Una pelea con sus vecinos llevó a Ana Laura a la cárcel de mujeres, una experiencia que marcó de forma negativa su vida y la de su familia
Ana Laura Fernández y su esposo, Roberto Suárez, visitaron ‘día a día’ para hablar de su caso. Foto: Brenda Ducreux
Ana Laura Fernández y su esposo, Roberto Suárez, visitaron ‘día a día’ para hablar de su caso. Foto: Brenda Ducreux
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @b_ducreux |
Martes 27 de marzo de 2018 12:00 AM

Rechazo por algunas personas que creía sus amigos y la confianza de nuevas amistades que sí confiaron en su inocencia fue la enseñanza que le dejó lo ocurrido a Ana Laura Fernández, quien permaneció detenida 21 días en el Centro Femenino de Rehabilitación, luego de ser acusada por el delito de maltrato.

También puede leer: ¡Sí estaba borracho! Bombero marcó positivo en la prueba de alcoholemia
Resumen del caso

Y es que el punto de la discordia fue un auto mal estacionado en su residencia en San Antonio. Posteriormente, en medio de dimes y diretes, una menor de 13 años resultó golpeada.

Sin embargo, en el proceso del caso la joven madre denunció hostigamiento por parte de un comisionado de la Policía Nacional, e irregularidades en su proceso.

En la actualidad

Ana Laura y Roberto Suárez, con quien tiene ocho años de matrimonio y un hijo de 5 años, expresaron que luego de salir de la cárcel su vida no transcurre al 100%.

Esto se debe a que todavía deben subir y bajar escaleras para seguir con el caso de las denuncias, además, económicamente no están bien por el gasto que se dio en el proceso de su libertad.

"Es desgastante, pero si no lo hacemos, no se hará justicia", dijo Fernández envuelta de papeles de su caso.

Después de la tempestad, hay ganas de seguir adelante con palabras alentadoras, como la de una señora que se encontró en el supermercado, explica Ana Laura: "Hay gente que se nos quedan mirando, pero no dicen nada. Otras llegan y me abrazan y expresan que soy su héroe porque tuve la valentía de grabar ese video", contenido que afirma que si no lo hubiera hecho, aún estuviera detrás de las rejas.

Dormir por las noches es un reto para esta familia, pues hay lagunas de lo ocurrido que no los dejan conciliar el sueño. "Tengo pesadillas, al igual que mi niño, donde escucha o ve un patrulla se pone nervioso y llora", recordó temerosa.

Dejó un sabor amargo la cárcel

A pesar de todo lo que vivió y una intoxicación dentro del penal al ingerir una comida que encontró en su celda, la joven en libertad expresó: "No le tengo odio a las personas que me hicieron daño".

Aunque desconocen el rumor de que un grupo de vecinos recogen firmas para sacarlos de San Antonio, barriada donde viven, la pareja mencionó que por más cartas que firmen no son autoridad para decirles que se vayan del lugar que es su hogar.

Entérate: Minsa realizó limpieza masiva contra el Aedes aegypti en Macaracas
Ana Laura salió en libertad, luego de que se le hiciera un cambio de medida de los seis meses de prisión por una reprenda pública, mientras que a su esposo se le multó con $1,000 que debe pagar en cuatro meses.

 

$1,000
 
Es la multa que se le puso a su esposa por los seis meses de prisión.
 
21
Días en cárcel permaneció Ana Laura.
 
2014
 
Comenzó la pelea entre vecinos.
 
Todas las entidades que están anuente a esta situación nos están llamando a declarar y dar las pruebas. Pedimos que por favor se muevan rápido para que se haga justicia, no venganza.
 
Los abogados de Fernández aseguran que recibió golpes en el cuello y espalda, lesiones que constan en la evaluación médica.
No dejes de leer