Cerca de 800 personas participaron en el evento, que tuvo una duración de un cuarto de hora.
ETIQUETAS:
Por: Madrid/EFE
[email protected] | @DiaaDiaPa
Domingo 15 de julio de 2018 10:00 AM

 

El exfutbolista brasileño Ronaldino y el actor y cantante estadounidense Will Smith, este junto a Nicky Jam y la albanokosovar Era Istrefi, iluminaron la Ceremonia de Clausura del Mundial de Rusia 2018, celebrada en los prolegómenos de la gran final entre Francia y Croacia en el estadio Luzhniki de Moscú.

Con una duración de un cuarto de hora, la Ceremonia, en la que participaron cerca de 800 personas, tuvo mucho ritmo y la música fue el hilo conductor del acto.


VER TAMBIÉN: Putin entregó formalmente el relevo a Catar, la sede del Mundial de 2022


El espectáculo comenzó con una bonita combinación al ritmo de la canción "Moscú nunca duerme", se recordaron momentos destacados del torneo, a las once ciudades que han albergado los partidos de esta Copa del Mundo y a las 32 selecciones participantes.

El cantante de reggaetón Nicky Jam primero interpretó "X" y a continuación, junto a Will Smith e Istrefi, la canción oficial del Mundial, "Live It Up", producida por el afamado DJ Diplo.

Entre las canciones oficiales de los últimos Mundiales figuran figuran "Un'estate italiana", de Edoardo Bennato y Gianna Nannini, en 1990; "Gloryland", de Daryl Hall con Sounds of Blackness, en 1994; y "La Copa de la Vida" de Ricky Martin en 1998.


VER TAMBIÉN: Thibaut Courtois: 'No fue fácil jugar por la decepción del martes'


En 2002, la canción oficial fue "Boom" de Anastacia, mientras que el himno oficial vocal de Vangelis incluía elementos sonoros típicos coreanos y japoneses.

En 2006, "The Time of Our Lives" del cuarteto Il Divo fue un éxito rotundo. La canción "Waka Waka Waka (This Time for Africa)" de Shakira fue la canción oficial de Sudáfrica 2010 y "We Are One (Ole Ola)" fue la de Brasil 2014.

Gran cierre

Con la grada del Luzhniki volcada, Garifullina dio un giro de tuerca más con el inevitable "Kalinka" y la sorprendente aparición estelar de Ronaldinho, que ejerció de percursionista y tocó el atabaque en pleno furor de la grada y de ambas aficiones.

No dejes de leer