El tratamiento de la conjuntivitis ya no incluye antibióticos.
Foto ilustrativa de  una persona con conjuntivitis.
Foto ilustrativa de una persona con conjuntivitis.
ETIQUETAS:
Por:
Redacción web -
[email protected] | @diaadiapa |
Jueves 19 de diciembre de 2019 12:45 PM

Un caso de conjuntivitis, también conocida como ojos irritados, solía requerir una visita al médico, tomar antibióticos y retener al niño en casa sin enviarlo a la escuela; pero ese ya no es el caso. La Dra. Marcie Billings, pediatra de Mayo Clinic, explica lo que hay que saber acerca de esta infección viral común.

Ver más:  Clásico Barcelona-Real Madrid: empate, polémica, heridos y protestas 

“La conjuntivitis, en realidad, es una inflamación de la conjuntiva, que es aquella capa fina de tejido que recubre la parte blanca del ojo y la cara posterior del párpado”, dice la Dra. Billings.

Eso puede llevar a que los vasos sanguíneos se inflamen, lo cual suele derivar en enrojecimiento. La especialista añade que la causa es viral en la mayoría de los casos.

“El virus que produce la conjuntivitis, básicamente, es el mismo que causa la gripe común”, explica.

 

Hay que tener una buena higiene 

 

Entre los síntomas comunes están enrojecimiento en uno o ambos ojos, comezón o sensación arenosa en los ojos y lagrimeo.

El tratamiento de la conjuntivitis ya no incluye antibióticos. “Como es sabido, los virus no responden a los antibióticos”, destacó la galena. 

Empiece con cuidados paliativos: aplique compresas frías en los ojos y considere usar lágrimas artificiales; es decir, no es necesario que el niño falte a la escuela.

 

Ver más: Amber Nova se declara lista para volver a Panamá 

“Usted no retendría en casa a un niño que tiene catarro y congestión nasal, pero es capaz de participar en las actividades normales de la escuela. La conjuntivitis viral no es diferente”, comenta la Dra. Billings.

La propagación del virus puede evitarse con buena higiene de las manos.  Láveselas a menudo, no vuelva a usar las toallitas de cara y cambie las fundas de las almohadas con frecuencia.

Consulte al médico si tiene alguna duda, si los síntomas no mejoran después de tres días o si el niño tiene dolor en el ojo o cambios en la vista.

Cortesía de la Red Informativa de Mayo Clinic. 

No dejes de leer