Todos los años para estas fechas, entre 80 a 120 mil personas, asisten a esta fiesta religiosa católica.
Portobelo.
En la iglesia se siguen las medidas de bioseguridad y el templo no puede estar lleno. Foto: Diomedes Sánchez.
ETIQUETAS:
Por:
Diomedes Sánchez S. -
[email protected] | @diaadiapa |
Domingo 18 de octubre de 2020 11:15 AM

 

Los días previos al 21 de octubre, los feligreses del Cristo Negro de Portobelo, que acuden todos los años no lo podrán hacer, debido a las restricciones que se han promulgado para evitar aglomeraciones de personas y evitar contagio por coronavirus.

 

Todos los años para estas fechas, entre 80 a 120 mil personas, asisten a esta fiesta religiosa católica a pedirle favores a la imagen y otros a agradecerles por milagros recibidos.


La iglesia católica ha informado que todas las actividades religiosas, se llevarán a cabo por las plataformas tecnológicas, para evitar las aglomeraciones.


Esto se ha sumado que para ingresar al distrito, se debe tener un certificado de residente, permiso vehícular y salvaconducto, lo que busca es que no haya aglomeraciones en Portobelo centro.

Leer también: 'Pandemials', la nueva era creada por el COVID

 

Ayuden al prójimo

Todo esto reforzado con un puesto de control en la entrada del distrito, en el corregimiento de María Chiquita.


En la iglesia donde se encuentra la imagen del Cristo Negro de Portobelo, se siguen las medidas de bioseguridad y el templo no puede estar lleno.


Se ha aconsejado a los devotos, que este año ayuden a su prójimo en medio de la pandemia que afecta el país con buenas obras.


Años anteriores, el cúmulo de personas no sólo de Colón, sino de la capital y de otras partes del país, para estos dias, abarrotaban la carretera, en su penitencia de caminar hacia la histórica población.


Para la señora Narcisa Garay de 43 años de edad, la pandemia ha afectado el desarrollo normal de las actividades de todo el mundo, y este año, considera que se debe hacer un sacrificio para que el Cristo Negro haga otro milagro, que se vaya la pandemia.


Mientras Alcides Suárez de 27 años de edad, quien ha acudido por tres años a Portobelo, piensa que hará una obra de caridad, como manda, todo bajo el sentimiento de agradecimiento, hacia la milagrosa imagen conocido como el Negro, como cariñosamente le dicen.

Leer también: Panamá acumula 124.107 casos confirmados y 2.557 muertes por el COVID-19

 

 

No dejes de leer