Es común que los agresores aprovechan los espacios públicos para grabar a sus víctima sin que se den cuenta.
Foto ilustrativa de un acosador.
Foto ilustrativa de un acosador.
ETIQUETAS:
Por:
Redacción web -
[email protected] | @diaadiapa |
Lunes 26 de agosto de 2019 11:00 AM

Aunque aún no existe un término en español para esta práctica, hacer fotografías o grabar vídeos por debajo de faldas o vestidos de mujeres sin su consentimiento se conoce como 'upskirting'. 

Este es un delito que cada vez se hace más común en varias partes del mundo. En España, «no existe una legislación concreta contra esta actividad, pero dentro del Código Penal está encuadrada como un delito contra la intimidad,  explica Roberto Fernández, de la Unidad Central de Ciberdelincuencia.

 

Ver más: Lo llevaron a una diligencia judicial y se escapó en La Chorrera, PN investiga 

En la mayoría de estos casos se produce un agravante, según un artículo de laverdad.es., ya que tienden a acabar en páginas web. Por ello, la Fiscalía contra la Criminalidad Informática pide entre uno y cuatro años de cárcel si es solo la grabación, y de dos a cinco si el autor ha difundido en páginas web las imágenes. Sin embargo, a la hora de condenar, los jueces e investigadores se topan con una gran dificultad. «En estos casos, una de las partes más complicadas es la parte de localizar a las víctimas», pues muchas veces el juez no condena sin esta parte de las pruebas.

Los lugares que estos delincuentes eligen para cometer sus delitos deben ser muy transitados, como el metro, trenes, calles o supermercados, para no levantar sospechas. Sin embargo, las víctimas no suelen percatarse de lo que ocurre, por lo que el número de denuncias, una de las vías para comenzar la investigación policial, es mínimo.


Cabe destacar que estas grabaciones no se llevan a cabo solo con teléfonos móviles, los agresores también captan las imágenes con cámaras diminutas e, incluso, bolígrafos que hacen que la víctima no se percate de lo ocurrido.

Casos sonados en el mundo

Agentes de la Policía Nacional detuvieron a un hombre que llegó a compartir en Internet, con el perfil 'Guarro 88', 283 vídeos de 550 mujeres, a las que grababa sin consentimiento en lugares públicos, como el Metro o supermercados.  Así mismo fue detenido en el metro de Madrid a un hombre, de 53 años y nacionalidad colombiana, considerado como uno de los mayores "depredadores de la intimidad", al haber grabado presuntamente a más de 555 mujeres por debajo de la falda para luego publicar las imágenes en una web pornográfica.

 

Ver más:  ¡Horror! Lo asesinan frente a su familia para robarle en David 

 

En Panamá, un sujeto colgó en un perfil de Instagram más de 4 mil fotos de mujeres en paradas, puestos de trabajo, sin el consentimiento previo. El hombre fue detenido y llevado ante las autoridades pertinentes.

Hay leyes detrás de ello

En Reino Unido es un delito criminal desde el pasado mes de abril, después de que la activista Gina Martin presionara a la Cámara de los Lores para que quedase tipificado en la ley. Martin pilló a un tipo grabando debajo de su falda en un festival, fue a denunciarlo a la policía y allí le dijeron que no existía delito ninguno. Veinte meses después, se aprobó la conocida como ley del Upskirting, que permite a la policía poder detener en el momento a aquellos sospechosos de practicarlo. Los depredadores se podrán enfrentar hasta una pena de hasta cinco años, según elpais.com.

No dejes de leer