Buscan opción para la salida de familias de área minera en La Chorrera

01/5/18 - 02:15 PM / Tierra Adentro

Pese al riesgo de vivir dentro de un área para la explotación de minerales no metálicos (piedra), un grupo de familias chorreranas insiste en no abandonar el predio por carecer de los recursos y de otro sitio a donde mudarse.

 

Se trata del área de 529.5 hectáreas dividida en dos zonas dadas en concesión por el Estado a la empresa Cantera El Coco.

 

Una de las zonas comprende 271.2 hectáreas dentro del Corregimiento de El Coco y la segunda de 258.3 hectáreas entre los corregimientos de Guadalupe y El Coco.

 

LEA TAMBIÉN: Joven abogado excursionaba en Los Cangilones de Gualaca y se ahoga

 

Durante una reunión entre autoridades locales de La Chorrera, las familias y representantes de la empresa Cantera El Coco, se discutieron varias opciones distintas al desalojo forzado.

 

Rubén Mendoza, gerente de la mina, enfatizó que las familias no pueden permanecer dentro del predio de la cantera, no solo por el riesgo que enfrentan sino también por estar dentro de un área concesionada por el Estado.

 

En el 2008 un grupo de familias que vivían dentro del predio de la cantera fueron trasladadas al sector de Potrero Grande, aunque luego retornaron al sitio, alegando que el área hacia donde fueron trasladadas no contaba con servicios básicos.

 

LEA TAMBIÉN Encuentran cadáver de taxista sumergido en el río Caimito

 

Durante la reunión las partes acordaron verificar en el terreno, cuántas familias están ocupando terrenos dentro del área de concesión para proceder a su reubicación en un predio disponible.

 

Aquellas familias que estén habitando fuera de los linderos de la cantera, podrán proceder a la legalización del predio.En total son 50 las familias cuyo estatus deberá ser definido.

 

El director provincial del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (MIviot), Diquis Campos, dijo que luego de que las familias legalicen la tenencia de los terrenos, podrán solicitar ayuda a través del programa Techos de Esperanza.

 

Aún cuando las familias aceptaron esta propuesta, indicaron que dentro de las tierras que han ocupado por años, han desarrollado parcelas de cultivos, algunos para subsistencia.

 

Las familias que ocupan los terrenos de la cantera son en su mayoría indígenas que han migrado de las zonas comarcales del país, buscando mejores oportunidades de vida.