Familia del privado de libertad Antonio Cumberbatch quieren casa por cárcel para él debido a que está enfermo y no se vale por si mismo.
Cumberbatch está detenido en La Joyita. Foto: Archivo
Cumberbatch está detenido en La Joyita. Foto: Archivo
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - jsimons06041973 |
Jueves 07 de junio de 2018 12:00 AM

Un calvario está viviendo la familia de Antonio Cumberbatch, de 44 años, quien se encuentra recluido en el pabellón 9-4 del Centro Penitenciario La Joyita.

 

Privados de libertad lo atienden

 

La preocupación de los familiares de Cumbertch radica en que a raíz de un infarto cerebral no habla ni camina, por lo que no puede valerse por si mismo.

Yanuaris Cumberbatch, hija del privado de libertad, explicó que su papá sufrió el infarto cerebral el 28 de noviembre de 2017, pero no fue hasta el día 29 de noviembre que lo trasladaron al Hospital Santo Tomás.

 

También puede leer: Universitarios recogen firmas para el llamado a una Constituyente Originaria

 

A raíz de esta situación perdió el habla y tiene la mitad del cuerpo paralizado, por lo que su situación dentro del penal es muy difícil para él, porque son los privados de libertad quienes lo atienden.

Sobre este caso Sharon Díaz, subdirectora general del Sistema Penitenciario, indicó que están al tanto de la situación de Cumberbatch y que su informe médico es confidencial.

 

Cumberbatch está preso por tráfico de drogas

 

Añadió que el sábado regresó del hospital y lo van a seguir supervisando hasta tanto la defensa haga lo que le corresponde para resolver su estatus legal.

Bianca Batista, abogada de Cumberbatch, dijo que la solicitud de cambiar la medida de su cliente de casa por cárcel no se ha negado.

 

Entérate: Incendio consumió vivienda en Los Abanicos de David, familia logró escapar

 

Aclaró que la Fiscalía apeló y se encuentran esperando desde el 2016.

Beneficio

***Yo se que mi papá no es inocente, pero "Pelenchín" tampoco lo era y mucho menos Milagros Lay, ellos están llenos de salud, pero mi padre está muy grave

No dejes de leer