De acuerdo con la Iglesia católica, el sacerdote Cosca no perdido su consagración ni dignidad sacerdotal.
Padre David Cosca, amigos y seguidores oran para que todo se aclare. Foto: DD
Padre David Cosca, amigos y seguidores oran para que todo se aclare. Foto: DD
ETIQUETAS:
Por:
Redacción 'día a día' -
[email protected] | @diaadiapa |
Jueves 20 de junio de 2019 03:15 PM

 

En la tarde de hoy, el sacerdote David Cosca, párroco del Centro de la Divina Misericordia y María Rosa Mística, ubicado en Paitilla, debe participar de una audiencia de formulación de cargos en el Sistema Penal Acusatorio, en Plaza Ágora.  Fue convocado para las 4:00 p.m.

Esto como parte del proceso por la muerte de Eduardo Calderón hecho ocurrido el 7 de julio de 2018.

Hoy, el Arzobispado de Panamá emitió un comunicado donde enfatizan que  la iglesia Católica no dará declaraciones sobre este caso "no por complicidad ni encubrimiento", sino respeto al debido proceso. 

A continuación el texto completo del comunicado de prensa: 

 

Lea también: ¡Que Dios nos agarre confesa'o!, Padre David Cosca y Cuchi Cuchi van a audiencia

 

 

"La Arquidiócesis de Panamá reafirma su compromiso en buscar la verdad y en respetar los procesos judiciales, en las investigaciones en el que se menciona al sacerdote David Cosca.

A la vez deja claro que no dará declaraciones ante informaciones que no siempre se ajustan a la realidad, no por complicidad ni encubrimiento, como algunas personas han insinuado, sino por respeto al debido proceso.

En ese sentido, la Iglesia ha mantenido un sigilo en lo que respecta al proceso y considera que esto debe ser recíproco hacia las personas que han sido mencionadas en el caso.

Reiteramos que el padre David Cosca ha colaborado en toda las diligencias que se han solicitado, sin ninguna clase de resistencia.

Es importante destacar que el sacerdote no tiene ninguna clase de restricciones; porque no se ha encontrado ningún elemento vinculante con el hecho, según las investigaciones realizadas por los entes competentes.

La medida aplicada por las autoridades eclesiales de separar al sacerdote de sus responsabilidades ministeriales ha sido por prudencia, por el bienestar de la comunidad y del propio presbítero. Esto no significa de ninguna forma la pérdida de su consagración y dignidad sacerdotal".