El menor de los hijos de Carlos y Diana le demostró al mundo que aunque su madre ya no está, la recuerda en cada momento.
Diana estuvo presente en la boda de su hijo. / Foto: Archivo
Diana estuvo presente en la boda de su hijo. / Foto: Archivo
ETIQUETAS:
Por:
Redacción / @diaadiapa -
[email protected] | @DiaaDiaPa |
Lunes 21 de mayo de 2018 07:15 PM
Las vidas del príncipe Harry y su hoy esposa Meghan Markle se cruzaron por primera vez el 6 de septiembre de 1997. Mientras Harry, de apenas 12 años, lloraba la pérdida de su madre, Meghan, de 15, lo veía desde un televisor al otro lado del mundo.
 
Entre lágrimas, Meghan vio como Harry entró a la iglesia al funeral de su madre y dejó junto su ataúd una carta “para mami”. Jamás se imaginó que casi veintiún años después sería él quien la vería a ella entrar a una iglesia, esta vez esperándola en el altar.
 
Lee también: Cristel vino de Europa y quedó impactada...habló de cul..., robo, careros y más
 
Meghan y Harry se encargaron de llenar su celebración de detalles que demostraron que aunque Diana no está con ellos, la tienen muy presente en cada momento. Estos son algunos de ellos.
 
En la primera fila de la capilla quedó una silla vacía justo al lado del príncipe William. Según reportes, esto se debería a que los novios decidieron guardar el lugar que hubiera ocupado la princesa Diana en la ceremonia y dejar su puesto vacío como señal de que de alguna forma ella estaba presente. 
 
El anillo con el que el príncipe Harry le pidió matrimonio a Meghan incluye dos diamantes de la colección personal de la princesa Diana, para “asegurarme que ella esté con nosotros en este loco viaje que emprendemos juntos” dijo en una entrevista con la BBC.
 
Mira también: 'La Pomposa' se defiende y aclara que sí trabaja...ella no es botella
 
Meghan optó por un pequeño y discreto bouquet en el que incluía las flores favoritas de Diana, llamadas ‘no me olvides’ (Myosotis). “La pareja específicamente pidió que estas flores fueran incluídas para recordar la memoria de la princesa en esta fecha” confirmó el palacio de Kensington en un comunicado.
 
Las flores que eligieron para adornar la iglesia, rosas y peonías blancas, también hacían parte de las favoritas de Diana. Tanto así que son las que la corona inglesa plantó en su honor en el jardín blanco del palacio de Kensington.
 
Amor
 
La única lectura de la ceremonia estuvo a cargo de Lady Jane Spencer, la hermana mayor de la princesa Diana. “Ponme como un sello sobre tu corazón, como un sello sobre tu brazo; porque fuerte como la muerte es el amor” dijo, leyendo un extracto de ‘los cantares de Salomón’ de la biblia del jubileo.
 
En su momento, los votos de la princesa Diana rompieron el protocolo pues omitió la parte en la que prometía “obedecer a su esposo”. Desde entonces varias princesas han optado por hacer lo mismo, incluída Kate Middleton. Meghan siguió el ejemplo de su suegra y cuñada y prometió “honrar, confortar y amar” al príncipe Harry, pero no obedecerle.

 

No dejes de leer