Imagínese que con el movimiento del viento las placas que cuelgan en la aureola se agitan y reflejan luz.
El escultor colombiano Armando Granja ha cuidado cada detalle de esta hermosa obra.
El escultor colombiano Armando Granja ha cuidado cada detalle de esta hermosa obra.
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @periodistagil |
Jueves 17 de enero de 2019 12:00 AM

Detrás de la custodia que portará el papa Francisco para el viacrucis en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) hay muchos significados.

Es importante saber que allí se expondrá la hostia consagrada el próximo 25 de enero ante miles de peregrinos en la Cinta Costera.

Se trata de una escultura, que mide unos tres metros de altura y está hecha de casquillos de bala.

 

Lea también: Un colchón suavecito para el papa hecho por manos panameñas

 

Plagada de muchos detalles

Se ve grande, pero se verá chica al ser montada en una tarima ante la multitud. De acuerdo con el escultor colombiano Armando Granja el objetivo era tener la mejor representación de Panamá, no solo de calidad, sino también en técnica y estética.

Es así como con el apoyo de Irene Chamorro se investigaron los valores estéticos y tradiciones del país.

Este análisis concluyó en la pollera, los tembleques y la orfebrería tradicional de la provincia de Los Santos.

 

Muy a lo panameño

Imagínese que con el movimiento del viento las placas que cuelgan en la aureola se agitan y reflejan luz.

Por otro lado, en lugar de usar piedras preciosas se optó por colocarle perlas, dando honor al Archipiélago de las Perlas.

Todos estos elementos están reflejados sin que sean tan evidentes.

 

Entérate:  La JMJ ha unido lazos de amistad en Panamá, toda una experiencia para compartir

 

Granja indicó que han sido cuatro meses de trabajo para esta pieza, pero él reconoce que pudo tomar años.

No obstante, asumió el desafío, mismo que le ha costado horas extras y hasta rebajar cuatro kilos en su cuerpo.

 

Ciudadanos respaldaron la propuesta

Curiosamente, el escultor relató que frente a este objeto sagrado [una vez sea bendecido], tuvo un gran respaldo de la ciudadanía. ¿Por qué?

Los panameños acogieron esta propuesta y desde los polígonos de tiro se donaron montones de estas piezas.

No se contabilizaron cuántos casquillos de bala fundieron, pero para Granja "es una bala menos que se va a disparar, menos luto en la familia, menos huérfanos y menos heridos. Es una obra que alivia el dolor del mundo. Ojalá sea un incentivo para que se promueva la paz. Son menos episodios de dolor".

 


Muchos desconocen del trabajos profesional de Armando Granja. Pronto hará la exposición "Memorias del silencio", que recopila su trayectoria de 40 años.
No dejes de leer