Miguelito había sido llevado hace unos dos meses al Parque Nacional Camino de Cruces, luego de que se encontrara merodeando en Villa Lucre.
Ocelote.
En Mesoamérica, el ocelote es el tercer felino más grande después del jaguar y del puma, y el más grande de los pequeños felinos manchados, mayor que el caucel y el tigrillo.
ETIQUETAS:
Por:
EFE -
[email protected] | @diaadiapa |
Sábado 17 de octubre de 2020 11:15 AM

 

Miguelito, un ocelote de unos 8 años de edad que había sido recientemente reubicado en un parque nacional contiguo a la capital de Panamá, murió ayer viernes arrollado en una autopista, informó el Ministerio de Ambiente (MiAmbiente).


Miguelito había sido llevado hace unos dos meses al Parque Nacional Camino de Cruces, situado a unos 15 kilómetros al norte de la Ciudad de Panamá, luego de que se encontrara merodeando en Villa Lucre, un urbanización situada en la capital.


Al reubicarlo en la reserva natural, MiAmbiente y la Fundación Yaguará colocaron un collar con GPS a Miguelito para así monitorear su desplazamiento, y fue este dispositivo el que permitió identificarlo luego que fuera arrollado en un sector de una autopista en el área Panamá Norte, fuera del parque, explicó un comunicado oficial.


"Debido al estado en el que se encontraba el felino se pudo conocer que el responsable del atropello conducía a más de 100 kilómetros por hora, es decir, a una velocidad por encima de lo permitido por la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre" panameña, indicó el Ministerio de Ambiente en un comunicado. 

Leer también: Ciclista fallece en accidente en La Colorada

 

No son recomendables las reubicacione

La directora Nacional de Áreas Protegidas y Biodiversidad, Shirley Binder, tildó de "triste la situación, tomando en cuenta que el animal fue reubicado con la intención de que estuviera dentro de un área recomendable para su supervivencia".


Sin embargo, explicó la funcionaria, los ocelotes "son animales que tienen un grado de movilidad constante y muchas veces, cuando se movilizan de un lado a otro puede que se acerquen a zonas pobladas".


"Debemos tener presente que la Ciudad de Panamá está rodeada por áreas protegidas y zonas de bosques y, por ende, por vida silvestre, por lo que tenemos que aprender a vivir con estos animales y mantener el respeto”, detalló Binder.


El presidente de la Fundación Yaguará Panamá, Ricardo Moreno, reconoció por su parte que "no son recomendables las reubicaciones" de animales, pero que en el caso del ocelote Miguelito "se había tenido conocimiento que habían personas que estaban temerosas por la presencia del animal (en la urbanización Villa Lucre) y habían amenazado con envenenarlo".


El ocelote (Leopardus pardalis) es un felino de mediano tamaño, con una longitud de cabeza y cuerpo de 70 a 90 centímetros y un peso en el entorno de los 11 kilos, cuyo hábitat se extiende desde Texas (EE.UU.) hasta Argentina, pues puede vivir en selvas húmedas, zonas montañosas y hasta semidesérticas.


En Mesoamérica, el ocelote es el tercer felino más grande después del jaguar y del puma, y el más grande de los pequeños felinos manchados, mayor que el caucel y el tigrillo. 

Leer también: La historia de Caín y Abel se repite en Alto de Los Lagos, Colón
No dejes de leer