Foto ilustrativa
Foto ilustrativa
ETIQUETAS:
Por:
Redacción/AP -
[email protected] | @diaadiapa |
Jueves 18 de enero de 2018 12:30 PM
El papa Francisco celebró el jueves la primera boda papal en el aire al casar en un avión a una pareja chilena mientras se dirigía a su última escala de su visita al país andino. 
 
La boda se celebró a los 36.000 pies de altura durante el vuelo del papa entre la capital chilena y la región norteña de Iquique, donde realizó poco después una misa multitudinaria. Los flamantes esposos son sobrecargos de una importante aerolínea chilena. 
 
Todo comenzó cuando Paula Podest y Carlos Ciuffardi le contaron al papa que habían estado casados civilmente desde 2010, pero que su boda por la iglesia se frustró debido a un terremoto que sacudió el país el 27 de febrero de ese año. El sismo, que generó un tsunami posterior, derrumbó la iglesia donde se realizaría la ceremonia y mató a centenares de personas. 
 
Francisco se ofreció a casarlos en pleno vuelo a bordo del Airbus 321 de la aerolínea LATAM. Ellos estuvieron de acuerdo y el jefe ejecutivo de la aerolínea sirvió como testigo. 
 
“Me dijo que era histórico”, afirmó Ciuffardi a los periodistas en el avión, poco antes de besar a su flamante esposa. “Nunca antes el papa había casado a alguien a bordo de un avión”. 
 
Ver más: Dictan regulaciones para el Carnaval chitreano 2018 
 
Detalló que la ceremonia fue breve. “Nos pidió las argollas y nos preguntó si había amor en nuestro matrimonio, si queríamos seguir juntos toda la vida”, relató. 
 
Hubo momentos de bromas también. 
 
El papa preguntó a Paula si seguía siendo jefa, a lo que la azafata respondió que “sí”. 
 
“Y sigo siendo la jefa”, bromeó Paula ante la prensa. 
 
Ciuffardi dijo que el papa les dijo: "Este es el sacramento que falta en el mundo, el sacramento del matrimonio. Que esto motive a otros a obtener el sacramento del matrimonio. Lo haré por este motivo". 
 
Podest y Ciuffardi, que tienen dos hijos, Rafaela e Isabela, dijeron que planean tomar una mini luna de miel y regresar a Santiago el viernes. 
 
Francisco terminó su visita a Chile en Iquique, donde celebró Misa para los miembros de la creciente comunidad inmigrante de la ciudad antes de dirigirse a Perú. 
 
Un funcionario del Vaticano redactó apresuradamente un certificado de matrimonio oficial, aunque escrito a mano, afirmando que los dos habían consentido al sacramento del matrimonio el 18 de enero y que el papa lo había consentido. 
 
Una atónita Podest estuvo casi sin palabras durante la hora restante del vuelo mientras contaba la historia a los aproximadamente 70 periodistas que viajan con el papa en sus periplos al extranjero. 
 
Podest dijo que Francisco ofreció un consejo: "Los anillos de boda no deberían ser demasiado ajustados, porque te torturarán, pero si están demasiado sueltos, se caerán. Tengo que tener cuidado”, señaló ella sonrojándose. 
 
Después de los aplausos y un desayuno con fruta fresca, cruasanes, café y té, el avión aterrizó en Iquique y la pareja se despidió de los pasajeros. 
 
"Esperamos que hayan tenido un buen vuelo", dijo la Podest. 
 
No dejes de leer