"Cuando escribía a Beto y Enrique, pensaba en ellos como pareja. No tenía ninguna otra manera de contextualizarlo", explicó Saltzma a Queerty.
Plaza Sésamo
El guionista Mark Saltzman no fue el creador de los personajes. Fotos: EFE.
ETIQUETAS:
Por:
Fama -
[email protected] | @diaadiapa |
Martes 18 de septiembre de 2018 05:00 PM

 

El guionista del programa infantil “Plaza Sésamo”, Mark Saltzman reveló que los personajes Beto y Enrique están inspirados en su romance con el editor Arnold Glassman.


Saltzman, dijo a la revista Queerty que los dos títeres son una pareja gay y que la relación es un reflejo de su vínculo amoroso con el editor, Arnold Glassman, fallecido en el 2003.


"Cuando escribía a Beto y Enrique, pensaba en ellos como pareja. No tenía ninguna otra manera de contextualizarlo", explicó al mencionado medio.

Leer también: Ozuna y J Balvin parten por delante...los más nominados en los Latin AMAs

 

La mencionada homosexualidad ya se había tocado en la revista estadounidense The New Yorker en el 2013, cuando los consagró como íconos gay tras aparecer en la portada de la edición del 15 de julio cuando para ilustrar la nota de que celebraba la decisión del Tribunal Supremo de e EU a favor de los matrimonios homosexuales. 

 

Plaza Sésamo niega todo 

Ahora, en la cuenta de Twitter de Sesame Workshop se negó la relación. “Como siempre lo hemos dicho, Beto y Enrique son mejores amigos. Ellos fueron creados para enseñar a los pequeños todos podemos ser amigos de todos aunque seamos muy diferentes de los demás. A pesar de que son personajes del sexo masculino y tengan muchas características humanas (al igual que las marionetas de Plaza Sésamo), ellos siguen siento marionetas, y no tienen orientación sexual“, afirmaron en sus redes sociales a través de la cuenta Sesame Workshop.

Leer también: David Bisbal será reconocido en Nueva York como Mejor Artista Latino

 

Por otro lado, estos personajes no fueron creados por Saltzman, sino por Frank Oz y Jim Henson antes que él entrara al equipo de guionistas.

No dejes de leer