Lay solo sale de la celda a bañarse y regresa. Una fuente destacó que está mansita como una niña buena. ¡Mira tú!
Milagros Lay está sumisa en la cárcel. Foto / Archivo.
Milagros Lay está sumisa en la cárcel. Foto / Archivo.
ETIQUETAS:
Por:
[email protected] - @joseismael1905 |
Lunes 03 de diciembre de 2018 06:00 AM

¡Ay santo padre! La que no la está pasando nada bien tras las rejas es Milagros Lay, quien se encuentra privada de libertad desde el pasado 15 de noviembre, esto, luego de que un Juez de Cumplimiento le suspendiera el trabajo comunitario por incumplir con las charlas que debía dictar para prevención del cáncer.

Nadie la quiere

Desde su ingreso al centro femenino de rehabilitación, esta no fue bien recibida, pues las reclusas la detestan por ser una “estafadora” y jugar con una enfermedad tan dura como el cáncer, pero esto no es todo, nadie la quiere en las celdas. ¡Fuerteee!

Ingresa a: Miss Panamá se destaca en Miss World...ha sobresalido en varias competencias

Una fuente de entero crédito nos surtió que Lay ha sido removida de celda más de tres veces, prácticamente por día la mueven como una pelota de “ping pong”.

“Todos los días la pasan de una celda a otra, la pasaron a la celda de seguridad de nuevo, nadie la quiere en ningún lado, se la pasa con ese colchón de un lado a otro, parece una precarista… Ahora la tienen en la celda de castigo, vamos a ver por cuánto tiempo la tienen allí”, destacó el informante.

Es bastante rara

Agregó que Milagros es una persona bastante rara, “ella está estudiando a todo el mundo, ella no es ninguna tonta, es bien viva, sabe que le van a dar duro como falle en algo, las mujeres allí son tesas”. ¡Ufff!

Leer más: Candy Pamela tiene 'pompis' nuevas y confesó que algún día se quiere casar

La fuente añadió que las otras privadas casi no le ven la cara, ya que se la pasa como asustada, “no sale y anda con los ojos pelados como si la fuesen a matar”.

Le tienen la peluca en la mira

El ambiente en la cárcel es a veces tan hostil, que nos adelantaron que hay privadas de libertad que le tienen la peluca de Lay en la mira. “Ella tiene su cabello, pero anda con su peluquita, se agarra el cabello con un moñito, pero ya todo el mundo quiere ese peluca… Ja, ja, ja”, indicó.

No dejes de leer