Paul McDonald presta sus servicios en la Secretaría para la Prevención contra la Delincuencia Juvenil SEPRED con un salario de 5 mil dólares.
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @valeriestoute |
Jueves 15 de octubre de 2020 12:00 AM

Luego de que la Autoridad Nacional de Transparencia y Acceso a la Información Antai recomendara al Gobierno Nacional que dejara sin efecto los contratos de los "influencers" Delany Precilla y Paul McDonald, la gente se quedó esperando por lo menos algunas palabras de parte de ellos. ¡Ajá!

Lee la edición impresa

Desde hace seis días el exguerrero no sube "post" a su cuenta de Instagram, ni tampoco subía historias hasta ayer que subió una desde el Parque Omar, en la que explica - tras hacer su cardio- que está tranquilo. ¡Hum! "Me arriesgué pensando que iba a caer el agua, pero logré mi cardiecito. Estamos cool, estamos tranquilos, llenos de buena vibra. Pa'lante papá", le comentó a sus seguidores.

Está muy feliz, contento...

Por si fuera poco destacó que estar muy feliz, ya que su hija Megan regresó a su clase de natación gracias a la reapertura de las piscinas. ¡Mira tú!

Tanto en su cuenta de Instagram como en la de Delany Precilla no hay rastros de ataques en los "post". Recuerden que cuando salieron sus salarios a la luz pública sí recibieron varios ataques fuertes en cada "post" que subían a sus cuentas. Hasta bajaron muchísimo el número de sus seguidores.

Delany Precilla figura en la planilla de la Presidencia de la República como "Asesor de comunicaciones del ministro" con un salario mensual de 4 mil dólares, y recuerden que también presenta la Agenda Cultural del canal de televisión SerTV.

Por su parte, Paul McDonald presta sus servicios en la Secretaría para la Prevención contra la Delincuencia Juvenil SEPRED con un salario de 5 mil dólares. Mientras, ambos siguen laborando y demostrando todo el trabajo que realizan a través de diversas historias en sus redes sociales.



El exguerrero sigue laborando en Sepred, hasta guardó todas sus fotos de trabajo en historias destacadas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

No dejes de leer