Familiares de Yelin Barreto le contaron a la Wyznick que el agresor era su instructor en la entidad. También que el 1 de enero intentó agredirla.
Yelin Barreto fue asesinada los estacionamientos del antiguo Instituto para la Formación y Aprovechamiento de Recursos Humanos Ifarhu, ubicado en Vía España y Calle 52E, corregimiento de Bella Vista.
Yelin Barreto fue asesinada los estacionamientos del antiguo Instituto para la Formación y Aprovechamiento de Recursos Humanos Ifarhu, ubicado en Vía España y Calle 52E, corregimiento de Bella Vista.
ETIQUETAS:
Jueves 11 de enero de 2018 07:45 PM
La muerte de la agente Yelin Barreto sigue siendo de interés para los panameños, pues hay una trama que se sigue destapando, entre ellas, que ambos uniformados no mantenían una relación de pareja.
Era su instructor, no era su pareja sentimental
En este caso, la mamá  de la hoy occisa, Alicia Díaz, y la hermana de Barreto, contactaron a la  abogada Wyznick Ortega para aclarar algunos hechos que fueron reportados como reales tras el asesinato de la joven madre, quien se convirtió en la primera víctima de femicidio en Panamá  en lo que va del año. 
 
También puedes leer:  Mata a su pareja, y luego se suicida
 
Este incidente ocurrió la mañana del pasado miércoles en Bella Vista, donde el agresor resultó ser su compañero, un miembro del Sistema de Protección Institucional (SPI).  La familia de Barreto confirmó a la Wyznick que el sargento César Cañizalez era su instructor y estaba obsesionado con ella.
 
Jefes de Cañizales conocían de su problema
En un video publicado en la cuenta de Instagram de Ortega, la hermana de la occisa explica que el agresor tenía problemas psiquiátricos y la acosaba. Hecho que era del conocimiento de las autoridades a cargo de la institución donde laboraba.
 
Es por eso que Cañizalez tomaba tres medicamentos a saber:
 
Olazaprina: se usa para tratar trastornos bipolares, trastornos maniacos depresivos y otros.
 
Clozapine: Se usa para tratamiento de la esquizofrenia. 
 
Fluoxetina: Para problemas de obsesivo compulsivo pensamientos molestos que no desaparecen y la necesidad de realizar una acción una y otra vez.
 
¿Cómo es que una persona con este perfil estaba autorizado para portar armas?, cuestiona la especialista en derecho.
Muy lamentable
Para la Wyznick, al director del SPI no se le entiende lo que dice al momento de explicar los hechos y menos cuando intenta justificar la presencia de una de sus unidades con problemas psiquiátricos; ahora queda una familia destruida y dos niñas sin madre. En fin, una muerte que se pudo evitar.  
 

 

No dejes de leer