Presentadores de TV, cantantes, DJ y empresarias sucumbieron ante la app que está de moda, sin saber los peligros de esta.
'Chollywood'
'Chollywood'
ETIQUETAS:
Por:
Fama -
[email protected] | @diaadiapa |
Martes 16 de julio de 2019 12:00 AM

Ayer y hoy Instagram parece un geriátrico. Sí, caras conocidas del patio se montaron en la ola de la aplicación del momento en las redes sociales. Se trata de FaceApp, una aplicación que ofrece supuestamente un vistazo al futuro, brindando a sus usuarios una imagen de cómo se verán de viejos. Hasta ahí, todo bien, parece gracioso, todos quieren ver el futuro, jugar y esperar muchos likes y comentarios de sus seguidores, pero ¿qué esconde realmente la aplicación?

En Panamá, nuestros influencers la han puesto de moda: Diego de Obaldía, Agustín De Gracia, Davis, Joshua Blake, Dubosky, Demphra, por mencionar algunos, son los que han revolucionado con sus fotos tipo SugarDaddy y SugarMommy. La reacción de sus seguidores no se hizo esperar, todos quieren conocer su futuro, pero a costa de qué.

No es un juego

¿Qué es FaceApp? Es una aplicación que reconoce en un rostro elementos vinculados a la edad (las arrugas, piel gastada, ojeras…) y los puede aplicar en otras caras. Por ejemplo para envejecer a una persona en cuestión de segundos. 

Ver también: 'La Bibi' registra su nombre... no quiere que le roben el manda'o

En su última actualización incluyó nuevas funciones como este filtro de edad tan bien desarrollado. Varios expertos han criticado que FaceApp recolecta más información de la necesaria. Y consideran que la app tiene una ambigua política de privacidad. Mientras, más de 700.000 personas la están descargando cada día.

La app fue creada por Wireless Lab, empresa con sede en San Petersburgo, Rusia, dirigida por el ingeniero Yaroslav Goncharov. Antes Goncharov fue ejecutivo del gigante ruso Yandex (la versión rusa de Google) y ahora ha lanzado FaceApp en solitario. Según su laboratorio de ingenieros rusos, la aplicación utiliza una forma de inteligencia artificial, conocida como red neuronal, para escanear caras y hacerlas más jóvenes, mayores, de un género diferente o más atractivas.

FaceApp asimila el contenido generado por el usuario (que incluye fotos y videos), además del comportamiento del cliente registrado por herramientas de análisis de terceros, cookies e identificadores del dispositivo, con la finalidad de ofrecer publicidad personalizada.

Entonces ¿Qué peligro puede haber en ella? Sucede que cualquier persona que haya colocado su rostro en línea acompañado de su nombre real y otros datos sensibles está expuesta a ser capturado de manera digital para futuros usos de reconocimiento facial. La información tomada de los usuarios es almacenada y procesada en Estados Unidos. Pero FaceApp admite que existe la posibilidad de que en algún momento se transfiera dicha información a otro país en donde las leyes de recopilación y uso de datos no sean las mismas, como Rusia. Esto significa que, de desaparecer o ser absorbida por otra compañía, la información recopilada por FaceApp quedaría en manos de terceros. Sí, su rostro y datos. 

 

¿Ya no parece tan gracioso, verdad?

Rusia es uno de los más vigilados 'laberintos' del reconocimiento facial. Moscú tiene uno de los sistemas de reconocimiento facial más grandes del mundo, con 174.000 cámaras de circuito cerrado de televisión que se espera que estén en funcionamiento este año. El Ayuntamiento las quiere usar no sólo para atrapar delincuentes, sino para localizar a gente que tiene deudas importantes y no las paga.

No te pierdas: Fallece Rosa María Britton, seis veces ganadora del premio Ricardo Miró

Actualmente hay 21 filtros gratuitos en la versión básica. La versión Pro incluye 28 filtros que permiten cambiar el aspecto completamente con tan solo un toque. También hay un período de prueba gratuito de 3 días durante los cuales se puede disfrutar de todas las características premium antes de comprar la versión Pro. De momento ha llegado a ser la aplicación de iPhone gratuita número uno en más de 20 países en este momento.

No es la primera polémica de FaceApp. Durante las últimas semanas ha habido acusaciones de que la aplicación es racialmente sesgada hasta el punto ofrecer como "más atractivos" los tonos de piel más claros, lo que llevó hace ya tiempo a señalar que era racista. Y todo porque su filtro de “hotness” (ahora renombrado como “chispa") blanquea la piel de las personas de color para hacerlas más atractivas. En una declaración a medios rusos, Goncharov se disculpó y dijo que estaba "trabajando en una solución completa que debería llegar pronto". Pero antes que la solución, han llegado las dudas sobre a dónde van nuestros datos.

No dejes de leer