Foto ilustrativa de la queja interpuesta por la Defensoría del Pueblo.
Foto ilustrativa de la queja interpuesta por la Defensoría del Pueblo.
ETIQUETAS:
Por:
Redacción web -
[email protected] | @diaadiapa |
Martes 23 de enero de 2018 06:00 PM
El presunto acto de discriminación del que fue víctima un menor edad con discapacidad severa, junto a sus padres, activó los canales de atención de la Defensoría del Pueblo y de su titular, Alfredo Castillero Hoyos, quien manifestó que la entidad procedió a abrir una queja contra la empresa de transporte Mi Bus.
 
Durante un encuentro con el defensor del Pueblo y parte de su equipo de trabajo, los padres del menor con discapacidad presuntamente discriminado, denunciaron que la tarde del pasado domingo en la Terminal de Albrook, solicitaron al conductor de la ruta Autopista La Cabima que abriera la puerta trasera del bus la cual cuenta con una rampa de acceso para personas con discapacidad, sin embargo, el mismo se negó a hacerlo y les dijo “eso solo es para sillas de ruedas”.
 
Ver más: Lluvias afectan producción directa del poroto en Herrera 
 
Mi hijo tiene diversos tipos de discapacidad, además padece del Síndrome de West, al conductor del bus se le mostró el carné que certifica su condición de salud otorgado por la Secretaria Nacional de Discapacidad (Senadis) y solo se limitó a decir que ese carné no servía. Lo que nos hicieron me afecto demasiado”, manifestó Gladys Solís, madre del menor.
 
Por su parte, Oldemar Almengor, padre del menor afectado, manifestó que tuvo que pasar a su hijo con todo y coche por encima de la barra, por donde pasan todas las personas, “esa maniobra es peligrosa por la condición de nuestro hijo, pero no nos quedó otra opción”.
 
Víctor Martínez, abogado de los afectados, dijo que esta acción demuestra el lado inhumano de la empresa Mi Bus, “pareciera que a ellos les interesa más la plata que la parte humana del servicio que prestan, ellos se deben a los usuarios”.
 
Asimismo, denunció que una vez el conductor del MetroBus puso en conocimiento a sus superiores de lo sucedido, cerca de la parada de la Cresta, subió un supervisor y vio el coche con el menor con discapacidad y le dijo al conductor “no te preocupes, solo es un coche”, sin dirigirle palabra a los padres.
 
Ante lo expuesto, Castillero Hoyos sostuvo que esta actuación es muestra de una serie de manifestaciones discriminatorias y maltrato tanto al menor como a sus padres, “no se reconoció un documento legal como lo es el carné que otorga Senadis, aquí lo que se dio fue un trato injustificable e imperdonable”.
 
Agregó que producto de esta situación, los padres del menor a través de sus redes sociales han recibido una serie de quejas y denuncias de tratos similares por parte de la empresa Mi Bus, la cual le harán llegar a la Defensoría del Pueblo para ver en cuáles se pueden abrir quejas de oficio.
 
“Tanto el chofer como el supervisor carecen de cosas básicas que deben tener cualquier persona que presta este servicio, como lo son la empatía, la humanidad, respeto y solidaridad. No tiene justificación ante esta discriminación tan evidente hacia una persona con discapacidad, es por esto que hemos procedido como lo señala la ley, con la apertura expedita de una queja”, finalizó el Ombudsman.
 
La empresa de transporte Mi Bus compartió a través de sus redes un comunicado en el que aseguran que se encuentran investigando el caso. 
 
No dejes de leer