ETIQUETAS:
Por:
Redacción -
[email protected] | @DiaaDiaPa |
Viernes 04 de mayo de 2018 12:00 AM

Voto 2019...¿Quién copia a quién? Nadie se cree el cuento ese de que TVN hace algo y mágicamente coincide con Telemetro. Nadie se cree el cuento ese de que Telemetro hace algo y mágicamente coincide con TVN. ¿Quién es el sapo que filtra los proyectos de TVN a Telemetro? ¿Quién es el sapo que filtra los proyectos de Telemetro a TVN? Los ejecutivos de ambas pantallas ya deberían tener a sus unidades internas de inteligencia investigando quién "boicotea" los proyectos porque, una cosa es la competencia sana y dura, y otra, muy diferente, hacer televisión de reacción por lo que haga un competidor. Lo que está pasando, sea quien sea el que copie al otro es sucio, es bazofia televisiva y antiprofesional donde solo pierde la industria y la audiencia. Competir de tú a tú es maravilloso, pero sin trampas, sin copias, sin infiltrados y sin mentirle a las audiencias ni manipulando la opinión acusando al otro. Eso de que Telemetro Reporta y TVN Noticias últimamente coincidan en segmentos, coberturas y especiales no se les cree ni ellos mismos…¿Están durmiendo con el enemigo o todo está fríamente calculado para entre dos comerse el pastel?

Trapos hediondos y al sol…

No voy a gastar mucho espacio ni tinta en lo que está pasando como un todo en Suelta El Wichi. Tampoco en lo que está pasando en pantalla – sea real o estrategia- con una de sus host. Esto se resumen en una palabra: asqueroso. Fin del comunicado.

Mal sabor…

Es entendible que a los shows de competencia, algunos mal llamados reality, se les incluya algo de polémica. También es entendible que algunas polémicas pueden ser reales –u orgánicas como es el término de moda- y otras, "armadas" por la producción para generar puntos de audiencia, pero que eso pase en Top Chef Panamá, la producción nacional más limpia de toda la televisión local, es imperdonable. Tan imperdonable como que dejen un segundo de duda sobre quienes avanzan en la competencia por ser los que mejor cocinan. Que se hable y peor aún que en shows de ese canal sus productores hablen más de Top Chef por una permanencia o salida del show "dudosa" que por lo bueno y competitivo de cada uno de los participantes, es darle inicio al daño más grande que le harán a esta temporada. Top Chef Panamá de Telemetro no necesita de este tipo de ingredientes que lo único que están haciendo es dejar un mal sabor. Cuidado Charlie, cuidado Pedro, su expertise en el arte culinario no puede nunca quedar en duda.

¡No Like!...

Desde su primera emisión aplaudí el show estelar de TVN "Dale Like a Mi Baile porque lo creí innovador, pero ya está claro que no es un show de baile, tampoco de popularidad en redes sociales. De ser una buena propuesta, a medida que avanza, lamentablemente, sigue presentando inconsistencias entre producción y formato y el resultado parece un experimento que van acomodando a medida que avanzan las semanas. De repente pareciera que van entre ensayo y error improvisando a medida que les sale la bruja. Los jurados-capitanes, con toda su expertise, están dejando de dar opiniones profesionales para dar opiniones populares y los seguidores, como era de esperarse, lamentablemente, por lo desproporcionado de la selección de los participantes versus sus seguidores en redes o exposición mediática, votan –o dizque votan porque no veo a nadie certificando las votaciones- por el más popular no por el que mejor baila. ¿Dónde está el problema? En que para efectos de audiencia no han definido correctamente si el show es de los más votados o de los que mejor bailan. Que los jurados seleccionen más popularidad que baile a los únicos que están dejando mal es a ellos mismos porque uno espera que con su indudable sapiencia seleccionen y lleven a la final al que mejor baila, no al que más foca de circo parezca. Esto es como un deja-vú de Bosco Vallarino en Bailando por un Sueño, saliendo el payaso y soltando los aplausos.

¡Instamierd!...

Siempre creí que Twitter, para algunos porque no me gusta generalizar, era como una letrina gigante donde un montón de gente publicaba-echaba sus mierdas. ¡Ahora Instagram es la letrina donde montones la publican-enseñan! Hay que ser muy poco inteligente o torpe para creer que tener miles de seguidores te da estatus o te convierte en importante. Hay que ser muy estúpido para creer que tener miles de seguidores por enseñar las nalgas, tetas y músculos –o por escándalos reales o armados- te hace una figura importante en el país. El uso que algunos le están dando al Instagram, dizque personal o profesionalmente, es una porrrrrrquería que solo sirve para morbo, chismes, pereques cibernéticos y revelaciones que se mantenían en la oscuridad y se hacen públicas. Ojalá que lo negativo que ha pasado –sobran casos- y está pasando en redes con algunas "figuritas" talentos de los medios sirva para que los ejecutivos de las televisoras incluyan, mínimo, una cláusula en sus contratos que tenga que ver con comportamiento y no usen de excusa eso de que las redes sociales son personales y no tienen que ver con lo que se hace en televisión. Excusarse así, también es excremento. Los ejemplos están a la distancia de un "clic" o jalando la cadena de un inodoro.


De repente pareciera que van entre ensayo y error improvisando a medida que les sale la bruja.
No dejes de leer