Moradores explicaron que la situación es tan difícil que, las aguas de excretas se devuelven de los inodoros de sus casas, causándoles enfermedades.
Protestas.
Los residentes aseguraron que el problema radica en una tubería que data de muchos años. Fotos: Mayra Madrid.
ETIQUETAS:
Por:
Thays Domínguez / Azuero -
[email protected] | @diaadiapa |
Lunes 29 de julio de 2019 01:15 PM

Los moradores de la barriada Loma Bonita, en La Villa de Los Santos, se cansaron de vivir rodeados de aguas servidas, por lo que cerraron la vía que conduce hacia el sector de Los Olivos, como medida de protesta y presión ante las autoridades. 


Los residentes, aseguraron que el problema radica en una tubería que data de muchos años, pero cuyas deficiencias se han incrementado con el tiempo, toda vez que la población del lugar ha crecido, sin que se les den respuestas.


Según explicaron, la situación es tan difícil que las aguas de excretas se devuelven de los inodoros de sus casas, causándoles enfermedades respiratorias, de piel entre otras dolencias, algo que ocurre desde hace muchos años.

Leer también: Grúa se vuelca en el tramo marino del Corredor Sur


Agustina Vásquez, moradora del lugar, indicó que la medida de cierre se dio, ya que no pueden vivir tranquilos debido a los olores, así como la gran cantidad de mosquitos que hay en el lugar, producto de la contaminación de la quebrada La Rabelo.


“Nuestra salud está desmejorada. Hay niños y personas enfermas, por lo que exigimos que nos eliminen esa tubería ya que va directo a la quebrada, que va a al río y está completamente contaminada", aseguró.


Según los manifestantes, son varios los enfermos producto de las aguas negras, ya que el problema data de muchos años sin que nadie les de solución.

 
Solo han recibido promesas

Según dijeron los quejosos, se han acercado a todas las autoridades locales y nadie les ha dado respuesta, por lo que tomaron la decisión de cerrar la vía. Aseguran que solo han recibido promesas y paliativos que duran un par de días.


Al lugar llegó el gobernador de la provincia, Rubén Villarreal y el alcalde de La Villa, Maximiliano Amaya, quienes dialogaron con los quejosos y se comprometieron a buscar una solución definitiva al problema que enfrentan.

Leer también: La obesidad infantil es un problema 'cultural' y de 'sistema' en Panamá
No dejes de leer