"El problema es que vemos los dientes blancos por fuera, pero no sabemos el problema que hay detrás", indica el doctor Virgilio Castillero.
Foto ilustrativa/ Pixabay.
Foto ilustrativa/ Pixabay.
ETIQUETAS:
Por:
Ana Cristina Quinchoa -
[email protected] | @AnaQuinchoa |
Jueves 24 de octubre de 2019 02:45 PM

Las carillas dentales se han convertido en el tratamiento de moda para lucir la sonrisa perfecta. El proceso, que consiste en un recubrimiento que se coloca sobre los dientes naturales, es elegido cada vez por más personas, sobre todo si de figuras públicas se trata; pero, no todo es color de rosa como se percibe.

El conocido diseño de sonrisa es un tratamiento poco alcanzable económicamente. Ronda entre los 300 a 700 dólares por diente, así lo detalla el doctor, Virgilio Castillero, especialista en rehabilitación oral estética e implantes.

Más allá del tema dinero, no todos pueden optar de inmediato por el proceso de carillas dentales. Primero, el paciente deberá consultar a un especialista en rehabilitación oral, para confirmar si es candidato o no a las carillas. Si el paciente presenta una mala mordida deberá visitar a un ortodoncista para la alineación de su dentadura, y luego volver al rehabilitador para la colocación de las carillas.

De acuerdo con Castillero, hay casos de pacientes que omiten el proceso de la evaluación inicial y deciden empezar con el procedimiento en países vecinos para obtener un resultado más rápido y aunque, el especialista asegura que "no se le hace un daño directo al paciente", se está pagando por un tratamiento que se sabe no va a funcionar correctamente, y los pacientes terminan con daños en las carillas.

Leer también: Apps de citas: ¿solo para buscar sexo?

Cuando se busca lo más económico y rápido, el procedimiento termina costando más, indica el especialista, porque tras varias semanas o meses, las carillas se caen o se dañan.
Y lo dice con propiedad, porque varios pacientes han visitado su consultorio posterior a una mala colocación de carillas, y regularmente, fueron aquellos que buscaron un método fácil y rápido, sin pensar en las consecuencias.

De hecho, menciona que si en algún momento sale a relucir un estudio de todas las personas, tanto de la farándula o no, que se han hecho el tratamiento de las carillas de forma rápida y a cuántas les ha ido bien y a cuántos no, los jóvenes pensarían dos veces antes de querer tener carillas dentales.

"El problema es que vemos los dientes blancos por fuera, pero no sabemos el problema que hay detrás", indica Castillero quien enfatiza en que se trata de un proceso casi irreversible.

Por vanidad


Yedgar Leonel Velasco Huertas, es popular en Instagram por difundir videos jocosos. Él forma parte de las transformaciones del diseño de sonrisa, realizado hace más de 3 años.

Yedgar comenta que recurrió al tratamiento solo por vanidad y estética, porque, "no los tenía feos (los dientes)", pero "quería que se vieran mejor".

Confiesa que se ha realizado tres veces el proceso de diseño de sonrisa. Primero, porque quería que sus dientes se vieran más grandes, pero luego no le gustó mucho el resultado, por eso tomó la decisión de buscar otro especialista que dejara sus dientes impecables.

Mientras, el doctor Castillero indica que las personas que solo quieren realizarse carillas para tener sus dientes blancos, más grandes o darle forma, es un error.

Yedgar dice que ahora es más cuidadoso al comer, evitando alimentos duros. Ya ha tenido malas experiencias. Por descuido al momento de comer, se le partió una de las carillas, por eso, luego del incidente, se cuida más los dientes, "el triple", asegura.

Como Yedgar, son varias las figuras del conocido "Chollywood" panameño que optan por el procedimiento de carillas, para lucir una sonrisa estéticamente aceptable.

Leer también: Salas de cine en Panamá no se dejan opacar por nuevas plataformas

Y es que, hay una presión creciente para lucir bien. De hecho, una encuesta de la empresa Groupon de 2015 reveló que 46% de las mexicanas y 35% de las colombianas se interesan mucho por su aspecto físico. En el caso de los hombres, es el 40% y el 46% respectivamente.

Otro reporte de Gallup en Brasil, mencionada dentro de una nota en el diario colombiano El Tiempo en 2003 señalaba que para el 61% de las personas en ese país, el factor más importante para el éxito social era verse bien físicamente.

Los tipos de carilla


De acuerdo con Castillero, las carillas pueden ser cualquier cara del diente, ya que el mismo cuenta con cinco carillas, pero tradicionalmente se habla de carilla a la cara externa del diente que se va a reemplazar.

Entre los tipos de carillas más comunes están las de porcelana, con un costo de 500 y 800 dólares por diente, y aunque es costosa, es duradera y no cambia de color con la degustación de alimentos coloridos.

Por otro lado, están las de resina, las más comunes, más baratas, con un precio de 250 a 350 dólares por diente. Tienen una duración de cuatro años; la desventaja es que requiere de más cuidado porque tienden a perder el color blanco.

La edad recomendada para optar por carillas es después de los 18 años, porque mientras más adulto, son menos los riesgos de que el diente esté más expuesto a los nervios, debido al desgaste que requiere el proceso de las carillas dentales.

Leer también: ¿Qué pasó con el romantic style en Panamá?

Si un menor de edad se realiza el tratamiento para diseñar su sonrisa, al hacer el desgaste para la colocación de la carilla con el paso de los años, la parte del medio del diente se estrecha más, lo que conlleva más consecuencias para el paciente, incluso a perder el diente.

El doctor Castillero niega completamente que las carillas generen sensibilidad, ya que no hay relación absoluta entre el desgaste que sufren los dientes y la sensibilidad.

Historia


Se remonta a la década de 1930, cuando Charles Pincus, un dentista de California, creó las primeras carillas para mejorar las sonrisas de los actores y actrices de Hollywood.

En aquella época eran conocidas por el nombre "sonrisas de Hollywood" y solo duraban un tiempo estimado, por ejemplo: la duración de una presentación en público o una filmación, ya que se trabajaba con un adhesivo, el mismo para las dentaduras postizas.

El proceso tenía como objetivo crear la ilusión de que los famosos eran perfectos, con rostro sin ninguna imperfección y una dentadura limpia y bonita.

Fue hasta 1982 que el tratamiento se fue perfeccionando, permitiendo la unión permanente entre los dientes y las carillas.

Las carillas dentales son una sensación el mundo. Un estudio realizado por Clínicas W de España reveló que solo en el 2018 el tratamiento de carillas había aumentado hasta un 30% en la población.

En Panamá, las cifras se desconocen, porque el Ministerio de Salud no lleva una estadística sobre el tema.

No dejes de leer