Entre las armas químicas más conocidas se encuentran los agentes nerviosos.
Lego.
Fotografía cedida por la American Chemical Society donde se observa una estructura hecha con piezas de Lego y un teléfono móvil con explicaciones de emplazamiento de los componentes de un dispositivo que detecta y cuantifica los agentes nerviosos. Foto/EFE
ETIQUETAS:
Por:
Washington, Estados Unidos/EFE -
[email protected] | @DiaaDiaPa |
Miércoles 27 de junio de 2018 03:45 PM

 

Un grupo de científicos estadounidenses ha desarrollado un detector de armas químicas a partir de piezas del fabricante de juguetes Lego y un teléfono inteligente, según un estudio publicado hoy en la revista especializada ACS Central Science.

 

Lea también:Identifican una proteína que regula formación de las neuronas de la memoria


Investigadores de la Universidad de Texas (EE.UU.) programaron un sistema basado en materiales de la marca danesa Lego y un teléfono móvil que es capaz de detectar “con sensibilidad” los compuestos químicos de esas armas, cuantificar la cantidad de veneno y distinguir entre diferentes tipos.

Entre las armas químicas más conocidas se encuentran los agentes nerviosos, unas sustancias altamente tóxicas que evitan que el sistema nervioso funcione correctamente y que pueden causar la muerte en humanos en cuestión de minutos.

Por lo tanto, “es crucial detectar esos compuestos rápidamente para poder tomar medidas rápidas“, de acuerdo a los autores, que explicaron que los métodos actuales son “lentos y costosos.”

 

Lego y un teléfono inteligente

 

Además, hay dos categorías principales de agentes nerviosos, que requieren diferentes protocolos de descontaminación.

Las herramientas existentes hoy en día no son efectivas para diferenciar entre esas clases, lo cual es relevante porque una es más tóxica y menos volátil que la otra.

Para solucionar esta problemática, los investigadores de la Universidad de Texas Eric Anslyn y Edward Marcotte crearon una configuración instrumental y un método “que abordara estos problemas y fuera fácil de usar.”

Los investigadores desarrollaron “una cascada de reacciones” que amplifican una señal óptica generada por la descomposición de los agentes nerviosos, señalaron los expertos.
Las mezclas resultantes cambian su color e intensidad de emisión en relación con la cantidad de armas químicas presentes.

Este cambio visual de emisión proporciona una prueba sensible que puede leerse utilizando artículos domésticos y de laboratorio comunes y de bajo costo.

 

Lea también:Colombia usará drones para rociar herbicida en campos cocaleros

 

El diseño de este sistema presenta una caja formada con bloques de Lego; un teléfono inteligente que actúa como la cámara del instrumento; una lámpara de radiación ultravioleta (UV); y una microplaca de 96 pocillos.

No dejes de leer