcán Barú en una especie de reto-show de realidad.

Mientras tanto en televisión…

ETIQUETAS:
- - - - - - -
Por:
Redacción / @diaadiapa -
[email protected] | @DiaaDiaPa |
Jueves 30 de mayo de 2019 12:00 AM

Conquistando la cima

Soy de los que cree que en su mayoría Calle 7 está repleto de "figureteros" que vieron en ese show su momento de gloria, su momento de salir del anonimato y hacerse "populares" en el país donde, literal, cualquiera se hace popular. No se lo tengo que contar, usted que me lee sabe que ahora es muy fácil hacerse popular en el país con la complicidad de los medios y las redes sociales. Ejemplos sobran. Una señora que quiso hacer una fiesta en la 24 de diciembre quedó de participante de un show de baile y hasta candidata a la política. Otra, de enseñar nalgas y cuerpo quedó de diputada; otros, de enseñar músculos han quedado de presentadores de televisión y si sigo, no termino. Ahí la prueba de que en Panamá, cualquiera con o sin talento, se hace popular, reitero, usando a su beneficio el poder de la televisión.

Lee también: Querían extorsionar a Elmis Castillo... le pedían 2,700 dólares

Usando ese poder, varios exparticipantes de Calle 7 se inventaron recorrer desde Panamá hasta el Volcán Barú en una especie de reto-show de realidad y llevarlo a la televisión en formato documental que han llamado "Conquistando la cima". Inteligentemente este grupo de ex "callesieteros" aprovecharon la empatía o antipatía que generan, consiguieron patrocinadores y sumaron a otros talentos del área de producción para llevar a la televisión, por medio de Cable Onda, esta propuesta.

Mira también: Facu dice que el documental ha tenido buena acogida, pero no quiere caminar más

Más allá de lo que usted o yo pensemos de estos señores, al César lo que es del César, como formato para televisión "Conquistando la Cima" está muy bien logrado, con un hilo conductor que te conecta con la experiencia humana vivida por ellos, tiene una fotografía muy buena y, lo más resaltable, que sus realizadores le dieron el mismo protagonismo a los cinco participantes, logrando en su edición, como un todo, ver ese lado de ellos que no se conoce y conectar sus vivencias-emociones de forma entretenida y perfectamente pensado con el ritmo necesario para televisión de realidad. Sí, es show para televisión, pero un show bien hecho. Felicidades a los participantes y a la producción responsable del documental. ¡Bien!

Food Truck Race Panamá

¡Buenísima! Estuvo la propuesta Food Truck Race Panamá que nos presentó Mall TV.

Si usted no lo sabe Food Truck Race Panamá es un concurso de comida urbana de muy alto nivel, presentado por el Sr. Rubén Ortega-Vieto. Ver este show era trasladarnos literal a la calle del hambre y deleitarnos de diferentes propuestas culinarias callejeras muy bien logradas por los participantes, pero sobre todo, con una producción ágil, divertida a pesar del formato y muy bien realizada por su equipo de producción.

Sus productores planificaron diferentes retos por capítulo y los "trucks" participantes –que eran muy buenos casi todos- tenían que cumplirlo para que un grupo de comensales, expertos o conocedores de gastronomía, se deleitaran, hicieran críticas y se decidiera quiénes pasaban a la siguiente fase.

Food Truck Race Panamá en su producción no tiene nada que pedirle a otros proyectos de concursos de gastronomía que tenemos en televisión local porque se cuidó, a pesar de su diferente formato, todos los detalles que iban desde muy buena dirección, correcta iluminación, buen audio y ritmo adecuado para que este concepto no fuera plano y se diferenciara de los otros ya existentes. Fue un gran acierto que este show tuviese como hosts al Sr. Rubén Ortega-Vieto, porque además de que lo hizo muy bien desempeñado su rol en la propuesta, le imprimía dinamismo con mucha naturalidad, cosa que se agradece.

¿Qué no me gustó? ¡Que fue muy corto! Solo cinco episodios nos dejaron a los amantes de los concursos sobre comida "con hambre" de seguir viendo tan buen y entretenido contenido y sobre todo, tan impecablemente producido. Deben repetirlo los domingos después de la lotería o en las noches de RPC… ¡Deliciosa idea!

Yo me llamo…¿miedo?

No quería volver a escribir sobre Yo Me Llamo de pantalla 13, pero no podía dejar pasar por alto ese momento "incómodo a cuadro" en que los 4 jurados tenían que hacerle una crítica al participante que imitaba a Luis Miguel. Se vio mal, se vio forzado, inclusive, con pesar de espero no sea miedo criticar en negativo a su colega de escenario de otros proyectos. Esto es muy sencillo, su actuación fue mala. Punto.

Un jurado en este tipo de formatos debe tener la capacidad de separar sus emociones y relaciones personales a la hora de hacer la crítica, sea quien sea el talento criticado y más si es amigo del medio. Precisamente por credibilidad y ser amigo del medio, deben tragarse sentimientos, criticar con el cerebro y no con el corazón. La comunicación corporal de los cuatro fue terrible y envió pésimo mensaje de ellos como críticos "justos". Si lo que querían es que los criticones de oficio del Sr. Bordanea tuvieran de qué hablar, lo lograron. Le dieron con qué. Mal mensaje.


Más allá de lo que usted o yo pensemos de estos señores, al César lo que es del César, como formato para televisión "Conquistando la Cima" está muy bien logrado...
En Panamá ediciones de Vive La Música, en sus primeros años, generaron mucho ruido por la novedad.

Lo que yo pago hoy por Vive la Música

ETIQUETAS:
- - - - - - -
Por:
El titín -
[email protected] | @DiaaDiaPA |
Martes 28 de mayo de 2019 12:00 AM

Vive La Música es el show estelar de concurso musical de pantalla TVN. Es un producto que regresa a esa casa televisiva después de unos años fuera del aire.

Si por esa remota idea usted no lo ha visto y no sabe de qué le escribo, se lo resumo. Vive La Música es un show como muchos otros donde jóvenes intentan demostrar su talento vocal, un cuerpo de críticos desempeñando diferentes "personajes" los critican-califican y al final hay un premio en efectivo que casi siempre viene acompañado de un carro.

Este tipo de formatos los hay desde hace años por todo el mundo, pero de los más exitosos en idioma español, está "Operación Triunfo", de España, que fue un fenómeno sin precedentes en la historia de la televisión de ese país y de donde salieron cantantes de mucho éxito como David Bisbal o Chenoa, por mencionarle a algunos.

En Panamá ediciones de Vive La Música, en sus primeros años, generaron mucho ruido por la novedad y por ciertas unidades que rompieron patrones como lo fue Brenda Lau, por ejemplo. Hasta hoy, aunque algunos de sus ex participantes se han dedicado a la música en sus diferentes formas con profesionalismo y éxito en donde se desarrollaron, ninguno se ha convertido –como TVN nos y les prometía- en la gran estrella de la música. Aunque moleste, esa es una realidad. Punto. Del show no ha salido la gran estrella musical que el país idolatre y que le compre los boletos para llenarle, mínimamente, el gimnasio Yuyin Luzcando. Para muchos, Vive La Música es un show entrañable, yo le añadiría un producto sano, familiar y que le ha servido de vitrina a muchos para darse a conocer en la llamada "farándula" local.

Mire: Stallone será principal atractivo de festival en República Dominicana en 2020

Personalmente como crítico esperaba un regreso que nos dejara con la boca abierta. Esperaba un formato modernizado. Un casting donde no hubiese duda que sobraba talento y un trabajo de refrescamiento del formato para televisión en todos los sentidos y no, no fue así.

La diferencia entre Vive La Música de antes y de ahora es casi ninguna. Nueva forma de calificación, nuevos jurados en su mayoría y más nada. Lo demás, igual que antes.

Basado en su metodología de calificación, haré yo lo mismo con esta producción y les pondré precio a varios aspectos del show y lo que pagaría por ello en mi forma de crítica.

Producción visual: B/.90.00

– Muy buena producción visual. Sus encargados procuraron que visualmente se viera moderna y ágil. Buena dirección de cámaras y post producción adecuada al show. Escenografía moderna, aunque con evidentes reciclajes. Jugaron bien con la tecnología.

Casting – Participantes: B/.87.00

– Aunque hay buenas voces, basado en su primer show en directo la semana pasada, no hay un solo participante que sea la "gran voz". Ojalá se logre con el trabajo de los maestros desarrollar y sacarles lo mejor a los participantes y ayudarles realmente a cumplir sus sueños. Creo que en las audiencias se quedaron por fuera algunas voces mucho mejores que varios de los actuales participantes.

Presentadora: B/.90.00

– Es indudable que a la Sra. Gaby Garrido las cámaras la aman. Su manejo fue correcto y su empatía con los participantes la necesaria para este tipo de formatos. Supo conectar con ellos, aunque con las audiencias y la coordinación del show en algunos momentos se proyectó desconectada y con falta de energía. Ella es buena para esto y tiene con qué dar más.

No se pierda: ¡Ayyy nooo! Le dan duro a Kathy Amores por hablar con acento español

Co-Presentador: B/.80.00

– El Sr. Arian Abadi tiene todo el talento para ser una de las nuevas promesas del entretenimiento local. Buena y fresca selección de co-hosts. Sugiero bajarle dos rayitas al "figureo" y controlar esa energía para que en sus apariciones sobresalga por su talento y conexión con participantes y audiencias, y no por querer ser más show que el show. ¡Cuidado! Un poquito de Ctrl le ayudará a sobresalir más por talentoso no por figuretero. También tiene con qué.

Jurados: B/.89.00

– Siempre he sido muy crítico de los jurados en este tipo de formatos, sin embargo, a diferencia de otros shows de TVN donde gente sin experiencia ni talento en lo que califican servían de críticos, en esta edición de Vive La Música la producción procuró buscar no solo jurados nuevos en un 75%, también que tuvieran conocimiento en lo que califican. Nadie duda, por ejemplo del talento del Sr. Roberto Delgado o de la experiencia de la Sra. Lena Burke, además, de los años en el mundo del entretenimiento de la Sra. Paulette Thomas y el Sr. Rodney Clark. Pago B/.89.00 porque con sus experiencias esperé más en sus críticas. Planteamientos más profesionales dentro de su expertise en la industria. Eso es fundamental para que el show genere más que ver a gente cantar y a otros criticar.

Hasta ahora por "todo" el show pago: B/.75.00

La diferencia entre Vive La Música de antes y de ahora es casi ninguna. Nueva forma de calificación, nuevos jurados en su mayoría y más nada. Lo demás, igual que antes.

El buen moderador no emite opiniones políticas disfrazadas dizque de análisis o de opinión periodística de contexto.

Órdenes al Presidente

ETIQUETAS:
- - - - -
Por:
Redacción / @diaadiapa -
[email protected] | @DiaaDiaPa |
Jueves 23 de mayo de 2019 12:00 AM

Desde hace mucho dejé de ver como obligación de crítico de televisión los shows de opinión, sí, opinión, porque de análisis no tienen nada, que presentan TVN, Telemetro, RPC y Nex.

Los dejé de ver, primero, porque los encargados de estos espacios invitan a un montón de gente que tiene cero credibilidad para criticar a otros, ya sea por sus turbios pasados, por defender gestiones indefendibles o por sus pésimas ejecutorias cuando fueron funcionarios.

Lee también: Gael García presenta 'Chicuarotes' en el Festival de Canes

También había dejado de sintonizarlos – no así de grabarlos para revisarlos – porque sus productores o n casi siempre, invitan a ex funcionarios que cuando estuvieron en los cargos no hicieron nada, absolutamente nada, y ahora fuera de ellos son expertos en todo y tienen la solución de todos los problemas del país. ¡Sinverguenzas! Si son ex ministros "ahora" sí tienen la solución a todos los problemas. Si son ex diputados, "ahora" sí saben cómo tener una Asamblea Nacional decente y, sin son de llamados sociedad civil, en menos de lo que dura un parpadeo, los vemos coqueteando con alguna de las agrupaciones políticas o gobierno. ¿Entonces qué credibilidad tienen?

Mira también: Declaran heredero universal a hijo mayor de Juan Gabriel y cierran demandas

Otro de los motivos por lo que había dejado de sintonizarlos, es porque sus moderadores, en la mayoría de los casos no solo se sienten dueños de la verdad, sino que quieren ser más importantes que los invitados o peor aún, más importantes que el tema que se está tratando. Los moderadores o presentadores perdieron la perspectiva de su función en este tipo de formatos y parece que sus productores también lo desconocen al igual que la función de cada talento en ellos.

Un show de análisis, cosa que no son ninguno de los que tenemos al aire, ¡ninguno! entre sus características no negociables está el que el moderador, modera. Punto. Ese papel de "moderador profesional" es súper importante porque dirige la mesa, controla los tiempos para que sea justo para todos los invitados, logra que no se pierda el control, trabaja por una mesa y contenido balanceado, pero nunca incita a una opinión. No suelta frases cizañeras, como pasa con todos los que aquí moderan. El buen moderador no emite opiniones políticas disfrazadas dizque de análisis o de opinión periodística de contexto. No hay un solo moderador hoy, ni uno solo, que esté haciendo un trabajo realmente profesional y es una pena.

Es una pena porque estamos ante talentos que están incitando a opiniones a favor o en contra de un hecho y eso es deleznable. Es deleznable porque engañan a las audiencias al venderle un espacio de análisis del acontecer nacional e internacional y quedan en espacios de egolatría a ellos mismos. Donde ellos se creen el centro de atención y juegan a ser dueños de la verdad o jueces.

Y en eso de creerse jueces, por ejemplo, el domingo me senté a sintonizar los shows matutinos de seudo análisis y quedé patidifuso al ver cómo los invitados de estos espacios –sin humildad alguna- daban órdenes al mandatario electo. No hacían análisis, no daban una opinión, ¡daban órdenes!

"El Presidente Electo 'tiene' que hacer tal cosa". "Nito Cortizo 'tiene' que hacer lo otro". "Cortizo 'tiene' tomar tal decisión". "Varela 'tiene' que hacer tal cosa". "Varela 'no puede' hacer tal cosa". Para ellos, las palabras "sugiero", "recomiendo", "propongo", "invito", no existen en su léxico. Son tan soberbios –porque los moderadores se lo permiten- que creen que un mandatario "tiene" que hacer lo que ellos digan, lo que ellos crean, porque ellos sí saben, ellos son los dueños de la verdad y peor aún, se toman el derecho de hablar en nombre de "todos los panameños". ¿Quiénes se creen? ¿Quién les dijo que el Presidente actual o el entrante "tiene" que hacer lo que ellos dicen? ¿Dar órdenes es su máxima capacidad de análisis? ¿Y el papel de los moderadores dónde queda que no les cuestionan nada? ¿O es que son espacios para ir a golpear pero no ser golpeado?

Lo siento, pero la función de los espacios de análisis en televisión ni se están cumpliendo y por lo que veo, están bien lejos de hacerlo. Súmele que se han convertido espacios sin formato, con producción plana, muchas veces repetitivo y sin dejar nada al análisis de sus audiencias. Reitero, son espacios de egolatría, de ir a tirar excremento contra quiénes los moderadores, presentadores o dueño del espacio permita, de intentar lavarse y lavarle la cara a gente sin moral alguna y a creerse con el poder de darle órdenes a las autoridades y hablar por todos los panameños. Ubíquense, a dar órdenes a su casa. ¡Ninguno se salva!


Un show de análisis, cosa que no son ninguno de los que tenemos al aire, ¡ninguno! entre sus características no negociables está el que el moderador, modera.
Sus encargados querían vendernos una pantalla irreverente que apelara a esa generación que consume contenido por medio de otras plataformas.

¡Oye tú!

ETIQUETAS:
- - - - - - -
Por:
El Titín -
[email protected] | @DiaaDiaPA |
Jueves 16 de mayo de 2019 12:00 AM

Como publiqué el martes, hoy mi crítica va dirigida al menor de los canales de Corporación Medcom y su aniversario #2.

Aunque ellos no lo admitan, el canal 'OyeTv' en su primer año fue un desastre. Poca audiencia, una estrategia de contenidos poco definida y un impacto como nueva propuesta televisiva que no asustó a nadie, ni siquiera a Más23 que por formatos de shows y parrilla debió ser su competencia directa.

Fue, literal, tirar dinero a la basura porque casi ni pauta tenían. Yo lo definía como un capricho de alguien. ¡Un va porque va! Punto. Sin estudios reales de a quién iba a ser dirigido, sin una parrilla completa y armada con estrategia, sin una planificación a pesar de que varios de sus talentos sí tenían con qué hacer ruido.

No se pierda: Daddy Yankee producirá concurso en busca de nueva 'reina' de la música latina

Sus encargados querían vendernos una pantalla irreverente que apelara a esa generación que consume contenido por medio de otras plataformas.

Lo cierto es que su primer año pasó, con mucha pena y nada de gloria. Recuerdo, inclusive, que en los 'Titin Awards a lo mejor y lo peor de la televisión" les otorgué el premio a "la pantalla que nadie ve" –y en el DIAaDIA lo pusieron en portada- y eso, obviamente fue suficiente para que, sumado a mis críticas sobre sus programas, en esa pantalla varias de sus caras y ex caras me descalificaran, cosa normal en esta industria de egos.

Al ver que su estrategia no funcionaba ni en audiencia, ni en programación ni en pautas comerciales, sus encargados hicieron ajustes que fueron desde el cambio de la cabeza responsable de esta pantalla, hasta movimientos de sus figuras y parrilla.

¿Les resultó?, no lo sé, lo cierto es hoy en esa pantalla aunque con programación muy parecida a su primer año, sí se ven a cuadro los reajustes efectuados y para bien, algunos. Otros, la debilitaron.

En OyeTV, aunque sus competidores los subestimen, hoy que cumplen dos años y casi con todos sus talentos iniciales, tienen a ciertas caras que sí le suman a esa pantalla, a su identidad y que le dan fuerza como lo son las señoras Patty Castillo, Mónica Díaz y Yosibel Sánchez que han construido, con sus formas, personajes para la marca "Oye", aunque hayan paseado por varios canales y sí, sean reciclajes.

Y es que así es la televisión local. Un constante reciclar, pero también un espacio para construir personajes que van desde los más sarcásticos; con exquisito y correcto manejo del humor negro como lo son la pareja Díaz-Sánchez en "La Mordida" que son una bomba juntas, pasando por la Sra. Castillo y su alocado estilo de conducir Dizque Late Night o terminando con Estefi Varela y su estrambótico color de cabello que pocos se atreverían a utilizar en televisión. Estos tres estilos no los tienen ninguno de los talentos del resto de las pantallas. Eso, es una de las fortalezas de Oye.

Esta pantalla en sus dos años comprendió que no podían quedarse solo con los mismos shows con los que iniciaron y a su parrilla le incluyeron shows de cocina, de moda, realitys, de debates, entre otros formatos que enriquecieron la propuesta y sí, también ampliaron su público.

Mire: ¡Pa' que sepan! Israel Duffus sí estuvo en el nacimiento de Daniela

¿Dónde está su error? En no respetar los hábitos de consumo de su naciente audiencia. En no permitirles crear la relación audiencia-horarios, la relación audiencia-shows, la relación audiencia-talentos. ¡Esa relación no se construye en un año nada más! La relación audiencia-marca es de conquista diaria. De romance diario. De coqueteo diario. Cuando se está creando una relación de una nueva pantalla con la audiencia, cuando se está creando identidad a una marca, no se hacen tantos cambios en horarios de sus programas emblemáticos o el cambio de diario a semana de otros. Eso ni es estratégico ni ayuda a hacer ruido frente a otros actores de la industria si fortalece y sí todo lo contrario.

Ver televisión, seas joven o muy mayor, es de hábitos y esos hábitos se respetan y aunque digan lo contrario, no hay forma, por ejemplo, de que Dizque Late Night genere recordación e impacto ahora cuando entre emisión y repetición no queda claro qué día es el show realmente. Lo normal es ir de semana a diario, no de diario a semana. ¿Me explico? Y puede que este show guste o no, lo cierto es que sí es importante para pantalla 7, tan importante como su hosts y eso se tiene que cuidar.

A los responsables de OyeTV les corresponde en estos dos años, seguir construyendo marca. Seguir creando los espacios de producción nacional que les de la base sólida para no centrar su marca solo en un prime time tan competitivo en contenido variado, Ojalá comprendan que los hábitos de consumo se respetan, que talentos emblemáticos y shows se cuidan y a los nuevos, que no se la crean tanto que apenas están en pañales en esta industria donde cualquiera, literal, se cree WOW.

Esta pantalla en sus dos años comprendió que no podían quedarse solo con los mismos shows con los que iniciaron y a su parrilla le incluyeron shows de cocina, de moda, realitys, de debates...

Los conocedores de formatos televisivos lo saben, aunque no lo admitan. Ají es el único show de las mañanas que realmente entra del formato revista.

Los aniversarios

ETIQUETAS:
- - - - - - - -
Por:
Redacción / @diaadiapa -
[email protected] | @DiaaDiaPa |
Martes 14 de mayo de 2019 12:00 AM

La semana pasada debió ser de fiesta para la televisión porque varios proyectos estaban de aniversario, pero las coberturas por los acontecimientos políticos pre y post elecciones impidieron que les escribiera sobre ellos por lo que hoy mi crítica va a los aniversarios de dos shows y una pantalla. Lo haré por orden de antigüedad…al aire.

Lee también: Jenia Nenzen se luce en la alfombra roja de los Premios Platino en México

Ají, de Nex

Los conocedores de los formatos televisivos lo saben, aunque no lo admitan. Ají es el único show de las mañanas que realmente entra del formato revista, todos los demás que por ahí existen no entran dentro de este formato. Este equipo, hoy integrado por las señoras Erika Nota, Marcela Barnes, Jovana Michel Quintero y el Sr. Amael Candanedo cumplen cuatro años de transmisión ininterrumpida y yo lo celebro.

Sí, lo celebro porque la producción de este equipo no ha defraudado su ADN. No ha defraudado su identidad como formato y, a pesar de los cambios de talentos por los que han pasado, siguen siendo una propuesta sólida. Una propuesta que al sintonizarlos hay un absoluto respeto al formato original, a la identidad del show desde el día uno y, sobre todo, a esa audiencia cautiva y ávida de recibir información que les sume.

Mira también: Daddy Yankee será productor ejecutivo del concurso de Univision

Ellos, inteligentemente han dejado que sus competidores de franjas se concentren en la diversión, en los juegos, en los musicales y en el entretenimiento y se han quedado como los únicos con el formato de revista informativa sin dejar de ser entretenidos.

Eso para mí tiene muchísimo valor porque bien podrían sus presentadores ponerse a cuadro a hacer payasadas o ruidos comunicacionales para generar que su nombre-marca se mueve en redes, pero no. Se nota que sus productores cuidan el producto y también a sus talentos. Como debe ser.

Ají es la apuesta de producción nacional más importante de todo Nex. Punto. ¡Felicidades!

Jelou! de TVN

El morning show de las mañanas de TVN cumplió 3 años y yo también lo celebro y les voy a sustentar el por qué. Si bien es cierto que creo que Jelou! defraudó al igual que su competidor de la 12 de octubre su esencia, también creo que estos cambios han sido para bien de la propuesta y por gusto de las audiencias, aunque a mí no me guste del todo.

Al igual que otros shows, aquí también se han dado movimientos de talentos a cuadro y hoy, sin demeritar el trabajo de ninguno de los que han pasado por esa propuesta, creo tienen al mejor crew de todos sus años al aire. Por un lado tienen a un Eddy Vásquez como figura masculina principal que le da una fuerza indiscutible al show. Súmele que sí, gústele a quien le guste, es un talento que genera mucha empatía y al no ser un modelito musculoso sacado de un gimnasio, conecta mucho más con las audiencias que sintonizan televisión a esa hora. El señor Vásquez es como la mayoría de los panameños: alegre, sencillo, desordenado cuando hay que serlo y al llevarlo a pantalla logra un clic.

Sus co-hosts Nathalia González, Alexa Chacón y su nueva integrante Roseta Bordanea, cumplen con las características de "personajes" cuando se arman este tipo de shows y que uno como audiencia debe encontrar al sintonizarlos. Una madre de familia, una fashionista y otra joven profesional que juntas son divertidas, transmiten química entre ellas y se saben divertir haciendo televisión, adicional cuentan con un chef carismático y especialistas que se han acoplado bastante bien a los cambios. ¡Felicidades a todo el equipo!

OyeTV

La pantalla menor de Medcom cumple dos años y parece que alguien comprendió que debía hacer cambios radicales y al aire se han visto, algunos en positivo y otros en negativo. Creo que han cometido errores garrafales como pautar a la Sra. Patty Castillo una vez a la semana después de tenerla a diario. Eso le restó personalidad a la marca "Oye" porque la Sra. Castillo es una de las caras más fuertes de esa pantalla y en televisión tu no debilitas a una cara fuerte, tú la fortaleces. Otro error, que su propuesta de chismes, "La Mordida", siendo la única al aire de toda la televisión en este momento, sea grabado, no solo porque al aire se nota, también porque salen desactualizados y en un mundo de inmediatez informativa esto es un gravísimo y tonto error. Lo bueno. Los estrategas de "OyeTv" fortalecieron su franja con espacios arriesgados para su target, pero atinados como son los especiales sobre temas tan delicados como la depresión o las violaciones y aquí hago un alto porque en la irreverencia que es el ADN de esa pantalla, supuestamente para un público joven, están pautando contenido que es importante precisamente que esos jóvenes manejen. Sus campañas institucionales, de temas para algunos tabúes, las logran muy bien y hacen que una pantalla algo irreverente sea mucho más interesante.

De todos los aciertos y errores que están pasando en OyeTV les escribo en la columna del jueves, por ahora ¡Felicidades por su 2do. Aniversario!


Ají es la apuesta de producción nacional más importante de todo Nex. Punto. ¡Felicidades!
Ojalá que así como con las elecciones viene una renovación de autoridades, los reporteros renueven a sus entrevistados también.

E-lecciones 2

ETIQUETAS:
- - - -
Por:
El titín -
[email protected] | DiaadiaPA |
Jueves 09 de mayo de 2019 12:00 AM

Ya pasaron las elecciones, pero inició la coquetería de los ganadores con algunos comunicadores de las televisoras dizque influyentes, pero también de periodistas de diferentes medios con algunos posibles funcionarios de altos mandos del nuevo gobierno para que les consideren para su oficina de relaciones públicas como sus jefes de prensa. Esto no es nuevo. Pasó en los gobiernos de Pérez Balladares, Moscoso, Torrijos, Martinelli y Varela. Desde hace mucho, cada 5 años, se activan las versiones periodísticas de "pollitos y pollitas en fuga" para pasar a la acera de los funcionarios de comunicación del Estado. Esto, en un país donde cada vez hay menos oportunidad en los medios, se comprende. Lo asqueroso es que, en los dos meses de campaña que culminaron el domingo, algunos comunicadores, sin asco alguno, hayan hecho campaña por ellos mismos usando sus espacios en radio, televisión y prensa escrita. Prepárese para ver cómo se mueven de un lado a otro unas semanas antes de toma de posesión. Literales Saltamontes. ¿Y la credibilidad pa' cuándo?

Otro aspecto que ha quedado en evidencia en estas elecciones es la "expertise en todo" de ciertos comentaristas de televisión, periodistas y hasta presentadores de entretenimiento que parece saben tanto de política y de cómo resolver las necesidades de este país, que post elecciones no solo quieren decirle al mandatario electo qué hay que hacer, cómo hay que hacerlo y hasta lo regañan en televisión nacional. Sí, aquí los presentadores, sobre todo los de los noticiarios matutinos de televisión y radio, regañan a las autoridades, indirectamente les faltan el respeto o, peor aún, en nombre de la libertad de expresión o el periodismo y sin disimulo, los ofenden con visceralidad. Sería bueno verlos un minuto en un cargo público y ver si lo que tanto cacarean y piden a los demás, lo ponen en práctica ellos. El periodismo es el vigilante de la cosa pública y él cuenta las historias que pueden interesarle a las mayorías… no a los intereses personales. ¿Comprenden eso?

Mire: Almodóvar confiesa que intentaron abusar de él en su colegio de curas

En ese comprender, esto va directo y sin escala a los productores de noticias y encargados de contenidos informativos de Telemetro, TVN y Nex. ¿En qué escuela estudiaron periodismo para reportarla? ¿En qué escuela de periodismo no les enseñaron la diferencia entre un politólogo –que es la persona que estudió politología- y un opinador de paja? ¿En qué escuela de periodismo no les enseñaron la diferencia entre un analista político y un o una equis que se creen que con alaridos o por alzar más la voz es analista del acontecer nacional? De verdad, es abominable mucho de lo que presentaron y presentan como expertos en análisis político. No hay que ser experto en nada para percatarse de que la mayoría de las opiniones son sesgadas y con el hígado a favor o en contra de alguien. Eso, lo puedo hacer hasta yo que no sé nada de nada y soy experto en nada. ¡Renueven!

Ojalá que así como con las elecciones viene una renovación de autoridades, los reporteros renueven a sus entrevistados también. Estoy por pensar que o son muy vagos o que nadie los supervisa -por no pensar algo peor- porque no puede ser que sean siempre o exfuncionarios o los mismos abogados o los mismos seudo expertos a los que se recurran para ciertos temas. No hay necesidad ni de monitorear los canales porque siempre son los mismos que desfilan cual Miss o Mr. por todas las pantallas. Pan de lo mismo. ¡Actualicen sus agendas de fuentes, busquen a otros expertos, salgan a reportear de verdad! ¡Va-go!

No se pierda: Atacan a Kathy por no mostrar la cara de su bebé... comparada con la duquesa

Por último, para cerrar mis columnas sobre y por elecciones, yo he aplaudido en varias de mis publicaciones el trabajo serio y profesional que hace César Camaño, uno de los periodistas jóvenes de Telemetro. Con él y sus reportajes admito que he aprendido mucho sobre tecnología, pero ayer mientras monitoreaba Calle 7 lo vi ahí jugando a hacer entrevistas a los participantes de ese game show que por elecciones tienen una dinámica dizque de ser candidatos a cargos de elección popular. Esto es sencillo. ¿O quién está a cargo de talentos de Telemetro no está haciendo su trabajo o no hay control-cuidado en Telemetro Reporta de sus caras de noticias? Calle 7 de serio no tiene nada y unas elecciones de juego, tampoco. Que se haga dinámicas con los talentos de este game show está OK, pero un periodista "serio" que quiere hacer un nombre "serio", no participa en Calle 7. Punto. ¿Alguien por la 12 de octubre puede comprender que los reporteros, los anchors y talentos del área de información no pueden ser parte de juegos de entretenimiento? No quiero pensar que el Sr. Camaño se mareó en un ladrillo con eso de salir en televisión y ya se cree famoso. Es muy joven, aún en pañales construyendo una carrera que le debe dar credibilidad y nombre con el tiempo, si la lleva bien. No la dañe por figurar. Ubíquese en sus espacios a cuadro. Y ustedes, Producción de Telemetro Reporta ¿Esto qué es? ¿Y la credibilidad de sus caras? Se salvan que no son los tiempos de Catya Vargas. Ya lo tuvieran castigado y los memos-puteos llegándole. ¡Se salvan!

El periodismo es el vigilante de la cosa pública y él cuenta las historias que pueden interesarle a las mayorías? no a los intereses personales.

Páginas