Mohamed Salah ha regalado diversos momentos de felicidad al Liverpool inglés, deportivamente hablando, al igual que simplemente siendo humano.
ETIQUETAS:
Por:
Redacción -
[email protected] | @DiaaDiaPa |
Martes 04 de junio de 2019 12:00 AM

 

Mohamed Salah ha regalado diversos momentos de felicidad al Liverpool inglés, deportivamente hablando, al igual que simplemente siendo humano, al promover siempre la igualdad sin ocultar sus raíces musulmanas, cumpliendo con los deberes de esta religión.

 

Dicho esto, se pudiera decir, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Stanford, que el estrellato e influencia de Salah ha sido una un aporte significativo al descenso en los crímenes xenófobos y de odio hacia los inmigrantes musulmanes en Inglaterra.

 

Ala Alrababa'h, William Marble, Salma Mousa, y Alexandra Siegel, de la Universidad de Stanford, apuntan en su estudio que el descenso de los crímenes raciales en Liverpool han alcanzado el 20% desde que Salah está en el equipo, y que los tuits en contra de los inmigrantes árabes se han reducido hasta en un 50%. Evidenciando así el cambio de conducta dentro de una sociedad difícil que no veía con buenos ojos el superávit de inmigrantes.

 

VER TAMBIÉN: Penedo tras su retiro: 'Me hubiera encantado poder darles más tiempo en cancha'

 

Las cifras publicadas por la aclamada casa universitaria podrían contrastar con la realidad que le ha tocado vivir al propio Salah en diversos partidos, donde ha sido víctima del racismo.

 

En una ocasión, unos aficionados del Chelsea le faltaron el respeto al delantero cuando coreaban "Salah is a bomber" "Salah es un bombardero", haciendo alusión a los actos terroristas de la yihad islámica.


El carisma de Salah y sus habilidades podrían haber ayudado a humanizar a los musulmanes, así como a las personas que solían mostrar 'odio' hacia ellos.

Los cantos pro musulmanes que hacen referencia a Salah en cada partido los fanáticos del Liverpool también se usaron como evidencia.

'creador de la felicidad'.

26


AÑOS TIENE EL EGIPCIO.

 

No dejes de leer