Para los próximos meses la población infantil en esta comunidad indígena aumentará al estar cuatro mujeres en estado de embarazo.
Poblado de Moscú, en el corregimiento de El Arado.
Las condiciones de pobreza han empeorado, luego de que los cabeza de familia, quienes laboraban como jornaleros en las fincas agrícolas de la región, perdieran sus trabajos durante la pandemia de la COVID-19. Foto: Eric Montenegro.
ETIQUETAS:
Por:
Eric Ariel Montenegro -
[email protected] | @diaadiapa |
Jueves 30 de julio de 2020 03:30 PM

 

Unas 52 personas, entre ellos 30 menores de edad, todos de la etnia Ngäbe-Buglé, viven en condiciones de pobreza extrema en el poblado de Moscú, en el corregimiento de El Arado, distrito de La Chorrera.

 

Los 30 menores y adolescentes entre las edades de seis meses a 16 años presentan signos de desnutrición en diversos grados.

 

Para los próximos meses la población infantil en esta comunidad indígena aumentará al estar cuatro mujeres en estado de embarazo. Seis meses atrás una adolescente de 14 años tuvo su primer hijo.

 

Eliezer Zambrano, representante del corregimiento de El Arado, indicó que en total son 14 familias, las cuales desde hace 12 años habitan en casas de zinc, madera y piso de tierra.

Leer también: Arranca plan de acción para seguimiento domiciliario de casos positivos de COVID
 
Duermen en cama de palos

Para abastecerse de agua, la comunidad solo cuenta con un pozo de broca además de carecer de suministro de energía eléctrica, dijo el edil.

 

La mayor parte de los niños duermen en camas construidas  de palos entre otros materiales y en hacinamiento.

 

Según Zambrano, se están haciendo los enlaces el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot) para realizar un proyecto habitacional, lo cual es viable por pertenecer el terreno a las familias.

 

Otro de los proyectos es poder suministrarles energía eléctrica a través de la instalación de paneles solares y perforación de pozos.

 

Las condiciones de pobreza han empeorado, luego de que los cabeza de familia, quienes laboraban como jornaleros en las fincas agrícolas de la región, perdieran sus trabajos durante la pandemia de la COVID-19.

 

Estas familias necesitan incluso ropa para niños, implementos de cocina, alimentos y la asistencia médica, indicó el edil.

Leer también: Detectan casos sospechosos de COVID-19 en la sala de hemodiálisis en Barú
No dejes de leer