El pasado 11 de septiembre muchos comentaron un video que colgó Wyznick Ortega en su cuenta de Instagram.
Foto ilustrativa de   Wyznick Ortega
Foto ilustrativa de Wyznick Ortega
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @joseismael1905 |
Martes 26 de diciembre de 2017 12:00 AM

El pasado 11 de septiembre muchos comentaron un video que colgó Wyznick Ortega en su cuenta de Instagram, en el que un hombre en una camioneta le bloquea el paso y en un tono elevado, delante de un policía, le dice: "Todavía no escarmientas con lo que te pasó, te vas a morir, hijuepu..., no escarmientas, ey, mueve, dile a ese mono que se mueva".

Todo este revuelo se dio por una situación que mantenía el esposo de Ortega, Wilber Hoyos, con su expareja, pues ambos tienen una hija. Pero Wyznick no era la abogada de su actual esposo.

Lo último que habíamos sabido era que todo este proceso había terminado, pues Hoyos en una audiencia decidió hacerse a un lado y la familia de su ex se quedó con la menor, pero toda el agua que ha corrido debajo del puente, luego de tres meses, es lo que les vamos a contar hoy. Y es que la supuesta "amenaza de religión" que decía el señor Mauricio Mendoza el de la camioneta y abuelastro de la hija de Wilber no era tan de religión como se pensaba. ¿Cómo es esto?

Hablamos con Wyznick, quien nos contó que tras estas amenazas, el señor Mendoza se encuentra detenido y no por esta acción, sino por posesión ilegal de armas.

"Hay charlatanes y parece que los santos y la religión les dieron la espalda porque tú no puedes estar usando eso para estar amedrentando a la gente y menos si sabes que estás haciendo cosas ilegales. Él grabó video y me atosigó cuando todo era mentira, él tenía posesión ilícita de muchas armas y con tenencia de permisos de terceros que ahora está culpando que no le traspasaron dichas armas", narró la expresentadora.

Agregó que el día que se dio el bloqueo de su paso, el señor tenía un arma dentro del vehículo. "Viendo la delicadeza de que se hablaba de armas y que la hija de Wilber, que es la parte que detona esto, preocupada me dice: 'es que tú no sabes que él tiene muchas armas el abuelastro y te puede matar, él te quería matar, te va a matar' y ella declara eso, al declarar eso la fiscalía va a la casa y justamente donde ella reveló que estaban las armas, así fue, y se lo llevan detenido porque él no tenía permiso... Él tenía cuatro armas, de esas cuatro solo encontraron una, las otras no aparecen, y le encontraron cuatro más con permisos de otras personas, eso es mucho más peligroso, no están a nombre de él", afirmó.

Estaban en riesgo

Según Ortega, lo más grave es que tenían a la menor en riesgo y el señor Mauricio jamás debió tener tantas armas en su casa que no eran de su tenencia.

Manifestó que el individuo ya fue llevado a audiencia y no solo le imputaron cargos por posesión ilegal de armas, sino que también le legalizaron la aprehensión y medida cautelar de detención provisional. "Ellos apelaron, pero el Tribunal de Apelaciones se la negó y le dijeron: 'señor, usted representa un peligro para la sociedad, tanto para la señora Ortega como para esa niña porque usted estaba amenazando a la señora Ortega con arma de fuego y la menor lo corroboró diciendo donde estaban las armas'", detalló.

Sin mayores detalles

Contactamos a Nitzia Martínez, abuela de la pequeña, y al preguntarle sobre el caso de su esposo y esta respondió: "Se darán las declaraciones el martes hoy, luego de evaluar con los abogados. Por este momento estamos en época de Navidad, que es una época para compartir".

Luego de las declaraciones de Martínez, el mismo Wilber Hoyos comentó: "Comenzando el año voy a hablar porque eso no se puede quedar así, honestamente nosotros también como hombres somos aptos de tener a nuestros hijos con nosotros, no solo las mujeres y eso se ha comprobado legalmente y más si mi hija ha corrido todo ese riesgo en esa casa con esas armas".

 


Por el momento, una juez ordenó que la niña estuviese con su padre. En su momento, Hoyos desistió de verla, pues reveló que la familia de su ex lo estaba atormentando.
No dejes de leer