La panameña se encuentra en Estados Unidos, al lado de las mujeres de Floyd Mayweather. ¡Pero no hay envidia ni rabia!
Jennifer Durán. / Foto: Liza Hernández
Jennifer Durán. / Foto: Liza Hernández
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @valeriestoute |
Lunes 26 de noviembre de 2018 06:00 AM

Como dice un dicho por ahí: "Lo que no fue en tu año, no te hace daño". ¡Y los panameños pensando e imaginándose que si Liza Hernández no se habla con Jennifer Durán, que si se tiran, que si se odian!... ¡Parece ser que todo está normal, son felices todos.  ¡Oh sí!

Lee también: Maluma anunció su retiro temporal...luego se burla de los que le creyeron

El Día de Acción de Gracias, cuando salieron a la luz fotografías en las que salían todas las amiguitas reunidas del boxeador, incluyendo a la panameña, eso solo fue un detalle. ¡Qué!

Mira también: Betty la fea sigue enamorando a la gente...le tocó el turno a los panameños

Resulta que la desmpampanante dominicada Jennifer Durán, quien perdió un hijo de Floyd, subió una fotografía a su cuenta personal de Instagram en la que aparece vestida de negro y sentada muy "sexy" en la escalera de la mansión de Floyd Mayweather. ¿Y qué pasó?

Bueno, la fotógrafa fue nada más y nada menos que Liza Hernández. ¡Y ella le dio sus créditos pa' que tengan un norte!

Hasta el cierre de esta nota la fotografía tenía unos cuatro mil me gusta y un sinnúmero de comentarios como: "yo también quiero que me tomes las fotos", "las duras", "mamacitas", "lo que no fue en tu año, no te hace daño"... entre otros.

 

Estuvo embarazada

Para los que no saben, Jennifer Durán es de origen dominicano y vive con el boxeador. Ella había anunciado - con un video - que iba a tener un hijo de Floyd, pero de la noche a la mañana la panza desapareció. ¡Humm!

Además, es conocida por ser una de las mujeres más mimadas que tiene el boxeador. 

Ya nos quedó claro que entre Liza y Jennifer no hay enemistad. ¡Ajá!

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

@lizahernandez23

Una publicación compartida de Jennifer (@iamjenduran) el

No dejes de leer