Según un estudio, el aroma de los extraños aumenta los niveles de cortisol, provocando mayor ansiedad y tensión.
Foto ilustrativa
Foto ilustrativa
ETIQUETAS:
Por:
Redacción web -
[email protected] | @diaadiapa |
Viernes 26 de enero de 2018 05:00 PM
Un estudio de la Universidad de Columbia ha descubierto que el aroma de nuestra pareja o de un ser conocido y afín a nosotros puede ayudar a reducir los niveles de estrés.
 
Según las investigaciones realizadas en el proyecto, las mujeres se sienten más tranquilas tras estar expuestas al olor de su pareja masculina y por contra, sus niveles de cortisol (la hormona del estrés) aumentan al estar ante el olor de un extraño.
 
Las pruebas se han realizado con un total de 96 parejas de sexo opuesto. A los hombres se les entregó una camiseta nueva para que las impregnaran con su aroma natural durante 24 horas, sin “contaminarlas” con otros olores como colonias, cremas, tabaco o comida.
 
Estas prendas fueron posteriormente congeladas para su preservación. Las mujeres, por otra parte, fueron las encargadas de olerlas y diferenciarlas, puesto que su capacidad olfativa está más desarrollada que la de los varones.
 
Marlise Hofer, autora principal del estudio y psicóloga, asegura que "muchas personas usan la camisa de su compañero o duermen en el lado de su pareja cuando esta no está. Pero, pueden no darse cuenta por qué se involucran en estos comportamientos. Nuestros hallazgos sugieren que el aroma de un compañero solo, incluso sin su presencia física, puede ser una herramienta poderosa para ayudar a reducir el estrés".
 
El aroma de nuestra pareja, aunque no esté físicamente, relaja y disminuye los niveles de estrés.
 
Las voluntarias del experimento fueron asignadas al azar para oler estas prendas. Las camisetas podían ser totalmente nuevas, usadas por su pareja o por otro de los sujetos que se sometieron a la prueba.
 
Ver más: Miviot acuerda crear comisión para tratar inquietudes de comerciantes en Colón
 
Sin saber cuál se les había dado a cada una, pasaron por tres pruebas diferentes: una entrevista simulada, un examen matemático y una muestra de saliva para medir sus niveles de cortisol. Por último, se sometieron a un test de preguntas sobre su nivel de estrés en cada una de estas actividades.
 
Descubrieron que las mujeres que habían olido la camisa de su compañero se sentían menos estresadas, tanto antes como después de la prueba de esfuerzo. Aquellos que olieron la camisa de su pareja y también identificaron correctamente el olor también tenían niveles más bajos de cortisol, lo que sugiere que los beneficios de reducir el estrés del aroma de la pareja son más fuertes cuando las mujeres saben lo que están oliendo. Por el contrario, las mujeres que habían olido el aroma de un desconocido presentaban niveles más altos de esta hormona a lo largo de la prueba de medición de estrés.
 
Las mujeres presentan niveles más elevados de estrés cuando perciben el aroma de un extraño.
 
Con información de muyinteresante.es. 
No dejes de leer