Se trató de una fuerte lluvia que afectó las salinas ubicadas en Guararé y Tablas Abajo, bajo administración de la cooperativa.
Foto ilustrativa del área afectada.
Foto ilustrativa del área afectada.
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @diaadiapa |
Jueves 30 de enero de 2020 03:45 PM

Productores de sal de la provincia de Los Santos enfrentan una grave crisis, luego que un aguacero repentino que cayó sobre la región en días pasados, dañó gran parte de la producción que tenían ya lista para entregar.

Unos 15 salineros, pertenecientes a la Cooperativa Reyes Espino de Guararé, aseguraron que tras un aguacero de aproximadamente una hora, la cosecha que tenían lista se perdió, lo que provocó un atraso de aproximadamente 12 días en las entregas que tenían pactadas para abastecer el mercado.

 

Ver más:  La OMS declara la emergencia internacional ante el avance del coronavirus 

 

Se trató de una fuerte lluvia que afectó las salinas ubicadas en Guararé y Tablas Abajo, bajo administración de la cooperativa.

Pastor Bustamante, productor afectado, indicó que estaban listos para empacar mil quintales de sal, por lo que se trata de un daño cuantioso, que prácticamente no les permite cumplir a tiempo con la cuota impuesta para suplir el mercado.

 

Hay que cuidar la producción

 

“Tenemos que comenzar de cero, hay que arreglar toda el área y volver a empezar”, indicó preocupado el productor, quien indicó que se requiere mejorar las infraestructuras de las salinas para poder seguir produciendo.

Los productores pidieron al gobierno que apoye económicamente a la actividad, que solo el año pasado produjo en la provincia santeña unos  105 mil quintales de sal, una cifra récord.

“Si nosotros tuviéramos la infraestructura acorde para enfrentar problemas de esta naturaleza, como la lluvia fuera de temporada, podríamos  cumplir sin problemas el compromiso”, indicó Bustamante.

 

Ver más: ¡Increíble! Las gemelas Bellas, exdivas de la WWE, embarazadas a la vez 

 

El salinero recordó que las cooperativas productoras de sal suplen al mercado local con sal yodada, tanto para consumo humano como animal, lo que ha logrado que Panamá sea el segundo país del mundo libre de bocio o coto.

Sin embargo, aseguró que actualmente se venden en el país unas 40 marcas de sal, lo que produce una fuerte competencia que les afecta su economía.

No dejes de leer