Carew trabajó con el escritor Jaime Aron y Triumph Books en su nueva autobiografía "One Tough Out: Fighting Off Life's Curveballs".
ETIQUETAS:
Por:
Humberto Cornejo O. -
[email protected] | @cornejohumberto |
Viernes 15 de mayo de 2020 12:00 AM

 

 

 

El exgrandes ligas panameño Rod Carew tenía un legado dentro y fuera de los terrenos, pero la lamentable pérdida de un hijo hizo que conociera un nuevo objetivo en su vida.

 

Esto ocurrió en 1996, cuando la hija de Carew, Michelle, quien luchaba contra la leucemia en el Hospital de Niños del Condado de Orange, le pidió antes de fallecer, que utilizara su imagen para crear conciencia sobre la necesidad que existía en el banco de donantes de médula ósea en Estados Unidos.

 

Según MLB.com, escuchar esas palabras ayudaron a Carew a encontrar un propósito para dar a conocer los problemas importantes en la salud pública y su propia lucha con la insuficiencia cardíaca.

 

Esto llevó a Carew a trabajar con el escritor Jaime Aron y Triumph Books en su nueva autobiografía "One Tough Out: Fighting Off Life's Curveballs".

 

Ver También: Mariano es la mejor firma internacional de los Yanquis

 

"La gente Necesita echarse un vistazo y hacerse un chequeo", dijo Carew a MLB.com.

 

"Lo que ves en el exterior no es lo que está sucediendo en el interior. Solo quería que fuera una revelación para la gente, dándoles un pequeño consejo y permitiéndoles ver que nos puede pasar a cualquiera de nosotros. Y deben tener fe. Deben tener fe, porque juega un papel muy importante en lo que he pasado a lo largo de los años", agregó.

 

Esta no es la primera vez que Carew ha lanzado una autobiografía. Ya lo había hecho en 1979, cuando pasó de los Mellizos de Minnesota a los Angelinos de California.

 

Ver También: Barría y las adversidades que ha superado

 

A diferencia del primer libro, "One Tough Out" es más personal, con las historias de los 3,053 imparables y siete títulos de bateo, el impulso de Carew para ayudar a la comunidad y su fe inquebrantable en medio de luchas personales .

 

"Tuve que crecer", manifestó Carew. "Y crecí muy rápido, especialmente después de perder a mi primer hijo. Fue lo más doloroso que un padre puede pasar. Después de eso, ella me ayudó a comunicarme con la gente, porque sabía que no era muy bueno con la prensa, y ella dijo: 'Papá, tienes que hacerlo. En todo caso, quiero que lo hagas, porque es importante. Hay tantos niños para los que puedes ser una voz'", añadió.

 

"Si no fuera por ella, no me habría abierto como lo he hecho en los últimos años", destacó Carew.

 

 


jugó para Mellizos y Angelinos.

74


años tiene Rod Carew.

Nunca esperé que algo de esto me pasara, pero me alegro de estar en esta posición, de poder ayudar a otros.

Quiero que los lectores entiendan que soy una buena persona y que soy una persona de Dios. Confío en él y creo en él. Tal vez, en algún lugar haya personas que están luchando con sus creencias y sus pensamientos, tal vez esto les dé esa puerta abierta para entrar y decir: 'Padre, aquí estoy. Cuídame. Quiero ser una gran parte de tu vida también'.

1967


Carew debutó con los Mellizos en Minnesota.

1991


El istmeño ingresó al Salón de la Fama.

 

No dejes de leer