Urgen campañas de prevención, pues en el país aumentan cada año la incidencia y la magnitud de las quemaduras.
Los niños quemados pueden quedar entre la vida y la muerte. Foto: Cortesía
Los niños quemados pueden quedar entre la vida y la muerte. Foto: Cortesía
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @YanelisDD |
Martes 04 de diciembre de 2018 03:30 PM

Con la llegada de los primeros días de diciembre hay  un sonido particular que resuena entre las veredas, casas y comunidades. Sí, es el "boom", boom", que dejan los juegos pirotécnicos, pero más que alegrar la vista estos también son causantes de graves secuelas por quemaduras en niños menores de edad.


La situación de la Sala de Quemados del Hospital del Niño José Renán Esquivel (HDN),  con la llegada de las fiestas de fin de año, aumenta su  demanda, ya que durante el mes de diciembre el número de infantes y adolescentes que ingresan con quemaduras de diferentes grados es mayor.

No solo hay quemados en diciembre 


Marvis Corro, jefa de la Sala de Quemados del HDN, indicó que la mayor cantidad de casos que se reciben están relacionados a quemaduras por escaldaduras, es decir, líquido caliente o aceite caliente.


La experta precisó que en el área rural, el mecanismo es repetitivo, las personas cocinan en el patio con ollas enormes, mientras los niños juegan alrededor y de un momento a otro estos caen dentro de las cacerolas sentados o de cabeza.


En tanto, en las zonas urbanas hay mucha población que vive en cuartos de alquiler en donde las camas están cerca de la estufa y se producen las tragedias.

 

Cifras

Datos ofrecidos por el departamento de Registros y Estadísticas de este centro pediátrico dan cuenta que entre el año 2014 y  2017 se registraron 1,722 casos de menores de edad víctimas de quemaduras, siendo las provincias de Panamá, Colón y Veraguas las que presentan mayor incidentes. 

Leer también: Frituras, muerte lenta y costosa

De estos datos,  al menos el 60% de los hechos reportados por año se refieren a niños menores a  cuatro años. Anualmente,  un promedio de 450 niños y niñas ingresan a la Sala de Quemados del

HDN.

Mientras que en  2017 se dieron 10 casos de quemados con juegos pirotécnicos.

No dejes de leer