De los 50 privados de libertad, que 35 recibieron su bachilleraro en humanidades y 15 en básica general.
Existe un convenio para dar acceso a al educación a los privados de libertad.
Existe un convenio para dar acceso a al educación a los privados de libertad.
ETIQUETAS:
Por: Diómedes Sánchez S.
Colón | @diadiapa
Sábado 23 de diciembre de 2017 03:00 PM

Un grupo de 50 privados de libertad del Complejo penitenciario Nueva Esperanza en la provincia de Colón, se graduaron como bachilleres en humanidades y básica general, como ejemplo de superación, aunque se esté detenido.

Una de las graduandas es la privada de libertad,  Maritza Llovell, primer puesto de honor,  quien manifestó que es gratificante graduarse con la finalidad de ser una nueva persona, pues “el camino fue arduo y difícil… ayudé a algunas de mis compañeras para que también alcanzarán esta meta”, indicó.

La emotividad también la vivieron los familiares, como es el caso de Ziomara De Mailyn, madre del privado de libertad Alfredo Mailyn, quien expresó sentirse orgullosa y feliz de esta graduación, porque a pesar que su hijo este detenido, ha visto el cambio de conducta y ahora con el título, pasa a otro nivel.

Asimismo Ramiro Peralta, director del penal de Nueva Esperanza informó que esta graduación se logró, por el interés y la coordinación, entre el Sistema penitenciario y el Ministerio de Educación.

Detalló que de los 50 privados de libertad, que 35 recibieron su bachilleraro en humanidades y 15 en básica general.

Dijo que estas actividades educativas al culminar un proceso en sus estudios y que las personas privadas de libertad, sepan que a pesar de las adversidades y obstáculos se pueden lograr los objetivos para tener las herramientas necesarias y al recuperar su libertad puedan hacerle frente a la vida.

Por su parte, la profesora Vilma Campbell, directora de la Escuela nocturna oficial de Colón, manifestó que desde el 2006 el MEDUCA y el Ministerio de Gobierno, a través del Sistema penal, trabajan bajo un convenio para darles la oportunidad a las personas privadas de libertad a que tengan acceso a la educación por lo que están agradecida de poder servir a la comunidad.

Graduaciones similares se desarrollaron en los penales de Llano Marín, Los Algarrobos y Guararé.  

No dejes de leer