Luiz Inácio Lula da Silva
Lula da Silva insistió en que los siete procesos penales en los que responde por supuesta corrupción son producto de una “persecución política y mediática“. Foto/EFE
ETIQUETAS:
Por: Brasilia, Brasil/EFE
[email protected] | @DiaaDiaPa
Miércoles 13 de diciembre de 2017 12:00 PM
 El exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva reafirmó hoy que probará su inocencia en los diversos asuntos de corrupción en que responde ante la Justicia y que luego se postulará a la Presidencia en las elecciones del 2018.
 
“Quiero dejarlos tranquilos. Cuando sea declarado inocente seré candidato“, dijo Lula en Brasilia un día después de que una corte anunciara que lo juzgará el próximo 24 de enero en segunda instancia en el marco de la causa penal en la que fue condenado a nueve años y medio de cárcel por un tribunal inferior.
 
De acuerdo con la legislación brasileña, una condena ratificada en segunda instancia le impediría aspirar a cualquier cargo electivo, lo cual acabaría con sus intenciones de postular nuevamente a la Presidencia, un deseo que Lula no oculta y que ratificó hoy en una reunión con diputados del Partido de los Trabajadores (PT).
 
Lula moderó las críticas que el PT ha hecho a la decisión del Tribunal Regional de la 4 Región de juzgar el caso en la segunda instancia unos meses después de que recibió el proceso, lo cual no es usual en la lenta Justicia brasileña y que, para el partido del expresidente, puede apuntar a anular su candidatura.
 
El exmandatario indicó que “toda la vida” se quejó de la enorme morosidad de la Justicia en el país y aseguró que “no es ahora” que va a criticar que los tribunales actúen con la celeridad deseada.
Sin embargo, bromeó con el asunto y dijo que, si fuera por él, dejaría el juicio en segunda instancia para “bien después de las elecciones” de octubre, pues si fuera elegido presidente, las causas en que está implicado solo serían juzgadas una vez que acabe su mandato.
 
Aseguró además que sería “irresponsable” que se piense que desea volver a gobernar el país para escapar de la Justicia.
 
“No quiero ser candidato por ser candidato. Y no quiero ser candidato si fuera culpable. Sería irresponsable estar peleando una candidatura para ocultar alguna culpabilidad“, sostuvo Lula, quien agregó que ahora mismo solo está dando la “pelea” por su inocencia y que lo hará “hasta las últimas circunstancias.”
 
También insistió en que los siete procesos penales en los que responde por supuesta corrupción son producto de una “persecución política y mediática“, que tendría como objetivo impedir que vuelva a gobernar, una posibilidad que hasta ahora dan como cierta todas las encuestas de opinión, que lidera con cierta holgura.
 
“Está en marcha una acción política mucho más fuerte que la acción jurídica“, declaró el expresidente, quien instó al PT “a reaccionar” frente a ello.
 
“Si alguno de nosotros piensa que va a sobrevivir estando quieto, pues se puede quedar quieto, pero no va a sobrevivir“, dijo a los parlamentarios del PT, el partido que fundó en 1980.
 
Tras la reunión con los parlamentarios del PT, Lula se dirigió a un acto organizado por recolectores de basura dedicados a reciclar los desechos, un colectivo al que recibió cada fin de año en el Palacio presidencial de Planalto mientras estuvo en el poder.
No dejes de leer