Por:
|
Miércoles 07 de febrero de 2018 12:00 AM

Advertencia: Si usted no tiene la capacidad de comprender, no siga leyendo. Si usted no tiene la capacidad de análisis, no siga leyendo. Si usted es un hipócrita de esos que abundan, no siga leyendo. Si usted es de los que no tienen la capacidad de leer con la mente y sí con el corazón o hígado, no me siga leyendo porque esta columna no le va a gustar.

Y es que el lunes quedó, nuevamente al descubierto, el cómo los medios y algunos talentos de la industria televisiva practican la doble moral y la selectividad de la información. En otras palabras, la manipulan a sus intereses o censuran a sus intereses contenido informativo.

Los hechos. Según los informes publicados por algunos medios impresos, las cosas fueron así. En un operativo retén detienen a una expresentadora de televisión porque en su carro encontraron, cuatro cigarrillos de fabricación casera de marihuana, o sea, una sustancia ilícita. Sí, lea bien, ilícita porque gústele a quien le guste, en Panamá, legalmente, la marihuana es ilícita y poseerla, independientemente de la cantidad, es un delito. Punto. Para más referencia lean los títulos -del Código Penal- relacionados con drogas que están en el capítulo V denominado delitos relaciones con drogas, bajo el título noveno, delitos contra la seguridad colectiva.

¿Qué pasa? Que a diferencia de otros casos, con personalidades conocidas del país involucradas en hechos, también ilícitos, la mayoría de los medios hicieron mutis, no tocaron el tema, protegieron al talento del escrutinio público, pasaron agachados y eso no se vale porque si vamos a respetar la imagen de alguien, vamos a respetar la de todos por igual, de lo contrario, eso es manipulación de la información.

No hay que ser abogado para saber que las televisoras son expertas violando derechos de quienes ellos desean violar, pero en este caso, como era una figura, casi amiga de todos de los que bien algunos llaman la "farsan-dula" local, prefirieron callar y no precisamente porque estuvieran respetando la presunción de inocencia. ¡No!

Fue tan burdo lo que pasó y evidente la censura, autocensura o amiguismo de los medios y talentos a cuadro que ni siquiera en las redes sociales de Suelta El Wichi de TVN ni de La Mordida de OyeTV, que se especializan precisamente en chismes que involucren dizque a la farándula local, el tema fue abordado. ¡Ni en sus redes sociales!

Y no se equivoque, no estoy apelando a la destrucción de la Sra. Carolina Fábrega ni a que la crucifiquemos como se ha hecho con otros casos, porque ella sabe bien, que si hay al guien que siempre aplaudió en este espacio su trabajo en televisión, ese fui yo. Yo no soy quién para juzgar ni a ella ni a nadie. Lo que estoy pidiendo es que dejen de ser tan cabronamente selectivos. Que así como se cuidó a la Sra. Fábrega, se haga igual con otro montón de panameños que han pasado por circunstancias similares, y los medios, sean personas conocidas o no, los han vilipendiando a diestra y siniestra sin importarles con ellos ni con sus familias, ya sea en noticiarios o shows de chismes.

Hace menos de un mes, lea bien, ¡menos de un mes!, los shows Suelta El Wichi y La Mordida, el informativo estelar de Telemetro y hasta el show matutino Tu Mañana hicieron "la fiesta del morbo" con el tema de una paternidad. Fue montón de tiempo aire acabando directa e indirectamente con el nombre de dos concursantes de los games shows vespertinos, pero con el caso de la Sra. Fábrega fueron ciegos, sordos y mudos. ¡Shakira les hace los mandados! De una información de la vida privada como un embarazo y una paternidad hicieron shows públicos y de un hecho público, eso sí quisieron manejarlo como privado. ¡Qué selectivos! ¿Por qué?

¿Quién dio la orden de que el tema no se tocara? ¿Censura? ¿Autocensura? ¿Amiguismo? Y que tampoco me vengan –ahora convenientemente- con eso de que era información privada porque desde que el Ministerio Público y el Órgano Judicial emitieron la información del resultado de la audiencia, ya era información pública.

¿Por qué el silencio de Tu Mañana? ¿Por qué el silencio de Suelta El Wichi hasta en sus redes sociales? ¿Por qué el silencio de La Mordida hasta en sus redes sociales? ¿O es que al fin, desde el lunes, las políticas de las televisoras van a ser respetar a todos por igual y no solo a los amigos de los talentos, de dueños o de shows?

Reitero, esta crítica no es contra la Sra. Carolina. Es contra la asquerosa, abominable y espantosa manera como juegan con los nombres de las personas, con la imagen de las personas, cuando no son sus amigos, cuando no son de su círculo económico, social o laboral. ¿Se imaginan si con un tema así son tan selectivos, como serán con los protagonistas de los poderes políticos y económicos del país en un año preelectoral? ¿O contra los desconocidos sin poder ni conexiones? Analice. Manejo burdo, asqueroso. Todos en modo: con Carolina no.