Según contó la afectada, para eso del 2014 en el área de San Antonio, una mujer le reclamó por un supuesto auto mal estacionado.
Foto familiar de Ana Laura junto a su esposo.
Foto familiar de Ana Laura junto a su esposo.
ETIQUETAS:
Jueves 01 de marzo de 2018 10:45 AM
Por redes sociales empezó a circular una nota dirigida a  Vielka González, directora del Centro Femenino de Rehabilitación Cecilia Orillar de Chiari (Cefere), por el caso de la joven Ana Laura Fernández. 
 
Ver más: Productores de leche se verán afectados por supuesto excedente del producto
 
El documento era una orden de parte de la magistrada sustanciadora María Luisa de Laniado, del Segundo Tribunal de Justicia de Primer Distrito Judicial, en el que se declaraba ilegal la detención de Fernández y se exigía de manera inmediata su liberación. 
 
Cabe destacar que Ana Laura compartió un video desde el centro de rehabilitación denunciado una persecución por parte del comisionado de la Policía Nacional, Roberto Castillo. 
 
La joven había sido detenida por el delito de maltrato al menor
 
Según contó la afectada, para eso del 2014 en el área de San Antonio, una mujer le reclamó por un supuesto auto mal estacionado y posteriormente todo terminó en golpes, viéndose involucrada la menor de edad. 
 
Ver más: Fergie no dejará que hablen de su hijo
 
En todo momento, tantos familiares de Ana Laura, como ella misma, denunciaron el tráfico de influencias que se llevó en el caso, razón por la cual se sintió  reprimida y conducida sin ninguna protección. 
 
La defensa de Fernández presentó el informe de evaluación médica legal que sustentaba las lesiones que sufrió al momento de llegar al Centro de detención. 
 
"Ella salió el día de ayer, en  horas de la tarde por un Hábeas Corpus. Lo que pasa es que de todos modos tenemos que ir a la audiencia porque la pena existe. Ella está libre y en su casa, pero debe presentarse el día lunes 5 de marzo en las oficinas del Sistema Penal Acusatorio de San Miguelito", agregó Horario Ramsey, abogado de la joven Ana Laura. 
No dejes de leer