La mayoría de las casas de La Comarquita están construidas con hojas de zinc y madera. El suministro de agua es escaso y no hay centros médicos.
La Comarquita.
Una de las estrategias de los equipos de salud para reducir los niveles de desnutrición es la entrega de cremas nutricionales a las familias. Foto: Eric Montenegro.
ETIQUETAS:
Por:
Eric Ariel Montenegro -
[email protected] | @diaadiapa |
Lunes 20 de enero de 2020 06:15 PM

 

Niños con desnutrición crónica y sin vacunas, fueron ubicados por personal médico del Ministerio de Salud (Minsa) y la Caja de Seguro Social (CSS), en La Comarquita, un poblado habitado por familias indígenas, en el distrito de La Chorrera, provincia de Panamá Oeste. 

 

Según las autoridades de salud, la mayor parte de esta población, la cual  ha emigrado de las zonas comarcales, enfrenta pobreza multidimensional.

 

Herminia Mariscal, directora interinstitucional de la CSS en Panamá Oeste, indicó que estas familias son reacias a buscar atención médica, convirtiéndose en una población de alto riesgo.

Leer también: ¡Lamentable! Muere menor ahogado en Changuinola

 

Pocos registraban la dosis de vacuna

En cada casa de La Comarquita, residen entre cuatro y seis menores, todos ellos con alto riesgo de desnutrición crónica, dijo la doctora Mariscal.

 

La funcionaria, indicó que en el 2019 se registró el fallecimiento de un infante, la cual vivía junto a otros 18 infantes dentro de una vivienda en precarias condiciones.

 

Una de las estrategias de los equipos de salud para reducir los niveles de desnutrición es la entrega de cremas nutricionales a las familias e instruirlas sobre los distintos programas de subsidios del Gobierno.

 

Durante la revisión de las tarjetas de vacunación, algunos de los menores de edad carecían del documento mientras que otros solo registraban la dosis de vacuna aplicada al salir del hospital.

 

Los equipos médicos del Minsa y la CSS detectaron además la necesidad de ejecutar programas de planificación familiar, para evitar embarazos de alto riegos entre mujeres, algunas de las cuales superan los cuatro partos.

 

La mayoría de las casas de La Comarquita están construidas con hojas de zinc y madera. El  suministro de agua es escaso y no hay centros médicos cercanos al igual que escuelas.

Leer también: Inicia exhumación de víctimas de la invasión del 20 de diciembre de 1989
No dejes de leer