El pelotero venezolano asustó a la organización de los Bravos de Atlanta, luego de recibir un pelotazo en el brazo izquierdo en el primer turno.
Ronald Acuña es atendido por el kinesiólogo George Poulis, después de ser golpeado por José Ureña.
Ronald Acuña es atendido por el kinesiólogo George Poulis, después de ser golpeado por José Ureña.
Por: Atlanta/AP
[email protected] | @DiaaDiaPa
Jueves 16 de agosto de 2018 02:15 PM

Ronald Acuña no tuvo siquiera la oportunidad de conectar su cuarto jonrón consecutivo en el primer turno de un juego. José Ureña se encargó de propinarle un pelotazo en el primer lanzamiento del encuentro del miércoles, lo que casi generó una gresca.

Luego, Dansby Swanson se hizo cargo de vengar al novato venezolano, al conectar un jonrón de dos carreras para que los Bravos de Atlanta vencieran 5-2 a los Marlins de Miami.

El pitcheo del dominicano Ureña golpeó a Acuña en el codo izquierdo y desató un altercado en que las bancas y bullpens de ambos equipos se vaciaron en un par de ocasiones.

 

VER TAMBIÉN: Santa Gema expondrá su liderato ante el Árabe Unido

 

Acuña había bateado cuadrangular en el primer turno de una doble cartelera ante los Marlins el lunes. Les repitió la dosis en el juego del martes, y Atlanta volvió a imponerse.

Así que difícilmente los Bravos iban a considerar que el pelotazo al venezolano era un accidente, pese a que el descontrolado Ureña ha golpeado a 11 rivales en esta temporada, con lo que está empatado con la mayor cifra en la Liga Nacional.

El manager de los Bravos, Brian Snitker, fue expulsado a raíz del conato de riña. Snitker insultó a Ureña y lideró a los Bravos cuando abandonaron el dugout por primera ocasión para involucrarse en una serie de empujones y discusiones en el terreno.

“Para ser sincero con ustedes, no estoy seguro de que nunca antes me hubiera sentido así vistiendo un uniforme de béisbol”, dijo Snitker. “Me rebasaron las emociones. Ese chico (Acuña) no se merecía algo así”.

Ureña soltó la recta que llenó de susto

La recta de Ureña, a 97 mph, causó dolor evidente en Acuña, quien se alejó corriendo del plato hacia la línea de la antesala y permaneció en cuclillas mientras recibía atención del kinesiólogo George Poulis.

Mientras, los jugadores protagonizaban la primera confrontación, cerca del montículo.

“Es la recta más rápida que ha lanzado en todo el año. Claramente tuvo la intención de golpearlo, y eso no está bien”, dijo el primera base de los Bravos, Freddie Freeman. “Ojalá que se tomen medidas al respecto”.

 

VER TAMBIÉN: Ariel Jurado saldrá a buscar la tercera victoria de la temporada

 

El orden pareció restablecido hasta que Acuña caminó a la primera base. Pero entonces, el novato sensación de los Bravos se quitó una espinillera y la arrojó en los límites del montículo, en un aparente desafío a Ureña.

Ello derivó en que las cuevas y los bullpens se vaciaran de nuevo. En ninguno de los dos momentos de tensión hubo intercambio de puñetazos.

Snitker fue expulsado por el umpire de la antesala Paul Nauert. Cuando los ánimos volvieron a serenarse, los umpires conversaron.

Chad Fairchild decidió después expulsar a Ureña y lanzar una advertencia a ambas bancas, lo que derivó en protestas por parte del manager de los Marlins, Don Mattingly.

 

No dejes de leer