En la actualidad, los fuegos artificiales son uno de los principales motivos de consulta en los cuartos de urgencias.
Bombitas se venden como pan caliente. Foto: Roberto Barrios.
Bombitas se venden como pan caliente. Foto: Roberto Barrios.
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @b_ducreux |
Domingo 24 de diciembre de 2017 09:00 AM

 

En los últimos tres años se han incrementado las quemaduras por juegos pirotécnicos; sin embargo, las ventas de bombitas no paran.
 
Cada año durante las festividades de fin de año, los comerciantes en sitios como la Avenida B, Central y Calidonia ofertan el producto a precios alcanzables para sus compradores.
 
Emilio Rojas, vendedor en Calidonia, explicó que entre los juegos pirotécnicos más demandados por la clientela están las estrellitas, cohetes, volcán, correa de bombitas, entre otros.
 
Para evitar ser víctima de los fuegos artificiales,  Estirito De Frías, director nacional de Seguridad, Prevención e Investigación de Incendios del Benemérito Cuerpo de Bomberos de la República de Panamá, explicó que es importante tomar precauciones no solo durante fiestas de fin de año, sino siempre para evitar el incremento de menores de edad con quemaduras por artefactos pirotécnicos o accidentes caseros. Es importante que antes de manipular estos “juegos”, debemos pensar bien lo que se hace y quién lo hace. Más vale prevenir que lamentar.

Tomar precaución
En la actualidad, los fuegos artificiales son uno de los principales motivos de consulta en los cuartos de urgencias, principalmente en la población infantil; sobre todo en el mes de diciembre.
 
De acuerdo con Marvis Corro, pediatra y jefa de la Unidad de Quemados del Hospital del Niño, actualmente, son atendidos por año unos 500 casos de niños con quemaduras.
Secuelas
Hay dos mecanismos a través de los cuales estos fuegos artificiales pueden comprometer la salud de las personas:
 
La explosión del dispositivo hace que se emita una fuerza de impacto, entre el dispositivo y muchas veces las manos de quien lo enciende, debido al contacto de la pólvora con el fuego. Esto hace que dicha fuerza pueda desprender la piel, uñas, dedos e incluso la mano, dependiendo del tamaño del dispositivo y la cantidad de pólvora.
 
La quemadura provocada por el fuego del dispositivo, luego de haber sido encendido, puede ocurrir durante la explosión o posteriormente.
No dejes de leer