Según un informe de la sexta zona policial de Herrera, durante el mes de junio y los primeros días de julio.
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @diaadiapa |
Viernes 03 de julio de 2020 02:15 PM

Cerca de mil 500 vehículos, y más de dos mil 600 personas no se les ha permitido el ingreso a la provincia de Herrera, al no portar documentos que sustenten el motivo de su visita a la región, como medida preventiva para evitar contagios de COVID-19.

 

También puedes leer:  Fuga de gas en Banco Nacional de Doleguita obliga al desalojo 

 

Según un informe de la sexta zona policial de Herrera, durante el mes de junio y los primeros días de julio, se contabilizó un total de mil 487 vehículos y dos mil 637 personas devueltas  en los puestos de control sanitario ubicados en la entrada de Ocú y  Santa María.

En ambos puntos, las autoridades verificaron el cumplimiento del cerco sanitario que empezó a regir en marzo pasado, con el fin de proteger la región de la entrada de pacientes sospechosos con COVID-19.

 

Mira nuestra edición impresa aquí  

Según se desprende del informe, un total de 19 personas han sido aprehendidas por violar las disposiciones de toque de queda en los tres primeros días el mes de julio, para un gran total de   dos mil 435 personas  desde el día 19 de marzo del 2020, fecha en que iniciaron las medidas.

De las personas aprehendidas, dos mil 171 son masculinos y 264 son mujeres, así como un total de 160 menores de edad.

 

También puedes leer: Preocupan casos de COVID-19 en Panamá Oeste 

 

Miembros del orden público de Herrera realizan operativos  para  hacer cumplir el toque de queda con la   aprehensión  a las personas que violan  los Decretos Ejecutivos del Gobierno Nacional y  brindan la seguridad en los puestos de control sanitarios,  para prevenir la propagación del coronavirus.

Estos puntos se mantienen activos desde el inicio de la pandemia y son operados por funcionarios de estamentos de seguridad, Ministerio de Salud y juntas técnicas de las provincias de Herrera y Los Santos.

No dejes de leer