Cinco de ellos no son familiares, pues fueron abandonados, luego de la zafra cafetalera en la frontera con Costa Rica.
La foto principal de este reportaje es un homenaje a todos estos niños que residen en el aquel campamento y un mensaje de gratitud a sus custodios.
ETIQUETAS:
Por:
Didier Hernán Gil -
[email protected] | @periodistagil |
Miércoles 07 de octubre de 2020 10:00 PM

 

El 18 de octubre de 2019, el mayor Oriel De Gracia Barría del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) llegó al servir en Río Sereno, Chiriquí.

A las semanas de estar en esta área rural fronteriza, él recibió una nota de un grupo de estudiantes de enfermería que iban a realizar una labor social en Monte Lirio, por lo tanto, necesitaban la custodia policial en esta jornada.

También pedían apoyo para una niña de cuatro años con parálisis cerebral.

 

Son un gran equipo para todos estos niños.

 

 

Lea también: Muere el padre de 'Papa Chan' a causa del COVID-19

 

 

 

Al llegar al campamento se encontraron con que la pequeña Gilvia vivía en uno de los cuatro y estrechos cuartos. Junto a ella residían en ese pequeño espacio otros 25 niños al cuidado de dos adultos mayores. Es decir, sus abuelos Cilvia Ábrego y Domingo, quienes velan por ellos. Cinco de ellos no son familiares, pues fueron abandonados, luego de la zafra cafetalera.

 

A partir de aquella gira médica empezaron a llevarle alimentos a esta gran familia. Se percibía un alto grado de desnutrición y falta de cuidados, por ejemplo, en el aseo de estos pequeños. Fue así que empezaron a buscar ayuda en la Cruz Roja y en la Dirección de Niñez y Adolescencia del Senafront. Se les visitaba con frecuencia y le llevaban alimentos, ropas y otros servicios que necesitaban. Estos niños tenían bastante granos en la cabeza y estaban llenos de parásitos.

 

Se les da un trato noble y justo.

 

Posteriormente se hizo enlace con la fundación McCormack, que coodinó con otras dos fundaciones el suministro de leche, ropa, juguetes, calzados, vitaminas y atención médica.

Hasta Gilvia se encontraba desnutrida; además de su parálisis cerebral.

 

Quienes les conocen quedan impactados con la realidad de estos niños.

 

Más tarde sumaron a una empresa que construía la carretera en Santa Clara, que les apoyó a tirarle el piso de cemento, pues el que tenían era de tierra. Cabe señalar que todos los niños dormían en el piso. La única que descansaba sobre un viejo colchón era Gilvia, debido a su condición.

De allí en adelante hasta los comercios del área pudieron apoyarle con leche, esto con la gestión de las unidades del Senafront, incluso a inicios de la pandemia de COVID-19 en el país.

 

 

Y siguieron tocando puertas y corazones. Es así como reconocen la labor de la funcionaria del Ministerio de Desarrollo Social, María Fuentes de Montenegro, quien coordinó para que la entidad incluyera a Gilvia en el programa Ángel Guardián. También se logró beneficiar a otros pequeños.

 

Cilvia es abuela de Gilvia. Se desconoce el paradero de la madre de esta pequeña, que tiene cuatro hermanitos más en el campamento Monte Lirio. El papá de la niña fue ubicado en Darién y lo trasladaron a Río Sereno para que se hicera responsable, pues solos abuelos cuidaban de ella.

 

 

Entérate: ¡Ay padre!, piden a Delia Muñoz que se disculpe con cubanos

 

 

 


Unidades del Senafront los visitaban diariamente para que no les faltara lo básico. También conocen de ellos los bomberos de David, que en una ocasión se aliaron a la fundación Fercho para llevar alegría a estas dos docenas de niños indígenas. Tambien el Club Activo 20-30 le hicieron llegar ropa, leche y pañales desechables.

'día a día' conoció que la pequeña Gilvia no recibe terapias.

Fue una noche inolvidable

Bendiciones.  Miembros del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront), en Río Sereno, decidieron invitar para Navidad y Año Nuevo a todos los  26 niños del campamento Monte Lirio. Fue una noche tan especial, recuerda el mayor Oriel De Gracia B.., donde todos los uniformados se sumaron y les hicieron pasar una noche inolvidable, pues  eran los invitados especiales.

No dejes de leer