El San José de Oruro se encuentra en una crisis económica muy fuerte.
ETIQUETAS:
Por:
Redacción -
[email protected] | @DiaaDiaPa |
Jueves 28 de noviembre de 2019 12:15 PM

 

Los jugadores y el cuerpo técnico del San José de Oruro se han echado al hombro el club para mantenerlo a flote al menos hasta que concluya el actual torneo de la liga boliviana, a falta de dirigentes que se quieran hacer cargo por las deudas que asedian al santo.

El San José, dirigido por el chileno Miguel Ponce, viene arrastrando una fuerte crisis económica desde hace meses, lo que incluso ha llevado a que sus jugadores hagan huelga a principios del campeonato Clausura por deudas salariales.

Además de salir a la calle para vender ellos mismos los boletos.


VER TAMBIÉN: ¡Nada de 12 equipos! La LPF se seguirá jugando con 10 clubes


La situación empeoró el pasado 16 de noviembre, cuando el entonces presidente del santo orureño, Wilson Martínez, renunció al cargo en pleno parón de la liga por la crisis social y política que vive el país desde hace más de un mes.

En su lugar asumió Carlos García, quien apenas duró cuatro días en el cargo y también renunció al ver las deudas del club.

"Quedamos sin presidente, no hay nadie a la cabeza y decidimos entre los jugadores y cuerpo técnico hacer campañas, tratar de sobrellevar esto hasta que termine este torneo", dijo a Efe el goleador del San José, Carlos Saucedo.

"Ya verán luego el futuro del club, mientras tanto nosotros vamos a tratar de administrar, de recaudar fondos porque el club económicamente está muy mal", lamentó.

Deudas

Las deudas del San José son múltiples y van desde salarios al plantel y cuerpo técnico, gasto de hoteles en los viajes del equipo, impuestos y demandas de exjugadores y exentrenadores, entre otros.

Los jugadores desconocen cuál es el monto total adeudado, aunque tienen la referencia de que supera el millón de dólares, según lo afirmado por Martínez en su momento.

En el caso del plantel vigente, van para cinco meses sin cobrar sueldo e incluso hay jugadores a los que les deben siete u ocho meses, según Saucedo.

El goleador advirtió de que el equipo "puede perder la categoría" si les vuelven a restar puntos por las deudas, algo que ya ha ocurrido en dos ocasiones en el Clausura.

Pérdida de puntos

El San José inició el torneo con tres puntos menos y le restaron recientemente otros tres por deudas con exjugadores, con lo que ha quedado con 24 unidades en 16 fechas.

"Nosotros hemos ganado con mucho sacrificio y esfuerzo en la cancha y nos duele que vengan de esta forma y nos los quiten (los puntos)", lamentó.

No es para menos, ya que entre los resultados positivos del plantel a pesar de sus dificultades económicas están la goleada por 1-4 en su visita al campeón Bolívar en la octava fecha y el 7-0 propinado al Destroyers en la jornada 11.

Acciones del plantel

Para evitar que el santo descienda, los jugadores se han puesto manos a la obra con campañas diversas en busca de apoyos de las autoridades locales de Oruro y la hinchada.

"Ese es el objetivo, salvar al club, que no quede solo, que no descienda, porque se corre ese peligro y estamos invitando más que todo a la gente a que vaya al estadio", manifestó Saucedo.

Una de las iniciativas fue que los mismos jugadores salgan a vender entradas en la plaza principal de Oruro, con firma de autógrafos incluida.

Los futbolistas confían en que si su hinchada les apoya con la asistencia a los seis partidos que disputarán como locales, tendrán una recaudación que les permitirá "cubrir un poco el tema de salarios", explicó Saucedo.


VER TAMBIÉN: Mariano y los Toros de Herrera, entre lo mejor del béisbol en este 2019


También han tocado las puertas de la gobernación regional y la alcaldía de Oruro en busca de apoyo, un llamado que en la víspera tuvo respuesta en el municipio.

Además, anuncian un concierto solidario próximamente con artistas locales para continuar la recaudación.

"Sabemos que es mucha la deuda, pero lo que tratamos es de no dejar solo al club, tratar de que los problemas más puntuales se solucionen", concluyó Saucedo. 

No dejes de leer