La boda está pautada para fin de año.

Por:
Víctor Bárcenas -
| |
Lunes 13 de febrero de 2012 07:38 PM

Como un cuento de hadas se inició el romance entre el empresario Jaime Alemán y la presentadora del programa Código 4, Gretel Méndez. “Una amiga que tenemos en común siempre me decía: ‘tengo un amigo que te quiere conocer’, pero yo, como estaba en un momento de mi vida en que quería estar sola, no le hacía caso”, nos contaba Gretel mientras recordaba muy emocionada tales momentos. Pasó un año de eso, hasta que Gretel dio su brazo a torcer, y gracias a Rouse (la amiga en común), conoció a su galán.


Un karaoke, fiel testigo

El mágico encuentro entre Gretel y Jaime se dio en un karaoke, actividad de la Cinta Rosada. Lo que no sabía Gretel era que Rouse iba asistir a ese evento con quien será su esposo. “Yo sacrifiqué incluso asistir a la cena anual de Casa Esperanza, y recuerdo que salí de aquí ensacado y todo, preparado para ir con traje de calle a la cena de Casa Esperanza”, nos relató Jaime, pero Rouse lo llamó y le contó que Gretel estaría en el karaoke y fue cuando decidió irse para allá. En el karaoke, Jaime incluso bailó para Gretel y ella solo reía a carcajadas porque decía que sus pasos eran muy graciosos, fue allí donde se vieron por primera vez.

Inicio del romance

Pasaron quince días desde que se conocieran. Gretel asiste a unas patronales en Chitré y Jaime decide ir, nuevamente en complicidad con Rouse. Durante una presentación de Joey Montana, Jaime le roba un beso y ella le corresponde, allí comienza el romance de la hoy pareja comprometida. De eso ya ha pasado más de un año.

Genuinos y sencillos

Muy risueña, Gretel nos cuenta que su romance con Jaime es muy lindo. “Me gusta la sencillez de Jaime, es muy detallista, es muy humano, humilde como persona y sobre todo muy alegre, ese es el punto donde nos identificamos más, la alegría”, dijo muy contenta la chiricana.

Mientras que Jaime describe a su “amorcito” de forma casi similar, ya que dice que es una mujer que a cualquiera contagia con su alegría. “Es espontánea, y sobre todo genuina”, recalcó.

Tanto es el amor de este chico por Gretel, que una vez seguro de sus sentimientos le pide matrimonio.

Momento del Compromiso

En medio de un camino de flores preparado por Jaime y en un ambiente místico y romántico, lleva a Gretel hasta el muelle de la Asociación de Pescadores Artesanales del distrito del Barú, Chiriquí. “Desde que caminé y cuando vi el muelle y lo vi así lleno de flores, de rosas, hermoso, me puse como tan nerviosa, el corazón se me aceleró...”, nos contaba Gretel llena de alegría. Al ver todo decorado presintió lo que estaba sucediendo; allí, Gretel lo abraza y lo besa, en ese momento Jaime, muy feliz, le pide la mano y ella, llena de emoción, le da el sí y él le coloca la joya familiar, el anillo de boda de su abuela materna, haciendo de ese un momento aún más especial.

Ahora estos chicos solo esperan coordinar la tan esperada fecha que los una por el resto de sus vidas; lo bueno es que en la mirada de ambos se nota un amor puro.

No dejes de leer